Revista Coaching

Los pecados de los líderes

Por Jcvalda @grandespymes

soberbioPor Luz Fátima Álvarez Zuluaga.

Para que un líder caiga del pedestal en el que cree estar es necesario tan solo que sea evaluado por sus empleados y si cumple con algunas de las condiciones que menciono a continuación, estoy segura que quedaría algo consternado. Es mucho lo que se ha hablado de las cualidades de un buen líder, sin embargo, sus errores permanecen estigmatizados y no hay que olvidar que hablamos de seres humanos con cualidades especiales, pero finalmente humanos. Aquí se señalan algunos desaciertos de los líderes, tal vez encajen en alguno que conozcas:

No acercarse a las personas: bien es cierto que se debe guardar alguna distancia para que no se pierda la perspectiva pero esto no significa actuar como directivo todo el día, un verdadero líder debe sentirse entusiasmado por acercarse a las personas que le rodean sean estas, su equipo de trabajo, clientes, iguales y a tratarlos de una manera personal, mostrando interés por aquello que les acontece.

El señor ocupado: ser líder implica miles de actividades para desarrollar, no obstante, no hay que mostrarse todo el “tiempo sin tiempo”, no significa que se tenga que responder de forma inmediata a los más pequeños detalles, pero si alguien le hace un llamado debe estar dispuesto a atenderlo, escuchar y hablar destinando los minutos necesarios para quien lo requiera, además al delegar no puede ni debe desprenderse de las actividades o tareas reasignadas, debe crear canales para que las personas bajo su tutela puedan llegar a él buscando apoyo, orientación, solución a dudas o simplemente abriendo espacios de expresión.

Subestimar el desarrollo del talento: un líder se preocupa por el crecimiento de la organización al cumplir objetivos, sin embargo, a su cargo se encuentran completos equipos de trabajo en los cuales debe tener la disposición de descubrir los alcances y talentos que inclusive ellos mismos desconocen, debe tener el buen ojo para enfocar el aprendizaje, detectar falencias y orientar a las personas, ayudando a asumir riesgos, potenciando el cambio y logrando el éxito.

Evitar la retroalimentación: los líderes se olvidan de dar reconocimiento a quienes lo merecen, resultando tan negativo como el no mencionar a su grupo de trabajo aquello que se está haciendo mal sin ofrecer la oportunidad de enmendarlo. Si las cosas son positivas las personas deben saberlo para sentirse reconocidas y reconfortadas por el trabajo bien hecho, si el resultado es negativo se debe buscar la raíz y resolverlo de manera efectiva para la compañía y para las personas.

Desconocer las emociones: existen emociones en el ser humano que se manifiestan con gran fuerza, la pérdida, la separación, el fracaso y la desilusión. El verdadero líder debe reconocer que al trabajar con personas la propensión a que alguna de estas se manifieste es alta, debe entonces estar atento a las manifestaciones de las personas que están a su alrededor y brindar las herramientas necesarias para lograr estabilizar nuevamente a quien las demuestra. Se trata simplemente de mostrar interés.

No gestionar el conflicto: un buen líder debe desarrollar la capacidad de reconocerlo y afrontarlo, no hay que hacerse la vista gorda ante las situaciones difíciles y dejarlas pasar como si no significaran nada. El conflicto es un contaminante y como tal debe tratarse buscando una cura inmediata. El premio a esta labor, una atmósfera cálida, un equipo contento y fortalecido y la sensación de confianza para resolverlo todo.

No estimular el atrevimiento: hay que mostrar a los empleados que el “yo puedo” funciona estableciendo metas que sean alcanzables aunque no fáciles, estimulando el cambio y el desarrollo, la capacidad de enfrentarse a nuevos retos y pensar que se va a salir adelante con lo propuesto.

Evitar la motivación: pagar bien el trabajo desarrollado es un deber pero no sólo se debe alimentar el bolsillo, la persona como tal es importante, es decir, existen motivadores como el desarrollar talentos y habilidades, aprender algo nuevo, enfrentar el desafío, el verdadero líder identifica estas variables y las potencializa en sus colaboradores.

Creerse un sabelotodo: sin dar espacio de expresar sus apreciaciones a las personas con las cuales interactúa, de formular ideas o soluciones, creyendo falsamente que la última palabra le pertenece. Creer que todo lo sabe puede cerrar la oportunidad de asombrarse cada día sobre lo nuevo que se puede descubrir.

La soberbia: este es tal vez el pecado más grande de los líderes. Es importante reconocer tanto aciertos como errores y asumirlos con humildad, ver las capacidades que también pueden tener otros, la sencillez y la empatía no van en contravía con las personas.

Si eres un líder y has cometido alguno de estos pecados, tienes la obligación de enmendar tu error o… caerás y podrías quedar solo. ¡Recuerda! estás arriba también porque las personas creen en ti.

¿Quieres formarte en liderazgo?, en el MÁSTER EN GESTIÓN Y DIRECCIÓN DE RECURSOS HUMANOS puedes encontrar el camino. – EUDE – Escuela Europea de Dirección y Empresa.

Por Luz Fátima Álvarez Zuluaga.

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en:


suscribete

Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente.

Ten la precaución de escribir bien tu dirección y luego debes confirmar la suscripción aceptando un mail que recibirás en tu casilla desde Feedburner. Sólo entonces estarás realmente suscripto !!

Muchas gracias por acompañarnos.

Puedes encontrar MUCHO más material relacionado a este tema que te interesa en nuestro Blog Grandes Pymes

http://jcvalda.wordpress.com


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • Formar no es transformar

    Formar transformar

    Si buscamos en el diccionario la definición de formar nos encontraremos con las siguientes acepciones: - Dar forma a algo. - Juntar y congregar personas o cosas... Leer el resto

    Por  Eandres
    EMPRESA, RECURSOS HUMANOS
  • Amar no es sufrir, es soñar juntos…

    Amar sufrir, soñar juntos…

    Seguramente hay personas que no les queda más remedio que soñar! Porque soñar nos aleja de la realidad a veces triste o dolorosa, a veces irremediable y cruel! Leer el resto

    Por  Mbbp
    COACHING, LITERATURA, SALUD Y BIENESTAR, TALENTOS
  • Managers vs Líderes

    Es muy cierto cuando se dice que muchos líderes en el ámbito empresarial no son managers y sus capacidades de gestión resultan ser muy limitadas. Leer el resto

    Por  Mario Campoy Siller
    EMPRESA
  • Tropezar no es malo…

    Tropezar malo…

    Nueva propuesta de nuestra coaching de cabecera, la última antes de las vacaciones, porque sí, nos vamos de vacaciones, es justo y necesario… pero eso ya os lo... Leer el resto

    Por  Rutroncal
    COACHING, PSICOLOGÍA, RECURSOS HUMANOS
  • Pensar no es gratis

    Pensar gratis

    Pensar no es gratis El libro que os presento esta semana, rompe la creencia popular que nos intenta hacer creer que "Pensar es gratis" ¿es... Leer el resto

    Por  Conmigoaprendi
    COACHING, PSICOLOGÍA, SALUD Y BIENESTAR
  • No Necesitamos Líderes

    Necesitamos Líderes

    Que la literatura tradicional sobre management lleve vertidos varios ríos enteros de tinta sobre los tipos, características, cualidades, competencias, ventajas ... Leer el resto

    Por  Jmbolivar
    EMPRESA
  • Líderes, jefes y jefecillos

    Líderes, jefes jefecillos

    Me contaban el otro día el caso de un directivo intermedio al que su empresa había enviado a una prestigiosa escuela de negocios extranjera a hacer un curso de... Leer el resto

    Por  Sedona
    COACHING, PSICOLOGÍA, SALUD Y BIENESTAR

Revistas