Revista Cultura y Ocio

Luces de navidad

Por Jrdecea

LUCES DE NAVIDAD
Buenas noches, amigos. Ya caminando por diciembre, a toda velocidad, y divisando el final de estas vías que nos han conducido por este apasionante 2018. Sí, creo que ha sido un buen año, al menos así lo he sentido yo…pero ya habrá tiempo de hablar de él cuando estemos a las puertas del que ya llega empujando.Como digo, ya empezado este diciembre con ritmo, con ganas de llegar a mi tiempo favorito del año. Los antiguos del blog lo sabéis de sobra pues siempre me gusta mencionarlo. Sí, con ganas de abrazar la Navidad. Ya sé que deberíamos hacer del resto del año Navidad…pero la realidad es que nos olvidamos y yo tampoco soy distinto. Solo vivimos el ambiente de la Navidad en este mes de diciembre y, quizá, en el de enero. Pero bueno, somos así aunque no debiéramos. Y como somos así, disfrutemos y hagamos disfrutar a nuestro entorno de este tiempo para las ilusiones, las buenas maneras, los buenos rollos, en fin, para la concordia y el disfrutar de los demás; de esos que nos caen mal o no tan bien como debieran; de los que no soportamos y en estos días tenemos que verles; especialmente a estos son a los que debemos hacerles la vida agradable y demostrarles que, aunque solo sea en Navidad, son algo importante o, al menos, significativo para nosotros. Quizá así los descubramos. Quizá así obre el milagro de la Navidad y descubramos gente que merece la pena. Probadlo, amigos. Y os invito a que en los comentarios de esta entrada, cuando sea, compartáis con nosotros si realmente el milagro de la Navidad se acercó a vuestro entorno.LUCES DE NAVIDADEl tiempo de Navidad es una mezcla de todo. En ella tienen cabida, principalmente, los que la sienten como lo que su nombre indica; pero también están, por supuesto, todos aquellos que disfrutan con esa atmósfera que se crea y conforma un tiempo especial del año; también los que tradicionalmente quieren reunirse con sus seres queridos que, el resto del año, se encuentran fuera por motivos de trabajo o porque la vida les ha apartado de sus orígenes y vuelven a ellos en Navidad. Eso tiene la Navidad que tiene un calor que a todos acoge y, por eso, me gusta tanto este tiempo. Y de ilusiones, magia, milagros y, sobre todo, Navidad, va la entrada de hoy. Ya este cuento es conocido por todos los que lleváis enganchados a este blog unos años pero…es que me resisto a que llegue Navidad y no os lo traiga de nuevo…aunque ya lo conozcáis. Así tengo la posibilidad de hablaros de este entrañable tiempo. Sí, “Luces de Navidad”, es un cuento exclusivamente de Navidad. Es una historia en la que he querido meter todos los personajes que, de una u otra manera, están presentes en nuestras Navidades. En esta historia se ven reflejados todos nuestros, “yo pequeño”, y todas las ilusiones que cada uno de nosotros queremos seguir manteniendo en nuestro entorno más cercano, el de la familia. Eso pretende ser “Luces de Navidad” y aquí os dejo la sinopsis:
Si hay una época adecuada para que nuestros deseos se cumplan, esa es, sin duda alguna, la de Navidad.Esta historia es un canto a la Navidad que llevábamos dentro cuando éramos niños; a la Navidad que llevamos dentro ahora que no lo somos tanto. A esa Navidad en la que Los Reyes Magos, Papá Noel y el Árbol de Navidad, con su adornada majestuosa presencia, tienen un significado verdadero.En este cuento de Navidad, Lucas, busca desesperadamente quien le pueda adornar su querido abeto que, aquellas Navidades, debía de permanecer solo en el valle.“Luces de Navidad”, cuento de gran ternura, ilusión, sencillez y sobre todo de Navidad, nos la acerca a aquellos a los que la Luz de la Navidad nunca se atenúa en nuestro interior.


LUCES DE NAVIDADYa conocéis a mi compañera en este proyecto pues, también lo sabéis, estuve firmando mi primer álbum ilustrado, “La nota que faltaba”, en su librería durante la Feria del Libro de Zaragoza de este 2018. Ella es, Beatriz Barbero-Gil, ilustradora salmantina afincada en Zaragoza, como os digo.(http://mipezrojo.blogspot.com.es/  https://www.facebook.com/profile.php?id=100005529825194&fref=ts   https://www.facebook.com/profile.php?id=868896756572184&ref=br_rstodos los derechos reservados).LUCES DE NAVIDADNuestro proyecto de álbum está circulando por muchas editoriales que creemos son sensibles al tema de la Navidad que, si bien es cierto que tiene que ver con una conmemoración religiosa muy importante para los que somos católicos, no es menos cierto su aspecto relacionado con la leyenda, la magia y la ilusión que nos trae cada año la imagen acogedora de Papá Noel. Creemos que nos está costando mucho trabajo encontrar una editorial que quiera apostar por nosotros en este tiempo en el que se le da la espalda y no se mira con buenos ojos todo lo que tiene que ver con este tipo de sentimientos religiosos que, por otra parte, se quiera o no, están muy arraigados en la sociedad, al menos en la española (vosotros me diréis si en vuestros respectivos países sucede lo mismo). Mi compañera Beatriz y yo hemos querido apostar por “Luces de Navidad” porque creemos que es una historia que llega al corazón y que cuando te dejas envolver por sus letras y sus imágenes te sientes que vuelves a tus ilusiones de otros años que ahora puedes compartir con los pequeños de la casa y disfrutarlo junto a ellos. Eso pretende nuestro álbum, “Luces de Navidad”.Pues nada más, mis queridos seguidores y amigos, y hoy más que nunca os deseo que sigáis soñando y tratando de ser felices y qué paséis una muy feliz Navidad.Un cariñoso abrazo.José Ramón.

Ya llegaba la Navidad a aquellos parajes de ensueño −por lo menos es lo que nos parecería a cualquiera de nosotros−, y la nieve empezaba a blanquear las altivas y elegantes montañas que contribuían a crear ese ambiente sereno que envolvía al valle en un abrazo singular, en esa mañana en la que Lucas estaba un poco disgustado con su padre.Papá, por favor, deja que sean éstas las últimas Navidades que pasemos aquí suplicaba Lucas desesperadamente.Ya te he dicho que está previsto que este año nieve más de lo normal y que, si permanecemos aquí, seguramente quedaremos aislados todo el invierno. Ya sabes que no queda nadie en el valle. Todos se han ido trasladando a la ciudad pues ya no queda trabajo por estos lugares… intentaba razonar con el pequeño Lucas que, a pesar de su corta edad, ocho años, comprendía perfectamente lo que su padre le decía, aunque se resistía a aceptarlo.Todos los años tenían la misma conversación, pero con final distinto. Éste parecía el definitivo pues las previsiones meteorológicas se presentaban decisivas a la hora de que su padre no retrasase más la partida.En la ciudad no podría adornar su querido abeto de tres años que, en el jardín de la casa, ya se erguía majestuoso, creciendo y creciendo, día tras día, con vocación de llegar a ser el más alto y elegante de todos los que allí se alzaban recios y desafiantes a los vientos, las lluvias y las ya próximas frías y blancas nieves. Con este pensamiento, Lucas, se entristecía. La Navidad sin su abeto…….. no sería la misma.……………………………………………………………….

LUCES DE NAVIDAD

Venga, Lucas, ayuda a mamá y a tu hermana a meter las cosas en el coche, que se nos hace tarde urgió su padre con impaciencia.No sé cómo lo voy a hacer, pero ……………………….. se prometió Lucas mientras corría al trastero en busca de la caja que contenía ………………………….Ya en la ciudad, no dejó pasar ni un día; mejor dicho, no dejó pasar ni una noche sin pedir a Dios que enviase a “alguien” –unos angelitos estarían bien, pensó− para que …………………………………………………………………………..Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente eran fijos en sus peticiones diarias: “esos sí me harán caso, decía. Siempre me han traído lo que les he pedido…”, decía totalmente seguro y con confianza. “Les escribiré una carta y les pediré que hagan un alto junto al abeto y ……………………………………………………………………..Llegó el día 24 de diciembre.El valle lucía completamente nevado como predijo el padre de Lucas. La circulación en vehículos no era posible, por lo que era una realidad que la casa de Lucas quedó totalmente aislada. Eso no significaba que no tuviese vida a su alrededor…El Sol se dejaba caer sobre el valle y, apoyándose en la fría nieve, se reflejaba con fuerza intentando calentar todo aquél que lo buscase en aquellas gélidas jornadas. La nieve blanca, suave y fría, muy fría, acogía por aquí y allá alguna que otra huella de algún animal vagabundeando en busca de algo que llevarse al estómago, empresa difícil debido al grosor de la nieve caída los últimos días. El ambiente era cálido, a pesar del frío; se oía el silencio y el rumor del viento paseándose por el manto blanco y acariciando las hojas no caducas de los recios abetos. También se divisaban huellas de cazadores que se aventuraban por aquellos rincones en el frío invierno de aquél veinticuatro de diciembre, en busca de algo que aportar a la cena familiar que ya en todos los hogares se empezaba a preparar…menos en las casas del valle que se habían quedado sin el calor familiar de sus habitantes.
LUCES DE NAVIDAD
Era ya media tarde cuando…¿qué bullicio es aquél que está rompiendo la paz del valle? ¿qué está pasando en el tejado de la casa de Lucas? ¿Y esos trinos y píos, píos de pájaros? Un montón de pájaros se apelotonaban, haciéndose hueco con el ansioso batir de sus pequeñas alas, para introducirse, los primeros, por la chimenea de la casa……………………………………………………………¿Pero quiénes se acercan por allá a lo lejos? Estaba ya anocheciendo y era difícil ver de quién se trataba. ¡Ya los veo! ¡Qué bonitos ……………………….!……………………………………………………………………………………El silencio volvió al valle aunque, para ser más exactos, se dejó acompañar por los acordes de una conocida canción de Navidad que a lo lejos se dejaban sentir.Estaba ya entrada la noche y desde las cumbres majestuosas que circundaban el valle se podía ver ……………………………………………………………….

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :