Revista Cultura y Ocio

Libros | Cuentos con frío

Por Aquavioleta @Aquarelas

Open publication - Free publishing - More arte
Quizás sea redundante hablar de frío en invierno pero qué mejor oportunidad para presentar los libros de cuentos “Relatos sobre el Ártico”, de Boris Gorbátov y “Cuentos reunidos”, de Kjell Askildsen. Dos autores nórdicos con miradas distintas sobre el frío polar. (*)
En literatura, poder transmitir una sensación a través de las palabras es una tarea difícil. Pocos autores lo han hecho con maestría. Jack London es uno de ellos. Al que tenga dudas le recomiendo leer el cuento “Encender una hoguera”, quien no se congele con esa historia, no lo hará con nada. Sin embargo, una sensación no es sólo una cuestión externa, como la temperatura o un aroma, sino también interna, como el odio o el miedo. Los libros “Relatos sobre el Ártico” y “Cuentos reunidos” son una muestra de estos dos puntos de vista; dos formas distintas de contar desde el frío.
En el primero, las historias nacen del frío Ártico, una sensación que aparece de inmediato, se trepa, y ya no se olvida más. A pesar de eso, la mirada de Boris Gorbátov (Ucrania, 1908 - 1954) es casi siempre positiva. Relata con optimismo y humor la experiencia de los primeros soviéticos que vivieron en la zona de Chukotka y alrededores. Sobre el coraje de hombres y mujeres -obreros, maestros, investigadores, médicos, profesionales y un sin fin de anónimos- que buscaron fortuna en el Ártico durante los años treinta, época en la que los soviéticos empezaban a interesarse por la tundra. Describe la rutina, como la del viejo Tereñ, que año tras año viaja en la peor epoca del año polar: en Julio, cuando “la gente no se mueve de su casa”; un mes sin caminos en el que, sin embargo, se presiente la apertura de las grandes rutas. “En todas partes hay agua”, relata. “Se pisa el musgo y rezuma. Se toca un terrón, y el terrón rezuma. Se apoya uno levemente con un pie sobre el hielo, y debajo del hielo fluye el agua sonora, primaveral. La tundra es como un pantano ininterrumpido. Solloza ruidosamente bajo la presión de las botas. Es blanda, dúctil y se halla cubierta por la hierba amarilla del año anterior y por el tierno musgo primaveral, semejante al plumón de las aves.” Pero eso al viejo Tereñ no lo detiene, porque si no va él “¿quién irá, entonces?”. Y así, también describe el uso de los radiotelégrafos, la magia del éter, para poder comunicarse y, por ejemplo, ayudar a dar a luz desde el continente a una mujer que vive en la lejana Isla del Pepino. Hablar de la amistad, del amor, la soledad, los celos, la frustración; lo bueno y lo malo de vivir aislados, bajo condiciones extremas, en el afán de expandir la civilización y el progreso soviético.
Gorbátov viajó por toda la ex Unión Soviética y llegó a conocer regiones tan bastas como la tundra de los chukchis, nombre con el que se conoce a los habitantes nativos de Chukotka, en el Círculo Polar Ártico. Sobre esos viajes basó las historias que componen “Relatos sobre el Ártico”. Dejó en sus textos mucha de sus experiencias. Cuántos de estos personajes existieron en realidad es un misterio, pues poco se sabe de Gorbatov fuera de Rusia. Lo que si se puede asegurar es que fue un periodista, corresponsal de guerra, aviador y viajero incansable que trasladó su experiencia a la literatura con un mensaje entusiasta.
El caso de Kjell Askildsen (Noruega, 1929), y sus “Cuentos reunidos”, es radicalmente distinto. El frío en sus relatos nace del interior de los personajes, de los que apenas pincela un par de rasgos, o de la sútil descripción de un gesto. Sólo le bastan unas cuantas palabras para lograr que la sangre se repliegue y la piel se erice, como en el cuento El rostro de mi hermana, donde a medida que transcurre el relato se va destilando una tensión sin contornos, algo oscuro y perturbador. “Me encendí un cigarrillo”, relata Otto, el protagonista. “Y tu dices que no estás solo, señaló ella, y luego añadió: Hermano mayor. La miré: tenía el rostro medio vuelto y los labios ligeramente abiertos; no había ni un sonido en la habitación, ni ninguno que entrara de afuera; el silencio duró mucho. Imáginate que..., dijo. ¿Qué?, pregunté. Nada, dijo ella. Sí, dije yo. Pero Otto, no sabes lo que... ¿Qué crees que estoy pensando? Estuve a punto de decirlo, en ese instante tenía dentro un coraje casi lo suficientemente grande. En lugar de eso, dije: ¿Cómo iba a saberlo? Ella cogió el vaso y me lo acercó. Está vacío, indicó. Dime cuándo quieres que pare, dije. No, dijo. Llené el vaso. Estamos bebiendo mucho para ser personas que no beben, comenté. Hay excepciones, dijo ella. Sí contesté, hay excepciones para casi todo...” Así, sin abundar en descripciones, ni en escenografías o sorpresas, Askildsen logra una escena doméstica aparentemente intrascendente donde nada es tan sencillo como parece. Su literatura se ha nutrido de la realidad noruega donde, cómo señala Fogwill en el impecable prólogo del libro: “todos piensan como noruegos”, y ser noruego es, entre otras cosas, “contar con un ingreso per cápita de sesenta mil dólares anuales e integrar una pirámide de distribución de la riqueza que ningún político latinoamericano se atrevería a prometer ni como proyecto a veinte años de plazo.” De esa forma, logra un retrato de la llamada “sociedad del bienestar” y al mismo tiempo cachetea la conciencia del lector.
Askildsen, hoy de ochenta y dos años, escritor, compilador, traductor, excéntrico, solitario y casi ciego, es un maestro en el arte del relato breve. No encontrarán en su narrativa ninguna floritura, al contrario, sólo habrá la cantidad precisa de palabras, ni más ni menos. Lo que ha valido para que algunos lo tilden de “minimalista”, aunque ésta es una de las cosas que más lo irritan porque, según dice, nunca escribe menos de lo que tiene que decir. Para él cada relato es una minúscula obra de arte. Y representan su mundo, uno repleto de ficciones verdaderas.
(*) Esta nota fue publicada originalmente en el cuarto número de la Revista Travel Magazine.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • 28 cuentos de amor.

    cuentos amor.

    (LaNiñaMariposa Agosto 2012... café con mensaje) *** Besar con los ojos cerrados***lenguas y nieve espesa iluminar mis pupilas con tu llegadaacariciarme los... Leer el resto

    Por  Laninamariposa
    DIARIO, TALENTOS
  • Cuentos pacientes en 400 Kilómetros

    Cuentos pacientes Kilómetros

    Hoy quiero compartir con todos vosotros una noticia que me hace muchísima ilusión. Como algunos ya sabéis, acabo de publicar mi primer libro, Cuentos... Leer el resto

    Por  Goizeder Lamariano Martín
    CULTURA Y OCIO, LIBROS
  • Los cuentos vuelven... ¡reconvertidos!

    cuentos vuelven... ¡reconvertidos!

    Los cuentos infantiles nos han acompañado durante toda nuestra infancia. Ellos son, en muchos casos, los culpables de que los niños se animen a leer, y en... Leer el resto

    Por  Poy
    CULTURA Y OCIO, LIBROS
  • Cuentos Pacientes

    Cuentos Pacientes

    No sabéis la ilusión que me hace escribir esta reseña. Hace más de una semana os comenté que acaba de empezar a leer 'Cuentos pacientes', el primer libro de... Leer el resto

    Por  María A. Ayuso
    CULTURA Y OCIO, LIBROS
  • Los doce cuentos de Gabriel.

    doce cuentos Gabriel.

    Libro: Doce cuentos peregrinos.Autor: Gabriel García Márquez"Era bella, elástica, con una piel tierna del color del pan y los ojos de almendras verdes, y tenía... Leer el resto

    Por  M.a. Brito
    LIBROS, LITERATURA, TALENTOS
  • Taller de cuentos

    Taller cuentos

    Este curso tengo la suerte de impartir un taller de cuento en la Universidad Complutense de Madrid. Invito a visitar el blog y a participar Este curso tengo la... Leer el resto

    Por  Santiagosevilla
    CULTURA Y OCIO, TALENTOS
  • Cuentos pacientes en Onda Madrid

    Cuentos pacientes Onda Madrid

    Hoy va a ser un día muy intenso. A las 18 horas me entrevistan en el programa de radio del Club de Lectura de Diario de Navarra en Onda Melodía, que podrá... Leer el resto

    Por  Goizeder Lamariano Martín
    CULTURA Y OCIO, LIBROS