Revista Insólito

La niña del violín

Publicado el 15 mayo 2021 por Monpalentina @FFroi
La niña del violín
Recuerdo que, no hace mucho tiempo, Yahira, una niña de mi barrio, era chiquita y linda, como una muñeca de inmensos ojos negros que destacaban en su dulce y delicado rostro cuyo tono dorado me hizo recordar las aceitunas “de verdeo” de mi tierra extremeña que en el mes de octubre se recogen para ser aliñadas y que se comen durante el año.
Su pelo era negro y liso, brillaba como la seda cuando un pequeño rayo de sol se colaba por la ventana de mi colegio y, juguetón, se detenía sobre él.
Yahira, menudita y de movimientos armoniosos, era callada, dulce y cariñosa. Y entre las virtudes que la adornaban destacaba por encima de todo su elevado grado de responsabilidad. Siempre terminaba sus tareas. Y lo hacía alegre y convencida de que así debía ser, sin que le importara el que algunas otras compañeras corrieran demasiado para tener más tiempo libre y leer cuentos en el espacio que yo habilité en el aula como rincón de biblioteca o para jugar a disfrazarse de princesas.
Por eso las fichas de Yahira eran perfectas. Guardo aún, con cariño, algunos de sus dibujos. Parecían estar hechos por una personita mayor y por aquel tiempo mi pequeña alumna tenía tan solo cuatro años…
Le gustaba narrar historias hermosas y conseguía que las niñas la escuchasen embelesadas. Aquella niña tenía mucha suerte. Sus papás siempre estaban pendientes de ella y no digamos sus abuelitos y tíos. En verdad, sabía hacerse querer.
Le gustaba mucho producir sonidos con los instrumentos musicales y yo en broma le decía que podría tocar el piano o el violín… Eligió este instrumento y su profesora, Tina Riol, que también fue mi profesora de solfeo y coral, estaba encantada con aquella alumna tan responsable.
Pero las cosas cambiaron un día. Ella tomó una decisión equivocada y comenzó a dejar de quererse. ¿Cómo ocurrió? ¿Qué pudo pasar por la cabeza de mi mejor alumna? El espejo no le devolvía más que una imagen de niña adolescente hermosa y única, precisamente la que todos veíamos entonces. Pero ella se equivocó al verse en él reflejada. Nadie sabrá nunca por qué cerró sus ojos a la realidad y vio dentro de sí misma otra imagen totalmente distinta.
Dejó de comer. Enfermó y sus huesos, que debían fortalecerse para ser una joven plena de dones y belleza, se volvieron porosos y frágiles y su cutis perdió la delicada belleza que había acompañado su dulzura.
Los padres estaban preocupados y decidieron buscar apoyo médico. Tiene que curarse. Estoy segura, es una muchacha inteligente y descubrirá por sí misma que el camino elegido no es el acertado. Debe poner toda su fuerza de voluntad para dar marcha atrás y buscar la verdad de su vida. Ella es y será siempre capaz de discernir qué le conviene y qué hacer para evitar que sus padres sufran por esa estúpida enfermedad llamada anorexia que debería ser borrada del mapa porque no causa más que dolor y tristeza.
Cada noche vuelve a mi pensamiento y creo ver aquel violín que espera en silencio sus manos y su talento para producir bellos sonidos. Igual que cuando en mi escuela buscaba sonidos distintos y armoniosos.
Y nosotros, los seres que la amamos, sentimos en nuestro corazón una necesidad imperiosa de que ella vuelva a desear ser como antes. Puede conseguir cuanto se proponga. Y estoy segura de que mi niña del violín será capaz de alzarse de nuevo a la ternura de una vida en la que será protagonista y -como en la escuela- volverá a encandilarnos con su palabra mágica y su mirada tranquila. ¡Animo, tesoro! Si quieres, puedes. Eso esperamos de ti. Inténtalo.
Ya ves, quería contar un cuento y he acabado dándote consejo y ánimo. No desaproveches ninguno de los dos. Habla con tu madre. Ella sabe el modo de animarte a ser tú misma, y sobre todo, no olvides que quien más puede ayudarte a salir de este problema es aquella niña que yo conocí y quise tanto y que, sigue dentro de ti, llena de cualidades y perfecciones. Te mando un beso muy fuerte y deseo, que en tu decimoquinto cumpleaños, vuelvas a renacer, única e irrepetible, inolvidable alumna mía.
Con todo mi cariño, Carmina.
Imagen vista en rtve
acceder al video de sofía
La niña del violín
SENTIR DE LA PALABRA para "Curiosón" de Carmen Arroyo.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas