Revista Política

La Sindicatura nos quiere poner las pilas

Publicado el 26 julio 2010 por Basseta

Hace un par de meses se celebraba el 25 aniversario de la creación de la Sindicatura de Comptes de la Generalitat, el órgano colegiado que lleva a cabo el control externo de la actividad económico-financiera del sector público valenciano (es decir, Ayuntamientos, Diputaciones, Consellerías y empresas públicas). Es decir, ya hace muchos años que nuestra Comunidad dispone de un órgano fiscalizador de las cuentas públicas, aunque en Ibi no habíamos tenido ocasión de comprobarlo.
La Sindicatura nos quiere poner las pilas
Quizás algunos recuerden aquel lejano Pleno Extraordinario en el que llegó a acordarse por unanimidad realizar una auditoría del Ayuntamiento desde el año 2003 (gracias a la enmienda y la adición que presentó el Grupo Municipal de EUPV-Els Verds). De todos es conocido que, finalmente, lo que ha ocurrido es que la Sindicatura incluyó a Ibi en su Programa Anual de Actuación para 2010 y, a consecuencia de ello, se ha realizado una auditoría de las cuentas municipales del ejercicio 2008.
Conforme a dicho Programa, el alcance tenía por objeto la revisión del proceso de elaboración, formulación y aprobación del presupuesto, así como de la rendición de cuentas e información que se debe facilitar al Pleno, de las corporaciones municipales y de sus organismos, empresas y entidades dependientes; el análisis del resultado presupuestario y el remanente de tesorería, así como la fiscalización de la contratación.
Según mis informaciones, el personal de la Sindicatura he llevado a cabo un meticuloso trabajo que ya ha finalizado. Ahora mismo están elaborando el Informe, en cuyo contenido es previsible que exista algún "tirón de oreja" para nuestro Ayuntamiento, pues somos de los que no presentamos los presupuestos y las cuentas en los plazos legales, y la Sindicatura ya ha pedido públicamente que se sancione a los municipios que no rindan cuentas.
En su último Informe publicado, la Sindicatura denuncia que, además de la no rendición de cuentas, "de forma generalizada, las entidades fiscalizadas no aprobaron en el plazo legal ni el presupuesto ni su liquidación". De éstos, sólo el 11,3 por ciento aprobaron el presupuesto en el plazo legal pero, ninguno con población superior a 5.000 habitantes.

La Sindicatura nos quiere poner las pilas
La Sindicatura de Comptes considera que el control es "insuficiente", por lo que se ha marcado como objetivo fiscalizar un porcentaje superior al 40% del presupuesto público local en un periodo de cinco años, aunque se ha puesto de manifiesto diversas "debilidades" para desarrollar esta labor, como son la "falta de una adecuada fiabilidad de la contabilidad, la segregación de funciones del personal y la insuficiencia en la realización de las funciones del control interno", ya que "es frecuente que el interventor tenga doble actuación como gestor y fiscalizador".
Este es precisamente el problema que tenemos en Ibi, ya que el Interventor Municipal, que es el encargado de gestionar todos los pagos y cobros, la ejecución presupuestaria, la contabilidad, etc, etc, es al mismo tiempo su fiscalizador. Llevo toda la legislatura denunciando que esta situación es contraria a los principios de control de los municipios, pero en el PP hacen como si oyeran llover.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas