Revista Ebusiness

La Generación Z: Digitales, emprendedores, comprometidos, marquistas e inconformistas

Por Jesús A. Lacoste @JALacoste

¿Qué es la Generación Z? ¿Cómo se relacionan los jóvenes que han nacido de lleno en la era digital?, ¿qué inquietudes tienen?, ¿cómo ven su futuro y de qué habilidades disponen?, ¿en qué se diferencian de otras generaciones y por qué este salto no es comparable a los anteriores? Estas son algunas de las preguntas a las que hemos intentado dar respuesta en el libro Generación Digitales, emprendedores, comprometidos, marquistas inconformistasdel que soy coautora junto a Iñaki Ortega, director de Deusto Business School. Una guía para descubrir las principales características que definen a esta generación y que analiza a estos jóvenes desde una triple perspectiva: como ciudadanos, empleados y consumidores.

La Generación Z: Digitales, emprendedores, comprometidos, marquistas e inconformistas

La Generación Z

La Generación Z la componen los nacidos a partir de 1994, que suponen casi 8 millones según la estadística española y más de un 25% de la población mundial. Ya no cabalgan entre lo analógico y lo digital como sus hermanos mayores, los millennials, sino que son 100% digitales porque se han educado y socializado con internet plenamente desarrollado.

Tienen que elegir entre renunciar a parte de su identidad para adaptarse a una realidad hecha por y para sus padres y abuelos, o, por el contrario, ser ellos mismos aun a riesgo de quedar en la periferia del sistema.

La generación de las íes

Los jóvenes Z son digitales, emprendedores, comprometidos, marquistas e inconformistas. Comienzan a salir de las universidades para incorporarse al mundo laboral y reclamar su sitio en el mundo. Son la primera generación que ha incorporado internet en las fases más tempranas de su socialización, y también aquella a la que la crisis ha marcado más directamente su personalidad. Gracias a la democratización de internet, disponen de potentísimas herramientas para cambiar su entorno o el destino al que están llamados.

Los jóvenes Z son digitales, emprendedores, comprometidos, marquistas e inconformistas. Clic para tuitear

Pero si algo define a esta generación son las denominadas 4 íes, que, junto a internet, serían: irreverencia, inclusión, inmediatez e incertidumbre. Son irreverentes porque no dudan en llevar la contraria a sus padres, profesores o mayores, entre otras cosas porque han sido autodidactas. Inmediatez como las redes sociales que frecuentan donde todo es rápido y fugaz. La economía colaborativa y la diversidad que abrazan les convierte en inclusivos. El mundo líquido en el que han nacido, en palabras del filósofo Bauman, donde nada es estable y todo cambia, hace que la incertidumbre sea su compañera desde que nacieron en plena crisis global.

La Generación Z se define por la irreverencia, la inclusión, la inmediatez y la incertidumbre Clic para tuitear

Esta generación ve con preocupación la escasez de contenidos prácticos en los planes de estudio y considera insuficiente la incorporación de la digitalización en los programas académicos de las universidades. Así lo piensa el 64% de los encuestados que sitúa la inversión en educación como una de las principales prioridades para el desarrollo de un país.

En este sentido, los Z reclaman una mayor práctica con herramientas tecnológicas, no sólo para conocerlas sino para disponer de las capacidades profesionales que les exige el mercado. Hasta ahora, para cubrir este vacío en su formación, los jóvenes Z han encontrado en Internet su mejor aliada. Las webs y principalmente Youtube, les han permitido desarrollar habilidades autodidactas y satisfacer todas sus inquietudes de aprendizaje.

La relación de los jóvenes Z con las empresas y las marcas

En el libro también arrojamos ciertas claves a la hora de definir qué es lo que buscan los jóvenes Z al optar a un puesto de trabajo ideal. De hecho, cuando se plantean elegir una empresa para trabajar, la notoriedad de la compañía por sí misma es el aspecto menos valorado, aunque sí le dan importancia a la ética de la compañía y a su capacidad de innovar. Pero, por encima de todo, priorizan el buen ambiente laboral, la conciliación y la posibilidad de desarrollar su carrera profesional frente a otro tipo de factores como la estabilidad y un buen salario.

Los jóvenes Z prefieren emprender y trabajar con libertad. El 36% de los encuestados optaría por montar su propia empresa o trabajar por cuenta propia mientras que sólo el 20,8% aspira a ser funcionario. Independencia y autonomía, trabajar en cosas diferentes y no tener jefes son los principales motivos para optar por trabajar por cuenta propia, mientras que tener la oportunidad de poner en marcha ideas propias es la principal motivación para crear una empresa.

Como consumidores son críticos y empoderados, un 92% de estos jóvenes usa internet habitualmente para conocer los productos que desea comprar. Tienen una mirada mucho más abierta al mundo, son influenciables a través de la red y siempre están dispuestos a escucharla sobre los temas que les interesan. Son incrédulos de actitud. Ponen en tela de juicio los inputs que reciben de las marcas, contrastan esa información a través de internet, comparan con otras opciones y comparten opiniones entre iguales.

Para los Z un producto es la experiencia, tanto en el proceso de compra como en su propio uso. Para ellos, lo importante es sentir, activar sus emociones, para poder compartir contenidos en la red. No les importa tanto la calidad como el hecho de que le ofrezcan un producto a su gusto con un precio asequible, ya que son conscientes de un uso corto en el tiempo. Este carácter de inmediatez de sus necesidades y demandas es algo propio de los Z; sus pautas de consumo son más bien impulsivas y de uso efímero. Tras el precio, la capacidad para dar respuestas inmediatas se sitúa en segundo lugar como el aspecto más valorado por los consumidores Z. Y la reputación y ser una empresa respetuosa con el medio ambiente es también uno de los aspectos más valorados.

Para llegar a los jóvenes Z, las marcas deben personalizar productos llegando al corazón del usuario Clic para tuitear

El reto para las marcas, por tanto, será personalizar productos llegando al "corazón". En este sentido, una comunicación más eficaz para las marcas será la que transmita las bondades emocionales del producto con el mismo lenguaje y códigos de los Z.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas