Revista Ciencia

Le Bourget: Un concepto de avión supersónico

Publicado el 20 marzo 2011 por Pedrosanzmarcos

Algunas fuentes aseguran que el próximo mes de Junio, EADS presentará en el salón aeronáutico de Le Bourget un concepto de avión hipersónico, propulsado por hidrógeno. Un avión capaz de unir Paris con Sidney en 3 horas volando a Mach 7.5 y encima, ecológico. ¿Un nuevo adelanto, o una vuelta al pasado? Evidentemente en el plano tecnológico estaríamos hablando de un paso adelante de gran magnitud, pero en el plano comercial o empresarial, un proyecto como éste recuerda inevitablemente al Concorde.

De nuevo el reto comercial supersónico

¿Qué le pasó al último avión comercial supersónico? El primer prototipo del Concorde voló en 1968, y entró en servicio comercial allá por mediados de los años 70. Si duda, un adelantado a su época en concepción de servicios de transporte aéreo.

Tras un historial de más de 20 años sin incidentes graves, en Julio de 2000 se produjo su primer accidente, tras estrellarse uno de los 20 aparatos construidos nada más despegar del aeropuerto parisino de Charles de Gaulle. Hoy conocemos que las causas del accidente no se debieron 100% al Concorde (restos en la pista del despegue anterior de un DC-10 impactaron desafortunadamente en el ala, causando una sucesión de daños que acabaron en desastre), aunque se pusieron de manifiesto algunas deficiencias del diseño.

Éste fue el detonante de un declive sin solución que para esta experiencia supersónica, ya había comenzado. Las ventas de billetes ya habían descendían cuando se produjo el incidente de 2000 (sobre todo debido a su precio). El accidente, los quince meses que la flota estuvo detenida a continuación, el ataque al World Trade Center en 2001, y las crisis debidas a las guerras posteriores (Irak, Afganistán) hicieron el resto, en contra de un servicio que sólo estaba al alcance de los más pudientes.

¿Está hoy el mercado preparado para otra experiencia de transporte comercial supersónico?. Las líneas aéreas han pasado por un cambio en el modelo de negocio en los últimos años, sobre todo debido a al auge de las low cost. Volar se ha hecho popular y el mito de que viajar en avión es sólo para los ricos ya casi ni siquiera está en el recuerdo. En todo este proceso, precisamente quizá el protagonismo se ha perdido en el segmentoPremium de los pasajeros de aerolíneas. Viajar en primera ya no es ni siquiera posible en muchas compañías, y solo unas cuantas siguen ofreciendo al pasajero verdadero lujo en su viaje a cambio de billetes más caros.

En el caso de un viaje supersónico, el lujo no está en el confort (que podría estarlo), sino en la rapidez. Evidentemente si el avión de EADS se llevara a cabo no iba a ser el primer objetivo de las low cost, sino que hablaríamos de compañías aéreas con vocación de servicio de alto valor añadido que tendrían que hacer el complicado ejercicio de valorar cuánto vale el tiempo de sus clientes, haciendo a la vez rentable un negocio con un avión caro de producir, para poner precio a los billetes.

Puede que sea un buen momento para retomar este reto comercial, dada la cada vez mayor globalización, las necesidades de las empresas multinacionales, o el auge del turismo transoceánico, pero también es verdad que la crisis económica no ayuda nada a este escenario. Quizá la clave sea el factor medioambiental, en un entorno en el que los precios del barril de petróleo hacen temblar a las compañías aéreas, pero primero hay que ser capaz de poner en marcha la producción de este avión y obtener la financiación necesaria. En cualquier caso, apuestas como ésta son las que el sector necesita para continuar siendo referente en investigación e innovación.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas