Revista Libros

Los que caímos

Por Clochard
Los que caímos Hacía tiempo
que no veía uno,
o que no reparaba en ellos:
un pellejo amoratado y sanguinolento
reventado de suelo.
Con el pico abierto en grito mudo
eterno.
Y lo que pretendían ser las alas
como sarcástico recordatorio de derrota.
Recuerdo la aprensión y tristeza
que me producía verlos de niño.
Ahora lo contemplo
con la comprensión hiriente
del que reconoce a un semejante.
Sí amigo, yo también lo he intentado
y también he acabado en el mismo sitio
y mi corazón se parece demasiado al aspecto
que ahora tienes.
Le digo
y me marcho escuchando con desprecio
la música de la vida, arriba, en el nido.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas