Revista Viajes

La turismofobia, consecuencia del turismo masivo y gesto lucha ciudadana

Por Turismoymas

“El turismo está asistiendo a un cambio muy importante. Algo ha cambiado a partir del uso de la tecnología. La clave está en cómo y quién va a gobernar esta forma de turismo tan masivo, que tiene aspectos positivos pero también aspectos negativos”, explica Francisco García Pascual, vicerrector de la Universitat de Lleida (UdL).

Turistas internacionales (Foto Moncloa)Turistas internacionales (Foto Moncloa)

El nuevo rostro del sector turístico viene marcado por un modelo lowcost cuyo máximo exponente son las viviendas de alojamiento turístico de bajo coste y a sistemas de transporte de coste reducido, esto ha ocasionado una masificación del turismo urbano. “Este nuevo modelo turístico masivo, que se está construyendo en Europa y también en España, tiene una consecuencia negativa directa: la turismofobia”, afirma.

“Es un modelo que genera riqueza y empleo, pero genera un conflicto por los usos del espacio público de las ciudades, por los servicios y por el encarecimiento que conlleva en el mercado de la vivienda. Esta tensión, simbólica, por el uso del espacio público no es un problema menor. Pero también es verdad que nadie entendería la situación de Barcelona, de Bilbao, de Berlín o de París, en estos años de crisis económica, sin entender la presencia de este turismo”, explica Francisco García Pascual.

En el conjunto de España estamos en torno a 1.200.000 plazas en viviendas de uso turístico frente a 1.800.000 plazas de alojamiento hotelero. La tendencia al alza de este tipo de alojamiento alternativo ha hecho que ya haya provincias en España, como es el caso de Cataluña, en donde la oferta de apartamentos turísticos, con 150.000 plazas, supere la hotelera.

“Para llegar a 1.800.000 plazas de alojamiento hotelero hemos necesitado 50 años. Para alcanzar ese nivel de viviendas turísticas hemos necesitado solo 10. Hoteles hay en todos los lugares, viviendas de uso turístico están, fundamentalmente, en el centro de las ciudades”, matiza García Pascual.

¿Vamos hacia un horizonte con límites al Turismo?

“Hay que encontrar un equilibro como siempre en el mundo del turismo. No podemos acabar con una de nuestras fuentes de riqueza, pero tampoco nos podemos permitir que crezca tanto que al final sea contraproducente”, afirma el Vicerrector de la UdL sobre una hipotética limitación del Turismo.

“La administración tiene capacidad de regular, pero no debe impedir que haya formas de turismo diferentes. Todo esto ha funcionado y ha tenido éxito porque hay una forma de construcción de la economía que tiene que ver con salarios más bajos, con menos tiempo de vacaciones y, por lo tanto, hace que la gente quiera ir a más sitios. Probablemente, tampoco esto sería posible si no hubiera habido las grandes compañías aéreas que vuelan a bajo coste a lugares donde antes no iban”, añade el Vicerrector de Lleida.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista