Revista Opinión

Los radares de Tráfico fallan, y el que diga lo contrario miente

Publicado el 02 septiembre 2015 por Elblogderamon @ramoncerda

Que los radares de Tráfico fallan es evidente, ¿por qué no tendrían que hacerlo? Que alguien me dé un solo motivo fiable de su cacareada infalibilidad. Son máquinas teóricamente sensibles, están al aire libre en verano y en invierno, soportan cambios de temperatura diarios, soportan lluvias, nieve; las carcasas son metálicas y sin apenas ventilación, con lo cual es probable que en su interior se alcancen temperaturas de más de sesenta grados durante horas… ¿Cómo no van a fallar? Lo raro sería que no lo hicieran.

Las ITV de los radares de Tráfico

No digo que no pasen controles, pero esos controles son anuales o de cada x meses, no son controles diarios. Yo paso la ITV de mi coche todos los años y eso no garantiza que llegue en buen estado a la siguiente sin haber pasado antes por el taller. La ITV o en este caso, el control metrológico del radar, podrá garantizar el estado del aparato en ese momento, pero no el del día siguiente.

#los radares de tráfico fallan

Es evidente que los radares de Tráfico fallan, son máquinas sensibles expuestas a situaciones adversas.

Un lector habitual de este blog me hablaba hace un tiempo de este asunto, concretamente de un radar de su ruta, uno de esos que los habituales tenemos controlados porque pasamos cada día por delante, y que, después de cientos de veces de haber circulado por allí, acabó fotografiándolo. Él está seguro de que no había sobrepasado la velocidad, y también de que el flash saltó en un momento que no debía de haberlo hecho. ¿Fallo del radar? ¿Se puede demostrar? De momento ha presentado alegaciones (que van a servir de muy poco). Lo que le he recomendado si la cosa sigue adelante y tiene que acabar en Tribunales, es que presente como prueba precisamente la foto de la multa, porque si el flash se disparó antes de tiempo, eso evidenciará que la fotografía será distinta a la de las multas habituales de la zona. Puede que lo interesante sea pedir que Tráfico presente fotografías de sancionados anteriores en ese punto.

En cualquier caso, estamos vendidos con este gente y con estos sistemas porque todo juega en nuestra contra a la hora de demostrar quién tiene la razón.

Extracto del recurso:

El punto donde se ubica ese radar es parte de mi recorrido habitual al menos dos veces al día, a media tarde y a media noche; a veces, incluso más. Eso hace un total de 720 veces mínimo al año, año tras año y siempre sin una sola multa. Ese radar es más que conocido para los que somos habituales de esta vía, por lo que incluso en el caso de que se circulara a más velocidad, la velocidad se reduce instintivamente como acto reflejo al aproximarse a él. Además y como cualquier otro conductor, compruebo la velocidad en el cuentakilómetros varias veces, para estar seguro de no superar el máximo permitido.

Si además circula un vehículo delante del mío como ocurría aquella noche, bajo aún más la velocidad, porque dada la fiabilidad de las máquinas no quiero exponerme a que se le mida la velocidad al que circula delante, la supere y la foto me la hagan a mí por tener la mala suerte de pasar delante del objetivo justo cuando va a disparar. En consecuencia y con la máxima precisión visual que permite el cuentakilómetros de mi vehículo, mi velocidad al paso del radar aquella noche oscilaba entre los 52 y 54 km/h.

En efecto, el coche que circulaba delante del mío se iba alejando progresivamente y tampoco estimo que su velocidad superase el máximo permitido;  de hecho, no se disparó ningún flash a su paso. Por tanto, si yo circulaba incluso más despacio veo difícil que pudiera dispararse el radar a mi paso como ocurrió.

Por supuesto que no dudo de que los radares pasen los controles metrológicos oportunos y reglamentarios, como debe ser, pero las máquinas siempre están sujetas a errores. Mi vehículo también pasa controles metrológicos exhaustivos, tanto los obligatorios por parte de las estaciones de I.T.V. como los necesarios a título particular en el taller del concesionario debido a revisiones ordinarias o averías. Pero es que a mayor abundamiento, si mi vehículo tuviera un error en el cuentakilómetros, cosa que dudo por lo anterior, me estaría llegando ahora un aluvión de multas ya que como indico más arriba, paso todos los días dos veces al día por ese punto, y hasta la fecha de hoy, repito, sin una sola multa.

Pero hay algo más: como he podido comprobar otras muchas veces, el flash de la cámara que hace la foto solo se dispara al llegar a la curva que hay a continuación del radar, que es el motivo principal de que se situara ahí en su día, por la gran cantidad de accidentes que se daban en dicha curva por salida de la vía. De hecho, tan solo dos días después pude comprobar cómo saltaba el flash debido al vehículo que circulaba delante del mío, que en ese caso sí se veía claramente que circulaba a velocidad excesiva, y lo hizo cuando el vehículo llegó a la mencionada curva, nunca antes.

Ramón Cerdá

Los radares de Tráfico fallan, y el que diga lo contrario miente was last modified: agosto 25th, 2015 by Ramón Cerdá

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossiers Paperblog

Revistas