Revista Cultura y Ocio

Letras y Viñetas: Will Einer, The Spirit y un bastardo

Publicado el 05 noviembre 2011 por Ruta42 @ruta42
 The Spirit con su conocida indumentaria.
The Spirit es una creación de Will Eisner que lleva varias décadas en activo, y por poderes no tiene más que su inteligencia junto a sus puños.
Un personaje que viste con traje azul y un antifaz del mismo color, así es este héroe.

El padre
Will Eisner nació en 1917 y falleció en 2005 a los 87 años de edad, dejando atrás un gran legado de historias geniales.
Sus comienzos en el mundo de la ilustración fueron en la década de los 30, firmando en ocasiones con los pseudónimos Erwin y Bill Rensie. Fue en ese tiempo cuando se crearía el Eisner-Iger Studio, en el que trabajaron Bob Kane (que junto a Bill Finger daría luz a Batman) y Jack Kirby (autor del moderno universo Marvel con Stan Lee).
Crearía cerca de 10 años después American Visuals Corporation, que terminaría haciendo que abandonara prácticamente la creación de historietas por falta de tiempo y otro tanto por desilusión. Esto cambiaría en los 70 con las reediciones que se hicieron de The Spirit y que provocarían su regreso al que sin duda era su medio natural.
Dedicándose al terreno de la novela gráfica (y que muy bien casa con el actual sentido del termino) haría preciosas historias como Contrato con Dios, El Edificio y su propia versión de El Quijote, en las que los personajes y quiénes son es lo que determina lo que estamos leyendo. Tramas profundas, con sentimientos, algunas con toques biográficos y aprovechando en ellas todos los conocimientos que larga experiencia le daban.
Poco antes de fallecer realizó un acercamiento a Los protocolos de los sabios de Sion.
Will Eisner trabajando en su personaje.El hijo
The Spirit es realmente Denny Colt, un policía al que dan por muerto (estaba en animación suspendida) y no es así, pero él aprovechará esta oportunidad para hacer justicia de una forma que antes no podría y quizá ser así de más ayuda a la ley de lo que había sido nunca.
A lo largo de todas sus aventuras contó con la ayuda del comisario Dolan y su hija Ellen, su eterna novia (no podía faltar), además de su siempre fiel Ebony White, un muchacho negro que servía de ayudante y escudero a partes iguales e incluso llegó a ser el auténtico protagonista en ocasiones.
Por supuesto si hay bueno tiene que haber malos, empezando por el Dr. Cobra que fue el que le provocó ese estado de cuasi muerte y por encima de todos el malvado Octopus, un genio criminal al que los demás delincuentes temen/admiran y del que nunca llegaremos a ver apenas más que sus característicos guantes.
En esta serie Eisner experimentaría y crearía nuevas formas de narración que marcaron un antes y un después, por eso se le llama “El padre del cómic moderno”. Un estilo que jugaba con elementos que, de origen, bien parecían más adecuados para el cine y que encontraron aquí un lugar inesperado. A todo se le suma el inteligente uso que hizo de las luces y las sombras creando un maravilloso mundo de claroscuros en el que The Spirit se encuentra como pez en el agua.
El bastardo
En 2008 Frank Miller llevó al cine una película llamada The Spirit que bastante poco tenía que ver con el personaje (aunque se basaba en él) y más con su personal universo de Sin City, que adaptó al celuloide Robert Rodríguez. Aquí se abando al héroe humano al que los villanos golpean y termina las aventuras lleno de moretones, no hay espacio para el humor y la comedia que poblaban las viñetas de Eisner, sí aparecen las habituales femme fatale que compiten con Ellen Dolan pero a las que tampoco se sca partido alguno.
Es más probable que algo del estilo de Dick Tracy, de Warren Beatty en 1990, hubiera sido más adecuado, con un mundo colorista y villanos deformes que casaban más con el espíritu de la obra de Eisner.
 Poco que ver con The Spirit y mucho con Sin City.
El detalle: Ya hubo una anterior adaptación (televisiva), en 1987, protagonizada por Sam J. Jones que siete años antes puso su rostro para interpretar a Flash Gordon.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista