Revista Insólito

Las quintillizas que fueron una atracción nacional

Publicado el 25 noviembre 2021 por Tdi @RLIBlog
Las quintillizas que fueron una atracción nacional


Los capítulos de Los Simpsons suelen parecer premonitorios, pero muchas veces se basan en algo que ya ha ocurrido. El espectáculo de los octillizos Nahasapeemapetilon en el zoológico de Larry Mataniños es un ejemplo de ello, ya que se inspira en las quintillizas Dionne en Canadá.

Las quintillizas que fueron una atracción nacional


El 28 de mayo de 1934, en Corbeil, Ontario, nacieron prematuramente las gemelas Dionne, hijas de Elzire y Oliva-Édouard. El parto fue milagroso, pues no solo eran las primeras quintillizas idénticas conocidas en sobrevivir, sino que nacieron días después de que su madre presentara signos de preeclampsia. Para poner las cosas en perspectiva, en 1930, en Estados Unidos, murieron 1 de cada 200 madres en el parto y 23 000 al año por secuelas de este, mientras 100 000 bebés morían en el parto y la misma cantidad en el primer mes. Además, de esas madres muertas anualmente, 4 000-5 000 lo eran por eclampsia.

Gracias al trabajo del Dr. Allan Roy Dafoe, las matronas Donalda Legros y Benoît Lebel, la madre pudo dar a luz a todas sus hijas y sobrevivir, aunque no sin dificultades, pues, esperando lo peor, el doctor trajo al sacerdote Daniel Routhier. Como eran prematuras y pesaban 6 kilogramos en conjunto, la supervivencia de las niñas era complicada, especialmente en la casa de campo sin mosquiteras, agua corriente ni electricidad, por lo que se decidió que debían permanecer en un entorno adecuado. Hasta entonces, las matronas estimularon la respiración de los bebés, las calentaron, alimentaron y reposicionaron para asegurar su supervivencia. Con la madre y los bebés estables, las matronas abandonaron la casa y fueron sustituidas por las enfermeras Yvonne Leroux y Louise De Kiriline, que las cuidarían en los siguientes meses.

Inicialmente, las quintillizas iban a ser expuestas en las incubadoras de la Exposición Universal de Chicago del año anterior a sugerencia del doctor Dafoe y el sacerdote Routhier, pero Oliva-Édouard revocó el contrato días después. No obstante, los padres acabarían entregando la custodia de las quintillizas a la Cruz Roja a cambio de que esta financiara los cuidados durante dos años. Aunque el 21 de septiembre de 1934 las niñas fueron llevadas al hospital y guardería Dafoe, situada junto a la casa de los Dionne, se desalentó a sus padres y a sus cinco hermanos mayores de interactuar con ellas.

Las quintillizas que fueron una atracción nacional


La fama comenzó temprano. Desde la mañana después del nacimiento hasta que llegó la enfermera Yvonne Leroux, la casa de los Dionne se llenó de visitas innecesarias. Aunque la enfermera hizo que abandonaran el domicilio, pronto llegarían Claude Collins y Roy Trash, editor de noticias y cámara del RKO-Pathé para grabar a las niñas. En su noticiero, un género cinematográfico popular en esas décadas, mostraba la rutina de los bebés y el personal médico. El noticiero nº9 de RKO-Pathé ganó el premio anual del National Headliners Club, superando a las imágenes del asesinato del rey Alejandro I de Yugoslavia. Desde entonces, el negocio de mostrar el progreso de las quintillizas en los cines se hizo bastante rentable.

En 1935, RKO-Pathé agrupó los noticieros bajo el título Dionne Quintuplets, que cada vez más cines se apresuraron en explotar para aumentar notablemente sus beneficios y su público. Para aprovechar el tirón, RKO-Pathé produjo a continuación los cortos Going on Two (1935) y The Quintuplets' Second Christmas (1935), que superaron la recaudación habitual del cine canadiense en los Estados Unidos. A partir de entonces, el departamento publicitario creó promociones como obsequiar pañales, concursos de bebés y muñecas basadas en las películas y fabricadas por Madame Alexander. Los grandes almacenes anunciaban los cortos y los cines mostraban las muñecas al público de una manera que estaba reservada para los largometrajes más populares.

Entonces, cuando aún se notaban los efectos de la Gran Depresión, el índice de natalidad había descendido y los niños se veían como una reliquia, libres de las responsabilidades de la edad adulta. El cine, con el advenimiento de las películas sonoras, se abrió a un nuevo público y centró sus esfuerzos en convertirse en un espectáculo familiar. Los cortos de las hermanas Dionne supieron aprovechar este sentimiento, pues no se veían amenazada por el restrictivo código Hays, los poco rigurosos estudios de la fundación Payne sobre el efecto del cine en los niños o los boicots de la legión de la decencia.

En 1936, su primera película, The Country Doctor, mostró una representación de su nacimiento y los cuidados médicos. Aunque las hermanas reales tan solo aparecían en los últimos 10 minutos con el nombre de quintillizas Wyatt, los estudios Fox pudieron obtener un contrato con el ministro de bienestar de Ontario de 50 000$, que se colocaron en un fondo fiduciario. A pesar de ello, la película recuperó lo invertido, pues obtuvo 1,4 millones de dólares en el mercado canadiense y estadounidense, situándose como la tercera película más exitosa de Fox, por delante de dos y detrás de otras dos películas de Shirley Temple. Por ello, Fox firmó un contrato de 250 000$ con los tutores por tres películas más, además de 50 000$ en dos años más el 10% de las ganancias netas. A pesar de ello, tan solo se estrenaron Reunion (1936), sobre el regreso de 3000 niños y personas que el doctor ayudó a nacer, y Five of a Kind (1938), sobre dos periodistas rivales que se enamoran mientras buscaban una exclusiva de las quintillizas.

Las quintillizas que fueron una atracción nacional


Estas películas se rodaron enfocándose en un público femenino, intentando demostrar las ventajas de los cuidados científicos y la importancia de la esterilización. El objetivo era promover una maternidad medicalizada con aportes del psicoanálisis de Freud, el abordaje conductual de Watson o las fases de desarrollo cognitivo de Piaget para criar ciudadanos productivos que no hubieran experimentado una infancia demasiado indulgente o estructurada. Este no era exclusivo de las películas, pues en los programas del New Deal se promovió la higiene, la nutrición y la importancia de evitar los instintos, el sentido común y los consejos de conocidos y familiares en pos de los conocimientos de un profesional.

Como en las películas y los cortos, el cuidado giraba en torno a la figura del doctor, que se sacrifica por el bien de la comunidad. El Dr. Dafoe proporcionó consejos a las madres a través de una columna en un periódico y un programa de radio de la CBS patrocinado por el desinfectante Lysol. Incluso Jean Hersholt, quien interpretaba al Dr. Luke, equivalente de Dafoe en The Country Doctor, recibía cartas de madres que buscaban su consejo.

Las quintillizas que fueron una atracción nacional


Aunque solo el personal autorizado podía acercarse a las quintillizas para preservar un ambiente libre de infecciones, fueron muchos los que visitaron Corbeil para verlas, tanto de Canadá como de Estados Unidos. La industria turística se transformó. El que era el destino típico para actividades típicamente masculinas, como la pesca y la caza, se convirtió en un lugar donde miles de mujeres se agruparían para ver brevemente a las quintillizas. Además, aun cuando verlas era gratuito, el pueblo se transformó gracias a este nuevo turismo que, tan solo entre 1934 y 1936, atrajo a 15 millones de estadounidenses.

Debido a que el actor Jean Hersholt repartió guijarros de la granja Dionne entre las parejas amigas sin hijos, afirmando que les traería fertilidad, los turistas también las recogieron esperando beneficiarse de sus efectos mágicos.

Aunque Fox quería hacer tres películas, para Five of a Kind (1938), el interés por las niñas había disminuido. Lo mismo ocurrió con el corto Five Times Five (1939) de RKO-Pathé, donde se mostraba su quinto cumpleaños. Debido a que solo tenían autorización para grabar en el recinto y el Dr. Dafoe supervisaba el tiempo y las intervenciones de las niñas, lo que se limitaba a grabarlas sin exigirles seguir ningún guión, tenían limitaciones para diversificar el producto. En las películas, estas grabaciones eran segmentos contínuos que interrumpían el ritmo del resto del metraje. Finalmente, Fox fue retrasando indefinidamente el rodaje de la tercera película alegando que las quintillizas aún no hablaban suficiente inglés.

En los años siguientes se produjeron Vacationing in Quintupletland (1939), Northern Neighbors (1941) y Land of the Quintuplets (1942) para promover el turismo en la zona. Así, el interés continuó, pero nunca con la misma fuerza.

Las quintillizas que fueron una atracción nacional


En 1943, Oliva-Edouard Dionne recuperó la custodia de sus hijas, que volvieron junto a sus cinco hermanos mayores y sus nuevos tres hermanos menores en una casa más grande. El Dr. Dafoe murió de pneumonía por complicaciones de un cáncer. De esta manera, la vida de las quintillizas volvería a una aparente normalidad con sus otros ocho hermanos. No obstante, se encontraban en una casa que no habían pisado en 9 años, con personas que les resultaban desconocidas, aunque apenas había distancia entre el hospital-guardería y su hogar.

Actualmente, solo las hermanas Anet y Cecil siguen vivas.

  • Brégent-Heald, D. (2019). Five Little Stars: The Dionne Quintuplets, Motherhood, Film and Tourism during the Great Depression. Historical Journal of Film, Radio and Television, 39(1), 54-74.
  • Rosack, M. L. (2004). The Dionne Quintuplets: Perinatal Care à la 1930s Style. AWHONN lifelines, 8(4), 348-355.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista