Revista Política

Las risas de la CUP

Publicado el 08 junio 2016 por Trinitro @trinitro

larevoluciondelassonrisas

La comunicación no verbal es posiblemente la parte más importante de la comunicación interpersonal. Esa comunicación no verbal tiene una mayor importancia en el caso de los personajes públicos que se ven expuestos a los medios audiovisuales. Estos son capaces de capturar una mala expresión, una postura incorrecta o un momento de debilidad de un político que le puede arruinar una campaña o generar una muy mala imagen de ellos.

Cuando los políticos tienen a los medios expectantes deberían cuidar con especial cuidado esa comunicación no verbal. Ayer, el grupo de diputados de la CUP explicó que no iba a retirar la enmienda a la totalidad de los presupuestos de la Generalitat. Esta decisión ha creado la crisis más profunda que ha tenido el gobierno de la Generalitat, pone en riesgo la viabilidad de la hoja de ruta independentista, el plan de choque social que la misma CUP acordó y una serie de medidas sociales que las entidades sociales y sindicales reclaman. La decisión es trascendente, importante y muy dolorosa. Además se produce con una fuerte división interna (26 a 29 con 3 abstenciones). No es un momento banal.

Pero la imagen que proyectaron los diputados de la CUP fue nefasta. Aparecieron delante de las cámaras riendo, como si fuera una broma, como si salieran de un momento festivo o de celebrar algo. Entiendo que en esos momentos de tensión cuando los políticos logran superar un acuerdo difícil salgan las risas nerviosas, pero por muy humanos que seamos tenemos que poder salir delante de los medios en un estado algo más calmado.

Los momentos trascendentes no hace falta transmitirlos como si nos hubiera dejado la pareja, con la voz rota y con lágrimas en los ojos. Pero por mucho que seas un político de la CUP, no puedes transmitir que tu decisión te la tomas a broma, dando la imagen que para ti es un momento banal y que te trae al pairo las consecuencias de tu decisión.

Las imágenes de Anna Gabriel y del resto de diputados riéndose han provocado reacciones emocionales de rechazo, ira, de daño emocional. No pido a los políticos que causen impactos emocionales positivos en los que no les votan, pero sí que no contribuyan con una comunicación no verbal tan nefasta y generen un sentimiento de dolor, ira e indignación en contra de ellos.

No es la primera vez que les pasa la comunicación no verbal a través de risas de autosatisfacción. Comienzo a pensar seriamente que los dirigentes de la CUP no están ni a la altura de las circunstancias, ya no solo por las decisiones que tomen (discutibles, pero que supuestamente responden a las preferencias de sus electores) sino por la forma en que las transmiten y la actitud personal que toman respecto al resto de ciudadanos y de políticos catalanes.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas