Revista Cine

La ladrona de libros (2013)

Publicado el 11 enero 2014 por Rugoleor @rugoleor

Póster: La ladrona de libros (2013)

Liesel (Sophie Nélisse) es una niña que vive con una familia acogida durante el apogeo del nazismo en Alemania. Un día se queda estupefacta cuando los nazis hacen una hoguera de libros que ellos consideran subversivos. Entonces, Liesel no puede reprimir su instinto y roba un libro antes de que se queme. Será el primero de muchos. Paralelamente, Liessel conocerá a un joven judío que también se refugiará en casa gracias al apoyo de Hans (Geoffrey Rush). Película basada en la novela homónima escrita por Markus Zusak.

Calificación: 7,648.

Tráiler de la Película

Ficha:

Título Original: The Book Thief.
Director: Brian Percival.
Guionista: Michael Petroni.
Intérpretes: Geoffrey Rush, Emily Watson, Nico Liersch, Joachim Paul Assböck, Sandra Nedeleff, Kirsten Block, Matthias Matschke, Roger Allam, Sophie Nélisse, Oliver Stokowski, Heike Makatsch, Julian Lehmann, Gotthard Lange, Rainer Reiners, Ludger Bökelmann, Paul Schaefer, Nozomi Linus Kaisar, Robert Beyer.
Productores: Ken Blancato, Karen Rosenfelt.
Fotografía: Florian Ballhaus.
Música: John Williams.
Montaje: John Wilson.
Diseño de Producción: Simon Elliott.
Diseño de Vestuario: Anna B. Sheppard.
Países: Estados Unidos, Alemania.
Lugares de Rodaje: Potsdam; Berlín; Görlitz (Alemania).
Fechas de Rodaje: De 28-02-2013 a 15-04-2013.
Año: 2013.
Duración: 131 minutos.
Edad: No recomendada para menores de 7 años.
Género: Bélica, Drama.
Estreno: 10-01-2014.
Distribuidora: Hispano Fox Film, S. A.
WEB Oficial: Web Oficial de la película en España, Sitio Oficial.
Espectadores: 0.
Recaudación: 0 €.

Fotograma: La ladrona de libros (2013)

Crítica:

11-01-2014 – ANTÓN MERIKAETXEBARRIA

El fuego y la palabra

Hubo un tiempo, no muy lejano, en que en la culta Europa se quemaban libros en público. Sucedió en la Alemania nazi, siniestra época que es precisamente en la que se enmarca “La ladrona de libros”, protagonizada por Liesel, una adolescente huérfana y analfabeta que, paso a paso, descubre en los libros la alegría de vivir. Se trata asimismo de una existencia marcada a sangre y fuego por un aterrador entorno político y social, que tuvo su culminación en mayo de 1933, cuando en la antigua plaza Opernplatz de Berlín ardieron 20.000 libros, incluidas obras de Einstein, Karl Marx, Heinrich y Thomas Mann, Stefan Zweig, Erich Kastner o Sigmund Freud.

Algo premonitorio, puesto que, como señaló en el siglo XIX el poeta Heinrich Heine, “si se queman libros, se acaba quemando a la gente”. No puede ser más inquietante el punto de partida de una película como la presente, cuyo máximo responsable se afana por reivindicar el amor a los libros y el valor de la lectura, ya que no hay mejor nave que un libro para viajar lejos. La protagonista del filme pronto se aferra a cuanta novela llega a sus manos, en una suerte de ‘tour de force’ literario, capaz de interesar a espectadores de toda condición.

Por otra parte, “La ladrona de libros” se dispersa en exceso a la hora de describir los avatares que rodean la vida de Liesel, en la que también interviene un joven judío que busca refugio en el hogar de los padres adoptivos de la protagonista. Este desviar el interés de la trama en varias direcciones perjudica de forma notoria la estructura del filme, que no obstante merece todo nuestro respeto. Realzado además por la matizada interpretación de la recién llegada Sophie Nélisse, con sus rasgos regulares y luminosos, y su rostro al estilo de Botticelli, propenso a la ensoñación. Esta gracia natural es ciertamente una ventaja, que ella completa con la melodía de su mirada.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista