Revista Insólito

Las muertes más absurdas merecedoras de los premios Darwin

Publicado el 14 octubre 2014 por Husmeandoporlared @husporlared


El premio virtual Darwin se otorga anualmente a personas que han muerto de la manera más estúpida o han perdido la capacidad de tener hijos debido a un accidente provocado también por una situación estúpida. El mérito de estas personas es que se han privado a sí mismos de la oportunidad de contribuir al acervo genético de la humanidad, por lo tanto han contribuido a mejorarla.
Las muertes más absurdas merecedoras de los premios Darwin.
A continuación puedes ver 11 historias de muertes absurdas protagonizadas por personas que podrían haber optado, sin problemas, a ganar el Premio Darwin.
Las muertes más absurdas merecedoras de los premios Darwin. 1. Un suizo decidió seguir una dieta basada exclusivamente en alimentarse de los rayos del sol, que según decía le proporcionarían todos los nutrientes necesarios. Murió de hambre, claro. Nadie logra entender como pudo convencerse de que podría sobrevivir con tan extraño alimento.
Las muertes más absurdas merecedoras de los premios Darwin. 2. Una chica neozelandesa bebía diariamente diez litros de Cocacola. También murió, claro. No hay cuerpo que lo aguante, por mucho que sea la chispa de la vida.
Las muertes más absurdas merecedoras de los premios Darwin. 3. Un pastor decidió demostrar a su congregación la gran fe que tenía en el Señor con una prueba un tanto extraña. Se dejaría morder por una serpiente venenosa y su fe lo salvaría. Pues no, su fe no fue suficiente. Murió. 
Las muertes más absurdas merecedoras de los premios Darwin. 4. Oscar Otero Aguilar, un joven de 21 años, quiso hacerse un selfie espectacular, por lo que decidió posar con su arma mientras hacía el gesto de disparar con el pulgar izquierdo. Se confundió y en lugar de hacer el gesto con el pulgar izquierdo, instintivamente lo hizo con el derecho, disparando el arma sobre su cabeza. Murió en el acto.
Las muertes más absurdas merecedoras de los premios Darwin. 5. Una persona de Portland decidió que hacer flexiones desnudo y por la noche en medio de una calle podía ser una buena idea, sin embargo tras ser atropellado por un coche resultó que no era tan buena idea. Murió. 
Las muertes más absurdas merecedoras de los premios Darwin. 6. Una mujer argentina murió tras inyectarse en los pechos vaselina para aumentarlos de tamaño. El porqué de tan insensata idea sigue siendo un misterio.
Las muertes más absurdas merecedoras de los premios Darwin. 7. Dos personas murieron y otras cuatro resultaron gravemente dañadas tras intentar rescatar un teléfono móvil que había caído en un retrete ecológico. Si te ves en una situación parecida recuerda que los líquidos que usan este tipo de váteres son altamente peligrosos. 
Las muertes más absurdas merecedoras de los premios Darwin. 8. Un hombre se cortó con el espolón metálico que se coloca en las patas de los gallos durante las peleas y salió corriendo cuando la policía interrumpió la pelea ilegal. Estuvo escondido el tiempo suficiente para dar lugar a que la infección acabara con su vida.
Las muertes más absurdas merecedoras de los premios Darwin. 9. Durante un control policial un joven fue sorprendido con una bolsa de mentanfetamina líquida. Trató de convencer a la policía de que se trataba de zumo de piña y se la bebió. Murió casi al instante. 
Las muertes más absurdas merecedoras de los premios Darwin. 10. En un esfuerzo desesperado por bajar de peso una señora se operó para reducir el estómago al tamaño de una nuez. No pudo resistir la tentación y se comió su dosis habitual de golosinas. La comida se acumuló en el esófago y la mujer murió por asfixia.
Las muertes más absurdas merecedoras de los premios Darwin. 11. Un joven egipcio de 17 años de edad trató de salvar una gallina que había caído en un pozo, cayendo dentro también. Su hermana y dos hermanos trataron de ayudarlo y también cayeron. Dos personas de edad avanzada intentaron socorrerlos, pero sufrieron la misma suerte. Finalmente los cuerpos sin vida de las seis personas fueron sacados del pozo, al igual que la gallina, que seguía viva.
Si te ha gustado esta historia visita la página principal de Husmeando por la Red, encontrarás cientos de historias tan interesantes como esta. 
No dejes de compartir esta historia en las redes sociales haciendo clic en los botones que encontrarás ahí abajo. ¡Gracias!


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog

Revista