Revista Cine

La Mecánica del Corazón

Publicado el 03 diciembre 2022 por Filmfilicos @filmfilicos
La Mecánica del Corazón

Esta podría parecer una reseña de un libro, pero en realidad es una reseña de una película que dice cosas bonitas del libro pero que también me va a servir para quejarme de la película.

Me explico: hoy vengo a hablarles de La Mecánica del Corazón (2014), la película musical de animación basada en el libro del mismo nombre del francés Mathias Malzieu.

Tanto el libro como la película nos cuentan la historia de Jack ( Mathias Malzieu), un chico que nació un frío día de invierno al que se le congeló el corazón, por lo que, Madeleine ( Marie Vincent), una partera cuyos métodos son toda una rareza, decide colocarle un corazón hecho con un reloj. Al hacerlo le da 3 reglas básicas para sobrevivir con su nuevo corazón, que cito textualmente porque me parecen hermosas:

"Primero no toques las agujas de tu corazón. Segundo domina tu cólera. Tercero y más importante, no te enamores jamás de los jamases. Si no cumples estas normas, la gran aguja del reloj de tu corazón traspasará tu piel, tus huesos se fracturarán y la mecánica del corazón se estropeará de nuevo"

No es spoiler si les digo que Jack se enamora y rompe las reglas, porque obviamente no habría historia sin ello.

Pero, más que una tierna historia de amor, esta es una historia fantasiosa sobre la realidad del amor, no de cualquiera, del primer amor; de sus lados buenos y sus lados malos. De las enormes alegrías y los grandes sufrimientos que puede provocar.

Es una historia bonita, narrada con una sencillez cálida que invita a la complicidad con la intención directa de compartir los sentimientos y emociones de su personaje principal. Y que, sin mucho esfuerzo se queda grabada permanentemente en la memoria y el corazón. Es una explicación muy meticulosa de cómo funciona el enamoramiento. Con tintes de fábula y llena de alegorías con las que es muy fácil sentirse identificado.

La Mecánica del Corazón
Después de haber leído el libro, me emocioné mucho al saber que habría una adaptación cinematográfica. No lo voy a suavizar, me decepcionó, pero no, no es culpa de la película (no del todo), sino culpa mía que me aferré a imaginarla como una locura burtoniana que hubiera sido algo grandioso.

Por el contrario, la película se limita a ser sumamente fiel al libro, esto se debe mucho a que Mathias Malzieu se dedicó a vigilar cada detalle, a contar SU historia. Y es genial saber que la música también la hizo él. Y todo muy bonito. Sé que se preguntarán ¿entonces por qué la queja?, pues porque Malzieu es escritor y músico pero no es cineasta.

La Mecánica del Corazón
Y aquí voy a decir algo que traigo atorado hace mucho. Adaptar los libros a la pantalla grande no se trata sólo de ser fiel y hacer una calca de lo escrito. Es que no se puede y esta película es muestra de ello. Porque lo visual necesita algo más, otro ritmo una trama que enganche, que emocione, que seduzca. Que se tome su tiempo en algunos puntos y que corra veloz en otros. Que cuide detalles que a veces se pasan por alto en el texto, a veces necesita extender el pequeño universo en el que el escritor puede usar páginas y páginas describiendo una silla, pero el cine necesita, además mostrarte le habitación donde está la silla que se muestra en un breve instante porque no necesita ser descrita una vez que ha sido mostrada. Y sí, aunque eso implique cambiar un poco lo que dice el libro.

La Mecánica del Corazón se olvida de esto y avanza plana y veloz, sin cambios en la intensidad de las imágenes, sin tonalidades que nos pinten las emociones, sin explicaciones fuera del recto camino de ver a Jack transitar por el amor sin nada más que decir, al punto en que ninguno de los personajes consigue ser entrañable.

Es un libro ilustrado, no cine.

Lo más cinematográfico que tiene es el personaje de Georges Méliès ( Jean Rochefort), que anda encantando a todos con su invento, pero incluso le restan parte de la importancia que tiene para esta historia. Para colmo, la única parte que sí cambian es el final, por uno mucho más ligero. Aún así la historia no deja de ser bonita. Pero si deciden dedicarle su tiempo, mejor lean el libro, no les tomará media hora más de lo que van a tardar en ver la película y van a apreciar mejor lo que se nos quiere contar.

La Mecánica del Corazón

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas