Revista Viajes

Los Jardines Imperiales de Tokio

Por Viajeros

Una de las áreas verdes más grandes de Tokio son los Jardines Imperiales. Entre la vasta extensión de rascacielos en que se ha convertido la capital nipona, resulta muy agradable poder dar un paseo por este gran y hermoso parque.

Jardines Imperiales de Tokio 460x345 Los Jardines Imperiales de Tokio

Los jardines se encuentran en el espacio que antes ocupaba el Castillo de Edo, residencia de los shogunes (los jefes de facto de Japón entre los siglos XVII y XIX). El castillo fue destruido en un incendio en 1873 y en su lugar se construyó el nuevo Palacio Imperial, que hoy sirve de residencia a la familia del emperador. Aunque el palacio sólo se puede visitar dos veces al año (en Año Nuevo y por el cumpleaños del emperador, el 23 de diciembre), los jardines están siempre abiertos al público.

Los Jardines Imperiales, como el plural indica, son en realidad un conjunto de zonas situadas en el recinto del antiguo castillo. Para visitarlos al completo hace falta medio día o incluso más, ya que abarcan un total de 21 hectáreas. El recinto está rodeado por un foso y se puede acceder por varios puntos, el más habitual de los cuales es el puente Nijûbashi, que conduce a la entrada principal, situado cerca de la Estación Central de Tokio.

Nijubashi Bridge at Imperial Gardens Tokyo 460x306 Los Jardines Imperiales de Tokio

En los terrenos de los jardines hay varios lugares que se pueden visitar. El principal es el Museo de la Colección Imperial, situado en los Jardines del Este: alberga exposiciones de los tesoros y obras de arte de la familia imperial, que se van renovando cada cierto tiempo, y la entrada es gratuita. También se pueden encontrar en los jardines una casa de té tradicional japonesa, el auditorio Tôkagakudô (Salón de Música de las Flores de Melocotón) y, en los límites del recinto, el estadio Nippon Budokan (del que hablamos hace poco).

Si quieres visitar todos los jardines y sus alrededores, esta puede convertirse en una excursión de día completo, pero merece mucho la pena.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog

Revista