Revista Cultura y Ocio

Los peores: Franco Bonisolli

Publicado el 30 julio 2010 por Gino
Los peores: Franco Bonisolli
En sus comienzos Bonisolli poseía una prometedora voz de contraltino, extensa y fácil en el agudo pero además relativamente robusta. Con seguridad no se trataba de un instrumento tan privilegiado como los de Pavarotti y Aragall, pero sí de potencial similar. Comenzaba su carrera en los años sesenta cantando óperas poco representadas y ante él se abría el repertorio de tenor lírico; en particular el protorromántico, que en esos años estaba en plena explosión de popularidad. En la siguiente década empieza a aparecer en escenarios importantes y a grabar discos, pero para entonces el tenor, que nunca había sido un modelo de finura, ya había decidido ir a contracorriente de los tiempos y adherirse a los modos más rancios de los cincuenta. Todo empezó al derivar la idolatría que profesaba por Franco Corelli en una imposible imitación. El registro medio, que al natural era delgado y claro, empezó a estirarse y abombarse como el caucho y a tomar un color mate, vulgar y engolado. Producto de todos los trucos que debió aplicar para este fin, la columna de aire perdió regularidad, el registro de pasaje se opacó y las medias voces se contaminaron de inflexiones guturales y falsetísticas. Restó, como uno de los pilares de su carrera hasta el final, un registro agudo nunca squillante ni canónico, pero que el cantante disparaba hacia las galerías con sincera vocación de demagogo. Con estas premisas asaltó el repertorio spinto y verista. El proyecto de tenor heroico di grazia quedó por tanto en el limbo y los modos más dudosos de Corelli (incluyendo el abuso del portamento) pero también los del di Stefano maduro se prolongaban de forma anacrónica.
Aun con estas taras los medios de Bonisolli le podrían haber permitido hacer una carrera brillante, pero existían otros aspectos en su "arte" que lo han convertido en poco más que una curiosidad. Su preparación musical era insuficiente, pero además carecía del instintivo buen gusto de un Pavarotti. Su incultura como fraseador llegaba a ser desesperante: el slancio degeneraba en declamación plebeya; el patetismo en lloriqueos; lo amoroso en él se manifestaba desde la entrepierna. La altisonancia connatural de Corelli, ajena a sus medios líricos, era su único guión. Con estos mimbres, hablar de la intención de crear personajes con su canto es hasta ocioso. Si por lo menos puede decirse que en conjunto poseyó una personalidad reconocible, algo que hoy puede parecernos valioso, ésta llegó a deformarse hasta el esperpento. El hombre parecía incapaz de reconocer sus carencias y desarrolló una especie de paranoia según la cual Domingo sería el conspirador en la sombra que boicoteaba su carrera. Mientras tanto los teatros se hartaron de su poca fiabilidad y en el ambiente se le empezó a conocer como il Pazzo por sus numeritos en escena. Su trayectoria pudo haber cambiado con la invitación de Karajan para cantar en Salzburgo, pero él dio una de sus habituales espantadas.
Bonisolli es hoy un cantante cuyos testimonios en disco producen una breve fiebre transitoria a la que sigue el arrepentimiento: como una especia de pornografía musical. Hay, sin duda, momentos que suscitan entusiasmo, algunos incluso de buena ley, pero el aficionado con criterio pronto se alejará espantado de sus grabaciones. Las únicas excepciones las encontramos en dos discos de arias y dúos (con Freni) donde junto a los síntomas de su extravío aparecen espejismos del tenor que nunca llegó a ser. Tuvo el privilegio de registrar (Manrico y Alfredo incluso por duplicado) los tres grandes papeles de la Trilogía Romántica. Estas grabaciones, más que ninguna otra, testimonian su fracaso como cantante: ni siquiera Karajan pudo encauzar del todo sus posibilidades para hacer un Manrico creíble. Barra libre de opiniones, m?sica y lo que se me ocurra, que para eso es mi blog.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

LOS COMENTARIOS (2)

Por  Madmax
publicado el 09 septiembre a las 12:08
Denunciar

"creo que lo critican mas por su forma de ser que en lo que realidad representaba su canto, arte y expresividad" Al menos tómese la molestia de leer el artículo antes de criticarlo.

Por  el viejo!!
publicado el 07 septiembre a las 00:02
Denunciar

sobre lo que escribieron de Bonisolli, deben estar locos o sordos!! deberian dedicarse a otro tipo de critica!! de chismes de television o politicaa!! una tesitura como la de Bonisolli no se da en macetas, el practicamente tenia las dos tesituras: baritono, tenor!! bueno... si esque pueden entender eso, creo que lo critican mas por su forma de ser que en lo que realidad representaba su canto, arte y expresividad, no podemos decir que Luciano Pavarotti era malo en su canto porque era un mujeriego o que Di Stefano era mal cantante porque era borracho y nunca fue a la escuela. Gracias.