Revista Cultura y Ocio

Las marismas, de Arnaldur Ingridason

Publicado el 24 agosto 2011 por Xula
Las marismas, de Arnaldur Ingridason
Las marismasArnaldur IngridasonISBN: 9788478717033
Formato: Tapa dura - 287 Págs.
Editorial: RBA

¡Hola a todos de nuevo!Llevo unos días pensando en preparar una nueva reseña, pero no tenía muy claro todavía cual escoger. Además, el exceso de trabajo y la falta de tiempo no ayudan mucho. Sin embargo, me he decidido por el libro que terminé hoy mismo: Las marismas, de Arnaldur Ingridason.Esta novela no es una novedad ni mucho menos, pero llevaba en mi lista de deseos durante muchos meses, y ayer (¡si, ayer!) cuando fui a la biblioteca en busca de algo emocionante, lo vi… ¡Y no pude resistirme!Para saber sobre el autora y sus otras obras, AQUI


ArgumentoUn hombre de 69 años es encontrado muerto en su casa, un sótano en el barrio de Las Marismas. La causa de la muerte: traumatismo craneal (como dirían en CSI) con un cenicero. Sobre su cadáver hay una nota desconcertante con solo 3 palabras: “Yo soy ÉL” Al inicio de la investigación no parece que nadie quisiera hacerle daño, pero al hacer un registro más exhaustivo de la habitación, encuentran una fotografía de una tumba, que corresponde a una niña de apenas 4 años. A partir de aquí comienzan a desvelar el oscuro pasado de este hombre, y como puede estar relacionado con su muerte.Ambientación y estilo narrativoToda la acción se desarrolla en la ciudad de Reikiavik, capital de Islandia. Puede parecer un poco curioso, porque al menos para mí es un país absolutamente desconocido. Sin embargo no hace demasiado hincapié en los escenarios, por lo que se podría cambiar por cualquier otra ciudad europea y no se notaria apenas la diferencia. Bueno, siempre y cuando tenga marismas…Esta es una novela de fácil lectura, con frases muy cortas y agilidad a la hora de narrar, lo que hace que sea muy dinámica y enganche desde el primer momento. También utiliza muchos diálogos, lo que permite avanzar páginas a gran velocidad.Usa lo que yo llamo “el truco del capítulo corto”. Ningún tiene una extensión de más de 10 páginas, por lo que dices: uno más… que te lleva a otro y otro. Incluso algunos quedan a mitad de la acción, por lo que no hay más remedio que pasar la página y seguir leyendo. PersonajesTengo que matizar antes de nada que los personajes no me parecen muy definidos, a excepción de Erlendur, que para algo es el detective estrella. Según comencé a leer, la primera imagen que da el personaje es de policía chapado a la antigua. Tal como comenta en las primeras páginas: yo investigo lo evidente y los técnicos buscan sus cosas. Parece más bien que trabaja por inspiración en lugar de por método. Pero eso no le quita de ser buen policía, porque sobre todo tiene un gran sentido de la justicia, aunque de la sensación de hombre “con mentalidad de otros tiempo”. Y se preocupa mucho por sus casos, por mínimos que sean. Por ejemplo, en los primeros capítulos le piden como favor que busque a una chica “desaparecida” (aunque es evidente que se fugó) y durante la primera noche no duerme apenas y tiene pesadillas. Aunque luego le absorban asuntos mayores…Fumador empedernido que pretende dejarlo desde hace tiempo. Cada vez que saca un cigarro dice: noveno del día, decimo del día… Y sus relaciones sociales no son mucho mejores que sus hábitos: aunque sus compañeros le aprecian, no se habla con su ex mujer desde hace 20 años. Su hijo es alcohólico y su hija drogodependiente. Las cosas que se dicen ponen los pelos de punta…Por otro lado está la persona de Sigurdur Oli, que es la antítesis de Erlendur. Se trata de un policía metódico y centrado, conocedor de las últimas técnicas de investigación, así como de los métodos científicos. El último personaje (exceptuando victimas, sospechosos,…) que