Revista Deportes

La evolución de Messi y de Cristiano Ronaldo

Publicado el 01 junio 2015 por Futbolgol

ronaldo_messi

Últimamente, los 2 mejores jugadores de la actualidad, parecen vasos comunicantes, si el año pasado Cristiano Ronaldo realizó una temporada espectacular, este, Messi ha vuelto a demostrar que, en buen estado de forma, es un jugador incomparable. El rol de ambos ha ido variando a lo largo de las temporadas, realizando en cada ocasión, diferentes tareas.

Curiosamente, ambos comenzaron en la misma posición, la banda derecha, aunque en distinto rol, Cristiano Ronaldo parecía el heredero de los grandes extremos derechos que había tenido Portugal desde Luis Figo, Simao, Cuaresma, el propio Ronaldo y la decadencia llegó con Nani. Jugadores que comenzaban en la banda y que eran capaces de llegar a línea de fondo para sacar centros o de trazar diagonales y terminar la jugada con una asistencia o un disparo a puerta. El argentino, por su parte, al ser zurdo, ya comenzó siendo un jugador orientado a regatear y orientarse hacia la portería contraria.

Cuando se descubre la capacidad goleadora de Ronaldo, inicialmente se mantiene en banda derecha, con mayor libertad para ir hacia adentro, pero finalmente termina en la banda contraria, para aprovechar sus diagonales y hacer que así saliera a su pierna buena, aprovechando su potente disparo. La evolución de Messi fue centrarlo, que actuara de falso 9, así podía ser determinante como mediapunta y, a su vez, acudir a posiciones de remate, manteniendo unos números formidables.

Ronaldo ha sido, en ocasiones, situado como 9 puro, siendo una posición en la que ha manifestado que no le gusta jugar, es uno de los mejores rematadores del mundo y era lógico que terminara jugando en punta, una de las soluciones que aplicó Ancelotti para esto fue hacerlo jugar junto a otro delantero, en un 4-4-2, así no tenía que mantener la referencia arriba. Messi, por su parte, ha ido retrasando su punto de partida, teniendo más influencia en distintas fases del juego, no sólo en el último tramo, su capacidad asociativa es soberbia. Aunque esto ya lo intentó Maradona en la selección argentina, quizá entonces era demasiado pronto, el jugador no era lo suficiente maduro, ahora sí que está desplegando un juego espectacular, dominando a su antojo el juego del mejor equipo de la temporada.

En definitiva, cada uno de los jugadores se adapta más a su fisonomía y a sus características físicas, seguro que estas tendencias no terminan aquí porque a medida que maduran, son capaces de demostrar son los mejores en otras facetas.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas