Revista Cultura y Ocio

'Leyendas', de Gustavo Adolfo Bécquer

Publicado el 13 febrero 2011 por Carm9n @Carmenyamigos
'Leyendas', de Gustavo Adolfo Bécquer
Pues hoy le ha tocado a las "Leyendas" de Gustavo Adolfo Bécquer. Seguro que [email protected] de [email protected] ya las habréis leído, y habréis disfrutado del mundo de fantasía, de ensueño, de ese pasado ya lejano que nos evoca Bécquer, con un lenguaje sencillo y sin grandes retóricas a las que otros románticos nos tenían acostumbrados. 
Bécquer, nacido en Sevilla en  1836 y fallecido en Madrid en 1870, es junto con Rosalía de Castro uno de los denominados "románticos tardíos", o "postrománticos". Cuando Bécquer escribía y publicaba sus leyendas, entre 1861 y 1864, ya el realismo empezaba a tomar forma en España, y Cecilia Böhl de Faber, o Fernán Caballero, como prefiráis, había exclamado su célebre frase: "La novela no se inventa, se observa". Recordemos que la Revolución Industrial empezaba a generar una nueva clase social, el proletariado, a la que la novela realista se dirige.
Y en este clima, con Isabel II en el trono, compone Bécquer estas leyendas en donde lo fantástico, lo fantasmagórico, creado en magníficas atmósferas, transporta al lector a otro mundo.

'Leyendas', de Gustavo Adolfo Bécquer

'La corza blanca'


Todas las leyendas sin excepción se leen con gusto y remontan al lector a un pasado en donde la naturaleza ya no es el "locus amoenus" del Renacimiento, sino una naturaleza agreste, oscura, tenebrosa en algunos casos, y en donde la muerte tiene siempre un hueco; la muerte, tan recurrente en Bécquer y en todos los románticos, se presenta como única forma de escape ante la frustración que el artista romántico siente: sus expectativas artísticas y vitales se estrellan una y otra vez contra una realidad que les resultaba hostil.  De entre las leyendas recuerdo con especial deleite la lectura de "La promesa", "La corza blanca", "El beso", "El rayo de luna", "Maese Pérez el organista" y "El monte de las ánimas", por poner tan solo algunas. (Si picáis en el título podréis leer, o releer, la leyenda).

'Leyendas', de Gustavo Adolfo Bécquer

'El beso'


En "La promesa" el conde de Gómara se va a la guerra dejando a la pobre Margarita llorando por su amor, y por la recuperación de su honor perdido. Pero la muerte va a impedir el cumplimiento de la promesa... ¿o no? El medievo se nos recrea aquí y, por ejemplo, en la escena inicial, en donde  el conde y Margarita están juntos en la despedida, parece que nos hayamos en la lectura de uno de los romances tradicionales.
En "El beso" Bécquer retoma el tema de la mujer ideal, la mujer imposible porque no existe en este mundo tal perfección.  Este tema me recuerda que un suceso de su vida amorosa... Bécquer se había quedado prendado de dos hermanas apostadas en un balcón: Julia y Josefina, que inspiraron algunas de sus rimas (Josefina, por ejemplo, tenía la "pupila azul"). No se sabe con certeza qué tipo de relación se estableció finalmente entre ellos, si de amistad  o algo más, ni de cuál de ellas estaba más prendado (dos días antes de su muerte Bécquer se encargó de quemar toda su correspondencia amorosa); lo que sí sabemos es que, al inicio, el poeta no quería ni hablar con ellas para no romper el hechizo, la imagen perfecta que él había creado en su imaginación... el ideal!

'Leyendas', de Gustavo Adolfo Bécquer

'El monte de las ánimas'


En "El monte de las ánimas" como os podéis imaginar, el mundo de los espíritus y los fantasmas se adueña de la obra. En el prólogo nos explica  que  recordó la leyenda en el mismo momento al oír la campanas que suenan en la noche de difuntos; ya nos va situando en un ambiente de cementerios y muerte.
Bécquer con sus leyendas logró llevar a la máxima expresión un género que estaba totalmente devaluado, la leyenda en prosa, y al mismo tiempo la llevó a su fin; después de las leyendas becquerianas las que se escribían parecían tan solo burdas imitaciones. Las de Bécquer son obras maestras en su género y, por lo tanto, una lectura muy recomendable, casi diría que imprescindible.

Volver a la Portada de Logo Paperblog