Revista Baloncesto

Los Angeles Lakers, la reconstrucción que nunca empieza

Publicado el 08 enero 2014 por Shirlero @shirlero
Los Angeles Lakers, la reconstrucción que nunca empiezaLa temporada de Lakers está siendo mejor de lo que esperaba, ya se puede imaginar lo poco que esperaba de esta plantilla, y es que aun con la recuperación de Kobe y un Nash algo más saludable no creo que la plantilla hubiera tenido nivel para competir en unas semifinales del Oeste siquiera, si bien podría suponerse que igual en Febrero si hubieran visto posibilidades igual hubieran intentado moverse en el mercado de traspasos con vistas los playoffs pescando algo entre los que dieran la temporada por perdida en base a la cantidad de jugadores sin contrato para el año que viene en su plantilla.
Y es que la mejor y peor noticia para la plantilla de Lakers de cara a una próxima temporada es que solo tienen unos treinta y cinco millones de dólares en salarios asegurada, lo que en principio te deja margen para pujar entre los posibles jugadores libres este verano de 2014 con nombres en la palestra como los de Carmelo Anthony y Lebron James, siendo una franquicia con capacidad, se presupone, para permitirse impuesto de lujo suena bien tener todo ese margen, pero la mala noticia llega cuando ves en quien están repartidos esos treinta y cinco millones aproximadamente. 
Lakers renovó a Kobe por unos cincuenta millones en dos temporadas y Kobe se volvió a romper, aunque no es una lesión de larga duración hablamos de que se va a perder dos tercios de esta temporada y no saber cómo volverá esta vez que ya hablamos de un jugador a mitad de la treintena. Si me equivoco bien por Lakers y Kobe si no creo que va a ser víctimas de un jugador franquicia que aun no quiere dar un paso atrás y es que estas comprometiendo algo más de un tercio del salario permitido antes de impuesto de lujo en esta renovación y sabiendo que ahora mismo sería muy complicado ir a por el anillo si no van a por otro jugador determinante en la NBA en el que además tienes que poner vistas que pudiera ser el sucesor de Kobe como jugador franquicia y con todo eso además montar una plantilla competitiva. Se antoja un ejercicio para el que tendrán que llamar al ministro español Montoro para que les hagan las cuentas.
Aparte de lo de Kobe que se ha ganado su párrafo aparte esta lo de Steve Nash  que se iría a cerca de los diez millones a no ser que decida que él y sus dolores de espalda deciden dejarlo estar, que igual es lo que más convendría a Lakers porque un Nash así es un lujo que igual ni te conviene permitirte. Otros que seguirían el año que viene por ahora serian Nick Young que está en su mano prorrogar el contrato pero que igual lo deja pasar por ofertas mejores al poco más de un millón que cobraría, Robert Sacre que cobrara cerca de un millón por estar sentado y creo que el recientemente firmado Kendall Marshall tiene un contrato no garantizado para el año que viene por algo menos de un millón también y que de momento está siendo mi sorpresa agradable de la temporada, sorpresa por raro que es ver a alguien en Lakers que la pase.
Hora de hablar un poco del entrenador, para mi D’Antoni quemo el crédito ganado por los años en los Suns con su paso por Knicks pero con todo esto no puedo terminar de culparle del todo porque los Lakers no lo hagan mejor, puedo citar causas pero no puedo culparle porque en algún momento deje de pensar que fuera un buen entrenador y pedirle peras al olmo nunca ha funcionado. Suns con D’Antoni fue un equipo muy entretenido de ver que no gano nada y desde entonces parece que ha intentado repetir la fórmula sin impórtale que plantilla tenia e igual esa no es la manera, pero ahí sigue. El juego de Lakers este año es una fiesta y parece contagiosa a sus rivales que si entran en su extraño ritmo pueden terminar perdiendo si se descuidan, todos tiran y todos se la juegan aunque al menos parecen buenos chicos. Pero tanto jugador pendiente de nuevo contrato para el año que viene puede facilitar esas cosas, por eso me ha sorprendido la aparición de Marshall, un playmaker, un base que la pasa que andaba por las ligas de desarrollo y que han reclutado por las bajas en ese puesto y del que habría que estar pendiente, no como una estrella emergente como paso con Jeremy Lin, jugador demasiado magnificado en mi opinión, pero si como una buena opción de banquillo para más de un equipo aunque para el puesto de base se siga buscando al próximo Penny Hardaway.
Y por terminar y no por ello menos importante, de hecho en esta situación creo que podría ser el asunto más importante que tiene entre manos la franquicia, esta Pau Gasol. El pivot está en su último año de contrato con una ficha que se acerca a los veinte millones y es el comodín que se usa en todos los rumores de traspasos que rodean a Lakers desde que se veto su traspaso a tres bandas con Chris Paul. Y es que ese traspaso que hubiera terminado con Howard y Paul en Lakers hubiera sido la solución soñada por Lakers como relevo de Kobe, uno de los mejores bases de la liga junto al considerado mejor center son una buena base sobre la que construir cualquier equipo le preguntes a quien le preguntes pero no pudo ser y en los despachos deben seguir lamentándose aunque Howard decidiera irse a Houston después de un año en Los Ángeles. El porqué siempre aparece Gasol en las quinielas es sencillo, es lo más apetecible que pueden ofrecer y su salario, edad y porque no decirlo rendimiento en cualquier cosa que plantee D’Antoni invita a pensar que tiene que salir para dejar entrar. Y no digo que Pau no esté para otro gran contrato, no tan grande obviamente pero si lo suficiente como para no volver a Europa, pero no creo que entre en un equipo que necesita reconstruirse como lo necesita Lakers. Pero tiempo al tiempo y nadie puede decir si a final llegara a terminar la temporada con Lakers y le encuentren acomodo con una renovación a la baja, pero sinceramente si yo estuviera en las zapatillas de Pau iría a por el mejor postor, ya tiene dos anillos y con el déficit de centers de la NBA siempre acabaría encontrando un puesto de veterano en alguna plantilla candidata al título en un futuro, así que al final todo dependerá de las ganas que tenga de jugar al baloncesto pero dentro del esquema habitual de D’Antoni sigo sin encontrarle su mejor versión.
Y esto son los Lakers más o menos a día de hoy tras el fallido intento de traspaso de Gasol a Cleveland por Bynum y rondas del draft lo que al menos dejaba más o menos abierta posibilidad de dedicar el resto de temporada al tanking y esperar días mejores en el Staples, pero visto que no seguiremos teniendo titulares de la vida en Los Ángeles. 

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas