Revista Cómics

La tripulación del Utopía

Publicado el 02 abril 2019 por Airin
La tripulación del UtopíaComo introducción a esta entrada empezaré preguntando: ¿Puede ser la Filosofía divertida? ¿Te imaginas a los principales pensadores de la historia juntos debatiendo en un barco? Pues sí a lo primero, y sí, después de haber leído el libro, a lo segundo. La verdad es que Miguel Sandín (Madrid, 1963), su autor, consigue lo imposible; crear una historia donde el tema principal son los pilares básicos de la Filosofía y todo ello, con un estilo súper ameno, una historia más divertida si cabe y unos diálogos que se caga la perra (no encontré otra expresión mejor, perdonen ustedes lectores). La cuestión es, que me encantó este libro y que he reaprendido muchísimo, ya que poco queda en mi cerebro de la Tautología y demás corrientes del pensamiento. Filosofía y humor es una rara combinación, para que nos vamos a engañar.
Pero vamos a la historia. Resulta que tenemos a Sócrates y su perro Plutón, Aristóteles, Tomás de Aquino, Descartes, David Hume, Kant, Marx, Nietzsche, Sartre y Ortega y Gasset. En un momento delicado de sus existencias, son llevados (cada uno en su realidad) hacia una misteriosa luz y de pronto (¡ecolicuá!), aparecen todos ellos juntos y revueltos en un barco que está en medio (de un más misterioso) mar. La anfitriona o maestra de ceremonias de dicho barco que tiene de nombre Utopía ( nombre que le va como anillo al dedo) es Yenny, la mujer más descrita de la historia del mundo literario, y además de eso, es puta nacida en Carabanchel y más tarde, empleada en La Palmera de Oro. Como Yenny realizará funciones más intelectuales a lo que está acostumbrada, asciende a grado de hetaira entre los confusos pensadores. El quid de la cuestión, es que cada día los filósofos deben debatir un tema y ponerse de acuerdo entre todos ellos. Además, deberán hacerlo en un lenguaje claro para que la Yenny, tome nota y envíe informe del debate al secuestrador. Así que por un lado tenemos a un secuestrador, el cual se haya en otro lugar atendiendo otros asuntos (¿qué asuntos son esos más importantes que estar con los filósofos más imprtantes de nuestra historia?), que ha contratado los servicios de Yenny para hacer las comidas y realizar los informes de los debates de los secuestrados. Y a los filósofos que no entienden nada y que encima tienen que ponerse todos ellos de acuerdo en al menos una cosa, only one. . Lo bueno, es que estos pensadores que se nos presentan en los libros de texto como hombres de gran intelecto y poco accesibles al pueblo llano, en esta ocasión son  hombres que se emborrachan, discuten, se enganchan al café o intentan tirarse a la Yenny, la de imponente presencia (entre otros muchos atributos). Los temas que se tratan son la moral, política, naturaleza humana, justicia y religión. Personalmente, el tema que más me ha gustado ha sido el de la religión, que me parecido harto (que no harta) interesante.
El autor merece toda mi admiración, ya que ha tenido que construir 11 personajes distintos, los 10 filósofos y la Yenny. Realizar un diálogo sobre cada tema abordado exponiendo el punto de vista de cada uno, y que resulte un debate ameno y creíble, es digno de quitarse el sombrero. Decir que cada vez que Yenny habla, la sonrisa está asegurada. La de Carabanchel nos seduce a todos y por el contrario, tenemos a Nietzsche, el cual es el hombre más odiado y polémico del barco (Aquino diría del alulido: "Este hombre es una reencarnación de Lucifer"). Y de los pensadores, me quedo con Ortega, siempre conciliador en un segundo plano.
Otros títulos del autor son Expediente Pania (2009), Por si acaso te escribí (2017) o El Lazarillo de Torpes (2018). Miguel Sandín imparte clases de Filosofía e Historia, actividad que alterna con la literatura. La tripulación del Utopía está publicada por la Editorial Pez de Plata y más concretamente, en la colección de la La Risa Floja. Animo a [email protected] a comprar el libro, las selecciones de Pez de Plata son un acierto asegurado (por lo menos hasta la fecha).
Nietzsche: “Nunca he dicho que fuera buena persona, a decir verdad me producen bastante grima las buenas personas”
Sartre a Hume: Antes de lanzar una acusación semejante debería usted saber, supuesto caballero, dos cosas. La primera, que no estoy casado; la segunda, que aquello que se explica y se admite no es traición, sino acuerdo. Ella (Simone de Beavuoir) es mi amor necesario y el resto no han pasado de cariños contingentes.

Volver a la Portada de Logo Paperblog