adquiere importancia en esta novela es su hija, Eva Lind. Tiene un grave problema de adicción a las drogas. La escena inicial cuando le pide dinero a su padre es sobrecogedora, las palabras que le dice y el trato que le da no dicen mucho de su persona. Aunque las cosas cambian cuando esta sobria y centrada, resultando ser muy comprensiva y cariñosa con él. Mi opiniónPara empezar, este es el segundo libro que se edito en España de este autor, y corresponde al tercer volumen de la saga de Erlendur. Entiendo que ha ganado muchos premios con la tercera y cuarta entrega, pero podían molestarse en sacarlos en orden.Aunque hay que decir que a pesar de ser el tercero de una serie, se sigue muy bien. No hay demasiados problemas con los personajes, ni cosas que mencione de situaciones anteriores. Al principio te menciona sus relaciones familiares, que son más que suficientes para meterte en el ajo.A mí siempre me pasa que cuando leo una novela nórdica (ya sea sueca, noruega, islandesa o rusa) me armo un lio tremendo con los nombres, porque no es a lo que estamos acostumbrados. Bueno, y no hablemos de la pronunciación porque entonces sí que ya me pierdo.  Muchas veces tengo que dar la vuelta al principio para recordar quién era este personaje, porque me olvido de los nombres. Luego te acostumbras y hasta el final. En este libro en concreto no he tenido demasiados problemas, excepto con algunos de los agentes que trabajan para él, que tenían nombres muy similares (o eso me pareció).Las descripciones no son lo más importantes de esta novela, ya que no hace demasiado hincapié en ellas. Es algo que echo un poco de menos, ya que Islandia es una país tan poco común para mi, que me hubiera gustado que me lo enseñara un poco más.Supongo que siendo fan como soy de Wallander (Henning Mankell), es inevitable hacer comparaciones entre los dos personajes, por muy odiosas que sean. Para empezar, yo creo que el personaje esta muchísimo menos desarrollado, y es menos carismático. Lo del carisma o es culpa suya, lo sé. Y lo del desarrollo... Las novelas de Wallander son bastante más largas y le ha dado mucho tiempo a perfeccionarlo.Una cosa que tienen en común los dos es su manera de involucrarse con un caso y trabajar en exceso, durmiendo poco, comiendo mal y excediéndose en sus vicios (uno el tabaco y otro el alcohol). Y también les preocupa mucho su salud, aunque Wallander sea más hipocondriaco y este yendo continuamente al médico, mientras que Erlendur se niega a ir por si recibe malas noticias. Y los dos también necesitan contar el caso a otra persona, ya sea para desahogar o para tener otro punto de vista. Ambos tienen una hija y los dos la adoran y se preocupan por ella. ¡Si al final no hay tantas diferencias!Una cosa que me ha llamado mucho la atención es el lenguaje que se utiliza. Al principio pensé que era un error de traducción, porque todo el mundo se tuteaba desde la primera palabra, tuvieran la edad que tuvieran. Luego investigue un poco y descubrí que eso es costumbre en Islandia. Lo que no sé si será costumbre es la brusquedad con que hablan: muchos tacos y malas maneras. ¿Estrés o educación?Pro mi experiencia es evidente que la narración engancha, yo me la he leído en menos de un día. La historia no cae en ningún momento, a pesar de que la investigación vaya poco a poco. Además, tiene coherencia según va avanzando y el final tiene su explicación. Es decir, que no se lo saca de la manga como algunas veces que el asesino es un personaje que no se había visto nunca. Yo la recomiendo fervientemente, porque entretiene muchísimo y si os gusta la novela negra merece la pena. Seguro que le cogéis cariño al personaje. Yo ya tengo ganas de leer otras suya, “La mujer de verde”, por ejemplo. Le pongo un 9/10

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog