Revista Cine

Macabre: La delirante ópera prima de Lamberto Bava.

Publicado el 07 enero 2010 por Fantomas
Macabre: La delirante ópera prima de Lamberto Bava.“Macabre” (1980), es una cinta de terror del director Lamberto Bava, la cual está protagonizada por Bernice Stegers y Stanko Molnar.
Jane Baxter (Bernice Stegers) una mujer casada y con dos hijos, se ve envuelta en un terrible accidente automovilístico en el que su amante Fred, muere decapitado. Después de cinco años pasados en un manicomio, decide volver a vivir en el lugar donde transcurrieron sus días más felices junto a Fred, el cual está habitado por un hombre ciego llamado Robert (Stanko Molnar), quien está secretamente enamorado de la mujer, la cual comenzará a comportarse cada vez de manera más extraña.
Macabre: La delirante ópera prima de Lamberto Bava.Lamberto Bava, hijo del director italiano Mario Bava, trabajó varios años como asistente personal, guionista, y asistente de director junto a realizadores como Dario Argento, Ruggero Deodato, y su padre, antes de ocupar el puesto de director en un proyecto iniciado por el también director, Pupi Avati. Cierto día, Avati contactó a Bava para preguntarle si le interesaba rodar una película con él. Aunque Bava pensó que terminaría asumiendo labores de ayudante, pronto se enteró que le estaban ofreciendo su primera asignación como director. Fue así como junto a Avati, Lamberto comenzó a escribir un guión inspirado supuestamente en un hecho real, del cual se había enterado a través de un periódico y que había sucedido en Nueva Orleans durante la década de los setenta. Una vez terminado dicho guión, el cual llevaría por título “Macabre”, Bava se lo presentaría a los ejecutivos de la A.M.A. Film, quienes terminarían financiando el proyecto. Su padre, uno de los grandes maestros del cine de terror italiano, no quiso involucrarse demasiado en el proyecto, por lo que solo le dio una lectura preliminar al guión definitivo, el cual según a declarado Lamberto; “le gustó de verdad”.
Pese a que desde el inicio de la cinta Bava se encarga de comunicarnos que la historia está basada en hechos reales, con el fin de crear un efecto dramático más potente, a medida que transcurre el film es evidente que la mayoría de la historia es un trabajo de ficción. Más allá de cuanto de la historia es verdad y cuanto es fabricado, “Macabre” presenta un guión arriesgado que trata un buen número de temas tabú, siendo el principal de ellos la necrofilia. De hecho, cualquier cinta que aspire no solo a discutir un tema tan oscuro como este de manera abierta, sino que además a transformarlo en el núcleo de la historia, probablemente terminará siendo destrozada por la crítica, relegándola al más completo olvido del que solo podrá ser salvada por el morbo del espectador. A diferencia de otras películas que tocan el tema del amor por los muertos de manera más profunda y dramática, la cinta de Bava aborda el tema bajo el prisma del horror, donde la necrofilia es vista como un acto aterrorizante, sin que necesariamente sea señalada como un acto condenable.

Macabre: La delirante ópera prima de Lamberto Bava.El guión además explora otras aristas psicológicas que resultan interesantes. En gran medida, la película trata el tema de la represión sexual y el miedo que provoca el sexo cuando este es visto como un acto condenable por el resto de la sociedad. Sin embargo, no se trata de una descripción liberal del sexo, sino de una descripción más bien conservadora, lo que ayuda a que la revelación final sea más potente y sorprendente. En esta ocasión, la constante negación del deseo sexual terminará manifestándose en un estallido de violencia por parte de los protagonistas de la historia. Bava se apoya bastante en el miedo psicológico durante gran parte de la cinta, lo que ha ratos reciente el ritmo narrativo de esta debido a que pierde tiempo con escenas excesivamente largas que solo cumplen la función de retratar algunas de las actividades diarias de los protagonistas. Sin embargo, si se tiene la paciencia suficiente, el espectador quedará gratamente sorprendido por la inteligencia de un film sin mayores pretensiones.
Cada uno de los personajes de la cinta es mentalmente inestable; la desesperación y la obsesión de Jane por mantener su sórdido affair (incluso después de la muerte), no solo destruye su vida sino que también la vida de sus seres más queridos. El dolor que le causó la muerte de Fred dio paso a un deseo insaciable de recrear los momentos de pasión que alguna vez compartió con su amado en su secreto lugar de encuentro. Mientras que Jane intenta mantener ocultos sus más oscuros deseos, a Robert se le dificulta cada vez más ocultar su atracción por Jane. Él es un hombre reservado e inocente, cuya ceguera le ha permitido agudizar el resto de sus sentidos, en especial el de la audición. Noche tras noche inevitablemente escucha los sonidos emitidos desde la habitación de Jane, lo que lentamente va alimentado sus más locos sueños. La idea de que él pueda escuchar como Jane tiene sexo pero a su vez no pueda verla, sirve como metáfora de sus sentimientos de culpa, los que lo ha llevado a reprimir sus deseos durante años. Además, esta la hija de Jane, Lucy (Veronica Zinny), quien en un ataque de celos asesina a su pequeño hermano al inicio del film, convirtiéndose con creces en el personaje más siniestro de la historia.

Macabre: La delirante ópera prima de Lamberto Bava. Las actuaciones en general si bien no son perfectas, a lo menos resultan creíbles. Stanko Molnar logra que el espectador sienta cierta simpatía por su personaje, el cual lentamente se verá acorralado por una mujer con severos problemas psicológicos, y su hija quien no se encuentra mucho mejor en ese aspecto. Por otro lado, si bien la banda sonora de Ubaldo Continiello se acerca más a la de una película romántica, termina incrementando la sórdida atmósfera que rodea a la historia. Sin duda uno de los puntos altos de la cinta es el trabajo de fotografía de Franco Delli Colli, el cual complementa de manera perfecta el look gótico que le otorga Katia Dottori a cada uno de los rincones de la casa donde transcurre el relato. Cabe mencionar que “Macabre” presenta más de un paralelo con la cinta, “Whatever Happened to Baby Jane?” (1962), resaltándose el hecho de que ambas producciones presentan a un personaje vulnerable con algún tipo de discapacidad (en este caso sería la ceguera de Robert), el cual intenta ayudar a una mujer cada vez más descontrolada que puede tornarse peligrosa.
“Macabre” dista de ser una película perfecta o un clásico del género. Como mencioné anteriormente, el ritmo narrativo de la cinta se resiente a ratos por la inclusión de escenas excesivamente largas o que sencillamente no aportan demasiado a la historia, y el final ha sido criticado por muchos espectadores debido a que tira por la borda la seriedad que Bava intentó imprimirle al film (aunque de todas formas debo reconocer que la escena final no me la esperaba). Pese a esto, esta película resulta ser una obra interesante que presenta algunos toques de suspenso hitchcokiano, la inclusión de fundamentos psicológicos, algunas dosis de gore, un clímax cargado al grand guinol, y una atmósfera gótica destacable. La historia es sin duda retorcida, gracias a lo cual la cinta sigue siendo recordada por los fanáticos del cine de culto. Todas las virtudes antes mencionadas convierten a “Macabre” en una más que digna ópera prima, que de haber sido manejada de mejor manera, podría haberse convertido en un pequeño clásico del género.


por Fantomas.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas