Revista Talentos

La tristeza de que te llamen valiente

Por Majelola @majelola

Hace unos días conté en la red la agresión machista que hace varios años sufrí en el portal de mi casa alcalaína a las once de la noche, cuando regresaba de ver una obra de teatro en Madrid. La violación propiamente dicha no llegó a consumarse por la llegada providencial de un hombre que paseaba cerca con sus dos grandes canes. Ninguno de mis vecinos acudió en mi ayuda, pese a que grité mi nombre entre pedidos de auxilio.
Lo conté porque alguien —lamentablemente mujer—, había comentado en redes, a propósito del juicio de La manada: "Yo chillaría, era un portal". Pero no es esta infamia de una mujer contra la víctima, y de paso contra todas las de su género, el asunto de este artículo.
A raíz de mi declaración, fueron varias las mujeres que se solidarizaron y me dijeron que era muy valiente al contarlo. ¿Sabes, tú que me visitas, lo que se siente cuando te llaman valiente por contar algo así? Son reacciones encontradas: por un lado gratitud por esa mano en el hombro de quien probablemente haya sufrido también abusos, como el 98% de las mujeres, de cualquier tipo. Son tantas las maneras de vulnerar la dignidad y el derecho de una mujer, sutiles o burdas, aparentemente inofensivas o abiertamente delictivas, que no hace falta ser un lince para deducirlo. El apoyo de mis iguales féminas es por ello doblemente conmovedor y merece afecto.
El problema está, precisamente, en que sea necesaria la valentía para dar cuenta de una agresión machista. No hace falta ser valiente para denunciar ninguna otra cosa que no esté relacionada con el cuerpo de la mujer. Basta con reclamar justicia. Eso nunca es suficiente cuando se trata de una violación, o de cualquier otro maltrato infligido a una mujer por el mero hecho de serlo. Así que es muy triste que todavía haya que hacer acopio de valor para denunciarlo. Eso por sí solo retrata la sociedad en la que esa circunstancia se produce. 
Tristeza de que el valor lo deba tener la víctima, valor de confesarse víctima, valor de plantar cara al injusto prejuicio, prejuicio infame. Rabia de que tener senos y vagina sirva de excusa perfecta para poner en tela de juicio mi integridad ética, y de que de ésta, sea cual fuere, se deduzca mi condición de víctima-culpable. Ese oxímoron repulsivo.
No tendríamos que ser valientes cuando solo esperamos justicia. 
Mariaje López
La tristeza de que te llamen valiente

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas