Revista Cultura y Ocio

La mano del emigrante

Publicado el 05 diciembre 2021 por Rubencastillo
La mano del emigrante

Existe una extraña magia en el mundo de la literatura que no tiene que ver con las palabras, ni con su orden, ni con los temas tratados. Decía León Felipe aquello de que eliminásemos las palabras, la rima, que aventásemos los versos y que si, tras esas operaciones, quedaba algo, eso era la poesía; y aunque podría parecer que se trata de una boutade misticoide, lo cierto es que traduce muy bien la esencia del misterio. Y dentro de la atracción literaria hay (absurdo me parece negarlo) una parte de misterio. Yo lo percibo con claridad en los libros de Manuel Rivas, donde siempre intento definir o atrapar los mecanismos de los que se vale para provocar la emoción del lector y nunca, gozosamente, lo consigo (utilizo el adverbio gozosamente porque entiendo que de esa manera queda salvaguardado un mecanismo que me volverá a seducir en su siguiente trabajo).

En La mano del emigrante se repite el proceso. El escritor coruñés nos ofrece tres propuestas muy distintas. En la primera (“La mano del emigrante”) asistimos a la reconstrucción de la vida de Castro, que salió de su Galicia natal para terminar como celador en el hospital Saint Thomas, de Londres. Es un hombre respetuoso con el país que lo ha acogido y que tiene tatuados en una de sus manos tres paíños, tres pajaritos diminutos. Descubrir por qué están ahí nos conduce a través de una historia de pérdidas, dolores, frustraciones y remordimientos. En la segunda (“El álbum furtivo”), Rivas simplemente nos coloca ante los ojos unas imágenes que él mismo ha impresionado, y que constituyen un recorrido emocional que el lector debe contemplar en silencio. En la tercera, el escritor recopila los mimbres de varios naufragios reales y nos explica la forma en que afectaron a una serie de personas, que logran sobrevivir a ellos.

¿Un fresco de la Galicia marinera, dominada por la tiranía brava del mar y por la obligación de marcharse al extranjero para salir adelante? Sin duda. ¿Un canto de amor a su tierra, llena de heroísmos y resignaciones, de lágrimas y de hogueras en la noche? Por supuesto. Pero, por encima de todas las demás cosas, literatura de altísima belleza, que introduce sus dedos en tu corazón y te lo desgarra. Rivas es un auténtico gigante de la prosa y del manejo de las emociones.


Volver a la Portada de Logo Paperblog