Revista Cultura y Ocio

Macedonio Fernández - Ricardo Piglia

Publicado el 19 abril 2010 por Susanabb

Macedonio Fernández - Ricardo PigliaMacedonio Fernández (Buenos Aires, 1 de junio de 1874 - 10 de febrero de 1952).
 MACEDONIO FERNÁNDEZ (1995) es el título de un documental dirigido por Andrés di Tella y producido por la Secretaría de Cultura de la Nación.Ricardo Piglia,  como guionista y actor, nos guía por el Buenos Aires de Macedonio Fernández. El resultado es una inolvidable investigación sobre la topografía urbana y el recuerdo, dos de las materias con que se nutre la literatura.
Piglia convierte la gestación de su novela LA CIUDAD AUSENTE (1992) y el proceso creativo de la ópera en dos actos de Gerardo Gandini (basada en la novela), en una película sobre su visión personal de Macedonio Fernández.
Incluye testimonios de Adolfo de Obieta, Roberto Jacoby, Ricardo Zelarrayán, Gerardo Gandini, Carlos Boccardo, Germán García.
Duración apróximada de 45 minutos.
Link: Macedonio Fernández
LA ISLA apareció originalmente en la revista El Péndulo, Buenos Aires, 1991, bajo el título de "La Isla de Finnegans", y después como parte del libro La ciudad ausente , © 1992 Editorial Sudamericana
Macedonio Fernández - Ricardo Piglia
LA CIUDAD AUSENTE
Ricardo Piglia


Anagrama. Barcelona, 2003.
 168 páginas
Joaquín MARCO escribió para  El Cultural 29/05/2003Hace años, en Barcelona, tuve la oportunidad de cenar con Borges y Onetti. Se habló de novela, de literatura. En aquella cena no podía estar, lógicamente, Macedonio Fernández. En cambio, los tres, más Roberto Arlt y Kafka, Orwell y un largo etcétera conforman los puntos cardinales sobre los que se orienta La ciudad ausente, cuya primera edición argentina es de 1992. Pese al retraso con el que ha llegado a nuestras librerías, constituye un acontecimiento porque dicha novela se ha convertido en un hito en la narrativa hispanoamericana contemporánea. Es un libro complejo, múltiple, circular, a caballo entre el ensayo, el pensamiento y la acción, una narración intelectualizada, destacable por sus diálogos, por su elaboración lingüística, forjada sobre un hilo popular: el periodista, casi detective, Junior, que escribe en “El Mundo”, de Buenos Aires. Nos lo contará Renzi, habitual personaje de las novelas de Piglia. Pero las voces narradoras son múltiples. Cada personaje aparece en función de otros y cada uno posee su historia en una construcción al modo de las muñecas rusas, en cuyo final se encuentra una clave política: el peronismo y la perduración mítica de Evita.El lector navegará entre historias oscuras, conocerá personajes extraídos del museo surrealista, junto a Macedonio Fernández, convertido en ente de ficción e, incluso, Leopoldo Lugones y su hijo, policía y torturador. En este periplo, un descenso a los infiernos, el protagonista pasará por la Pampa, donde descubrirá al gaucho anarquista que le contará la historia de los 750 pozos llenos de cadáveres: “el mapa del infierno” (pág. 37). Durante esta búsqueda de lo desconocido llegará al Museo, donde se encuentra la Máquina, al cuidado de Tanka Fuyita. Piglia se sirve de una intriga casi policíaca para ofrecernos también un ensayo sobre el lenguaje y el relato. La obra de referencia es Finnegans Wake de Joyce. Esta máquina capaz de mezclar lenguas, traducir, relatar, modificar los relatos con múltiples variantes había sido construida por Russo e inventada por Macedonio: “Hace quince años que cayó el Muro de Berlín y lo único que queda es la máquina y la memoria de la máquina” (pág. 145). Cuando entra finalmente al Museo, tras una visita a Russo en su isla de Santa Marta, con una generosa tradición de acoger a exiliados políticos europeos de muchas lenguas, en el río Tigre, no es sino el recurso de la memoria, del lenguaje. Ya Russo le había indicado que “un relato no es otra cosa que la reproducción del orden del mundo en una escala puramente verbal" (Pag. 139).La descripción de la isla, dividida en breves capítulos, constituye un ensayo sobre el lenguaje, sobre la diversidad, también sobre la patria y los orígenes del lenguaje, tamizado por prosas poéticas y reflexiones en las que no puede faltar la referencia a Wittgenstein. Cuantos se oponen a la Máquina del lenguaje y al relato, al recuerdo, forman parte de un Estado que busca la omnisciencia. Nos hallamos, pues, también ante una novela de ciencia-ficción, aunque Piglia vaya más allá y busque, tras la aventura de Junior, el modelo de un Buenos Aires que se desvanece. Es capaz de convocarnos a este cónclave multisignificativo a través de su novela: una obra maestra.
Ricardo Piglia nos habla del lenguaje, de Internet, de su libro "La ciudad ausente" y de su próximo libro "Blanco nocturno" Madrid, 2008.

Macedonio Fernández - Ricardo Piglia
PAPELES DE RECIENVENIDO Y CONTINUACIÓN DE LA NADA Macedonio Fernández Ed.Barataria, Barcelona 2010288 páginas
Dos libros de una naturaleza inclasificable, especies de ensayos humorísticos, aspirantes a novelas ambas, fueron escritos de forma independiente por Macedonio Fernández, pero publicados en un solo volumen el año 1944. En el primero presenta, tal como lo indica su nombre, textos a un recienvenido cualquiera que viene llegando al mundo de las letras y/o a la ciudad de Buenos Aires. Brindis, discursos para estos personajes que llegan a la ciudad. En 'Continuación de la Nada' (o mitad inconfundiblemente 2ª) nos muestra papeles que considera estarían dentro del arte de la nada: cartas no contestadas, viajes no realizados, estatuas truncas, autobiografías de no se sabe de quién, esperas en esquinas a alguien que no llega, etc. Junto con sacar a luz a una de sus célebres figuras: el bobo de Buenos Aires.
"Nací el 1° de octubre de 1875 y desde este desarreglo empezó para mí un continuo vivir. La autenticidad de mi condición de solterón en ese momento fue indiscutida, pero yo le añadí el malhumor que la distingue, pidiendo inmediatamente en el idioma que no tiene filólogos el Libro de Quejas. [...] Puse mi nombre, y la fatuidad de tenerlo me distrajo de reflexionar que aquél era el Libro de Quejas de la vida".
La publicación de la unión de estas dos obras recoge el retrato de Ramón Gómez de la Serna, quien afirmó que Fernández, desde su pórtico escondido, es “el que más ha influido en las letras dignas de leerse, pues lo que él encontró es el estilo de lo argentino”. Además, el escritor Jorge Luis Borges, del que Fernández fue gran amigo, señaló en la despedida que definir a éste parece “una empresa imposible, ya que es como definir el rojo en términos de otro color; entiendo que el epíteto genial, por lo que afirma y lo que excluye, es quizá el más preciso que puede hallarse. Macedonio perdurará en su obra y como centro de una cariñosa mitología. Una de las felicidades de mi vida es haber sido amigo de Macedonio, es haberlo visto vivir".
Leer sobre el autor:Macedonio Fernández - Ricardo Piglia

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :