Revista Viajes

La Habana: ciudad de tradiciones y contradicciones

Por Vagabond
La Habana: ciudad de tradiciones y contradiccionesLa Habana, capital de la isla cubana, es una ciudad que enamora a sus visitantes con su carácter plurifacético. Pueden hallarse edificios históricos perfectamente conservados que muestran el esplendor de la antigua colonia española mientras que, de camino al Vedado y tomando por el malecón, seremos testigo de la decadencia y las construcciones totalmente en ruinas. En el Vedado se mezclan las grandes casonas de los ricos de la prerevolución y las construcciones más recientes levantadas por los norteamericanos que nos ponen sobreaviso del lujo inusitado que puede encontrarse en Miramar (espacio reservado casi exclusivamente para las residencias consulares, las embajadas y por supuesto, los altos funcionarios y empresarios de la nación. Aunque también se alternan los hoteles cinco estrellas más lujosos y los centros de convenciones y negocios).
Pero iniciemos ordenadamente el paseo por esta gran ciudad: sin lugar a dudas una parada obligatoria es la Habana Vieja; Patrimonio de la Humanidad que se encuentra casi totalmente restaurado. Los edificios más emblemáticos son: La Catedral y El Capitolio. La zona cercana a La Catedral es altamente turística, podrán hallar mujeres que visten trajes de época que se ofrecen a posar para una fotografía y, por supuesto, hallarán pequeños restaurantes que siempre están amenizados por un conjunto musical. Como supondrán, en esos locales las bebidas y la cena a veces duplican su precio. Cercano se halla un Museo de Coches Antiguos y el Museo del Ron donde podrán aprender sobre cómo se destila el ron y degustar algunas de sus marcas de mayor calidad.
La Habana: ciudad de tradiciones y contradiccionesEl Capitolio
La Habana: ciudad de tradiciones y contradiccionesLa Catedral
La Habana: ciudad de tradiciones y contradiccionesRestaurantes en la Habana Vieja
También en las cercanías se halla el Palacio de Bellas Artes Cubano, que amerita una visita para disfrutar de las pinturas de los principales artistas de la nación. Si se deciden a mezclarse en el tumulto pueden dar un paseo por la calle Obispo, generalmente llena de personas que van y vienen a paso apresurado. Entonces podrán irse conformando una verdadera idea de la Cuba de los cubanos y su cotidianidad.
La Habana: ciudad de tradiciones y contradiccionesCasa típica de La Habana Vieja
Siempre por esa zona hallamos La Bodeguita del Medio, mundialmente célebre por sus firmas en las paredes, dejadas allí por los grandes personajes que han estado en el pequeño local. En sus alrededores se pueden encontrar pinturas a muy diversos precios y tamaños de la BdelM (como se le conoce allí) así como de los coches antiguos que circulan por sus calles. También hallamos El Floridita, conocido como la cuna del Daiquirí, que abrió sus puertas en el 1817 y desde entonces ha sido centro de paso para la mayoría de los personajes famosos que han pasado por La Habana, entre ellos el propio Hemingway que se reelaboró el Daiquirí para crear el famoso Papa’s trago que no es sino el mismo Daiquirí con menos azúcar y que personas de todo el mundo se llegan a degustar.
La Habana: ciudad de tradiciones y contradiccionesEl Floridita
Por sus calles, en cualquier momento, puede aparecer un grupo de personas disfrazadas y en zancos que bailan a ritmo de rumba de tambores y trompetas; una tradición que proviene de la mezcla de las fiestas celebradas por los negros africanos esclavos y los colonizadores españoles.
La Habana: ciudad de tradiciones y contradicciones
Antes de pasar definitivamente a la zona del Vedado recomiendo una noche en La Cabaña, una antigua fortaleza española donde en su momento tuvo una oficina el mismo Che Guevara y que a las nueve de la noche, día tras día desde el año 1898, tiene lugar el Cañonazo. Esta es una ceremonia que se ha mantenido indeleble a lo largo del tiempo: guardias uniformados como los soldados españoles de la época proceden a disparar los cañones que en su momento daban aviso al toque de queda a la población. Si desean visitar los pequeños museos aconsejo llegar un poco antes pues generalmente a las nueve cierran sus puertas. En algunas ocasiones después de la ceremonia algún grupo musical ameniza la noche aunque siempre están pequeños restaurantes abiertos. Encontrar un taxi a la salida puede ser algo complicado así que es mejor ir armados de paciencia.
La Habana: ciudad de tradiciones y contradiccionesEl Morro
En dirección al Vedado, se observa un cambio en la vida de la ciudad. La Habana Vieja es antigua, calurosa, casi decadente; el Vedado es mucho más ventilado, de calles más anchas y con muchos jóvenes moviéndose pues en este lugar radica la verdadera vida juvenil de la ciudad, ya sea por sus numerosas discotecas o porque también se emplazan los principales centros universitarios. El Vedado tiene una enorme vida nocturna y gran variedad de ofertas absolutamente para todos los gustos.
En el municipio Plaza de la Revolución pueden hallarse los Piano bar: el Delirio Habanero y el Gato Tuerto, donde se puede disfrutar de la música romántica y un espacio íntimo y acogedor pero si se desea música más movida basta llegarse a la Casa de la Música (donde generalmente se presentan orquestas cubanas de salsa) o quizás moverse un poco más allá y llegar hasta la Macumba (famosa discoteca al aire libre) o al Salón Rosado de la Tropical. Si buscan espectáculo son obligatorios: el Cabaret Parisien del Hotel Nacional o el renombrado Tropicana.
La Habana: ciudad de tradiciones y contradiccionesHotel Nacional
Un espacio particularmente acogedor y tranquilo, con una fabulosa vista al malecón y donde se puede escuchar música Jazz es el Jazz Café de Galerías Paseo. Vale aclarar que los precios en la noche también se duplican mientras que durante el día se puede comer muy bien, en un ambiente agradable y por precios muy módicos.
En Miramar se encuentran hoteles lujosos, verdaderamente contrastantes con la pobreza de sus gentes donde se puede degustar los más exquisitos cócteles en un ambiente muy norteamericano perfectamente conservado, proveniente de la época en la cual Cuba era propiedad de los EUA. La Habana: ciudad de tradiciones y contradiccionesGran Teatro de La Habana
Y por último, si desean estar aún más cerca del mar, pueden llegarse a la Marina Hemingway.
La Habana, realmente es una ciudad de no perderse pero para mi gusto es demasiado ciudad como para unas tranquilas vacaciones. Quizás pueda ser un destino por unos días para después retirarse en Viñales o en alguna de las playas de la isla.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista