Revista En Femenino

Machismo: ¡Lo que hay que aguantar!

Por Odellera

¡Lo que hay que aguantar!

Estos días no hago más que darle vueltas a qué supone ser mujer en un mundo hecho por y para los hombres. Sí, ya sé que soy pesadita, y que es un tema recurrente en algunos de mis post, pero es que no es para menos. Así que aprovechando que se acerca el día de la mujer (el 8 de Marzo, por si alguna anda despistada) he pensado escribir sobre actitudes asquerosamente machistas con las que teneos que convivir. Porque chicas... ¡No veas lo que tenemos que aguantar! Podría empezar por el despatarre masculino, si no fuera porque ya escribí un post sobre el tema: "Manspreading o despatarre masculino: un problema de huevos". Empezaré por lo más trillado: la maldita frase de "Hola guapa".

¿Eres mujer? ¿Te mueves por las redes? Entonces habrás tenido que leer el mensaje de algún imbécil desconocido que ha decidido presentarse con un "Hola Guapa". Nada más. Sólo esas dos palabras. Pfff... Pasemos a analizarlas:

Hola = Salutación familiar Guapa = Bien parecida.

O sea, que un tipo que no nos conoce DE NADA, se atreve a saludarnos con familiaridad, añadiendo que físicamente le parecemos agradables. A ver, un mensaje dirigido a esos estrategas de la seducción:

Machismo: ¡Lo que hay que aguantar!

No, ahora en serio. ¿Qué pretenden? ¿Qué esperan que hagamos? No acabo de entender el objetivo del mensaje (igual de corto que el intelecto del que lo envía). ¿Hola Guapa? ¿En serio? Ya que se molestan a dejarnos mensajes, descaradamente con intenciones folclórico-festivas, podrían currárselo un poco más. No sé, por ejemplo con un:

"¡Hola, morena! ¡Tienes los ojos como dos sartenes, cuando te los miro, se me fríen los huevos!".

Daría el mismo asco, pero al menos la neurona que tienen habría hecho tal esfuerzo titánico, que ya no tendría energía para seguir enviando mensajes absurdos a más mujeres.

Y esto sólo en la Red. Pero en el día a día, no sé tú, pero yo estoy hasta el toto de tener que ir con pies de plomo. Según con que tío entablo contacto, sólo por el hecho de ser amable con él (como lo soy con cualquier persona independientemente del sexo que tenga), o incluso simpática (si estoy de buen humor), se cree que ya me tiene en su "Fuck Zone". Normal... Si con un "Hola guapa" creen que vas a caer rendida a sus pies, como converses con estos especimenes y te eches unas risas, los muy gilipollas no pierden ni un segundo en mirar si llevan condones en la cartera; que te digo yo que con esas técnicas de Don Juan tan depuradas, si llevan, estarán todos caducados.

Después, te encuentras (yo no, afortunadamente) con los que, en lugar de resaltar tus encantos, directamente te muestran los suyos. Sí, hablo de los lumbreras nivel 2. Esos (me ahorro el adjetivo) que mandan fotos de su pene erecto a las chicas. Que digo yo que como respuesta se les podría enviar una foto del vómito que provocan, pero hay gente tan rara, que igual hasta les pone. Lo mejor es responder como hizo esta chica que recibió una foto NO solicitada de un desconocido.

Machismo: ¡Lo que hay que aguantar!
Machismo: ¡Lo que hay que aguantar!
Machismo: ¡Lo que hay que aguantar!

Y este es sólo un ejemplo. Por lo visto, si te metes en Tinder, puedes llegar a coleccionarlas (las fotos de pollas).

De verdad, yo hace siglos que estoy fuera del "mercado" (como somos productos, nos venden), pero por lo que me cuentan mis amigas, y lo que leo en algunos blogs, ¡Dios me libre de tener que buscar compañía masculina tal y como está el patio! ¿A estos niveles de cutrerío se ha llegado?

El otro día me quedé ojiplática al descubrir un vídeo titulado ¿A qué huelen las pollas? En él salían mujeres explicando sus experiencias olfativas con ligues. Según contaban, ellos se habían dejado la higiene en casa. A todas ellas, les recomendaría leer mi post "4 detalles en la primera cita a los que deberías prestar atención" Que sí, hacedme caso, y os ahorraréis muchos disgustos.

La culpa es del feminismo:

La lista de agravios que sufrimos las mujeres por parte de los hombres es infinita. Y encima, nos echan la culpa a nosotras: que si somos más machistas que ellos, que si somos unas feminazis, que si los hombres sufren los mismo... Lo siento pero. ¡No! ¡Y mil veces no!

Aunque lo más alucinante son los comentarios que se dedican a dejar algunos que van de listos, en los post en los que se denuncian las injusticias que sufrimos las mujeres. ¡Los muy capullos se sienten ofendidos! ¡Pues ajoyagua chavales! Más ofendidas tendríamos que estar nosotras, que tenemos que aguantar a tíos como vosotros, que os definís como no machistas y nos atacáis por reivindicar nuestros derechos; ya no como mujeres, sino como seres humanos.

Machismo: ¡Lo que hay que aguantar!

Claro que sí guapo, que somos unas exageradas, que todo nos lo estamos inventando y lo que tú quieras. Pero te digo una cosa. ¿Quieres saber si existe machismo? Cambia "mujer" por "hombre" y a ver que te parece.

Machismo: ¡Lo que hay que aguantar!
¿Qué? ¿Todavía no estás convencido?

En un mundo donde existe la brecha salarial entre sexos, donde los puestos de responsabilidad los ostentan (casi en su totalidad) los hombres, donde a las mujeres se nos juzga constantemente por nuestro aspecto físico, hagamos lo que hagamos; da igual si somos presidentas de un país o premios nobel... ¿Negáis el machismo?

Claro, claro... Lo que pasa es que las mujeres no somos tan inteligentes como los hombres. Sólo hace falta darse cuenta de que las grandes mentes, de todos los tiempos, han sido hombres. Una patética reflexión. Pero te la sueltan así, a la cara, como el que habla del tiempo. Y digo yo, ¿que hayamos estado vetadas en las universidades durante siglos, y nos hayan obligado a quedarnos en casa con la pata quebrada, no tendrá algo que ver? Puede que sea una idea loca, pero ahí la dejo. ¡La madre que los parió!

Además, que quede claro que ellos no nos cosifican. ¡Qué va! Eso son manías nuestras. No hay más que ver los trabajos para los que nos quieren.

Explicación de lo que es el patriarcado en tres, dos, uno... El macho alfa solicitando su "bien merecido" premio después de un gran esfuerzo deportivo.

Y no, no es culpa de ella por escoger este trabajo. Vamos, que no creo yo que en ningún contrato te pongan como condición besar a alguien; joder, no lo hacía ni Julia Roberts en Pretty Woman, y eso que ejercía de puta. Pero claro, si diera plantón a este "hijo de ciclista" ¿la volverían a contratar? Pues eso.

¿Te "ayuda" en casa?

Un día, un iluminado, en una comida familiar, me soltó que l a mujer es la que tiene que encargarse de limpiar la casa porque es ella la que elige la decoración. ¿¿¿¿???? Sí, chicas, este es el nivel.

Después están los que aseguran que debemos ser nosotras las que limpiemos porque ellos no saben. Está claro que no tienen esa capacidad. Sólo hace falta salir a dar una vuelta un fin de semana para ver como las mujeres se encargan de dejar los coches limpios como una patena. Ellos ni los tocan, porque no saben limpiar. Que sí, que sí. Que es verdad. Mira.

Así es como limpia el coche un hombre

Así es como limpia el coche una mujer

Mucho cachondeíto, mucho ji ji, mucho ja ja. Pero no tiene puñetera gracia. Partiendo de la base que no limpiamos con nuestros genitales, no debería haber ninguna diferencia entre hombres y mujeres.

Si un tío no limpia en su casa, sólo puede ser por dos motivos:

  • Porque es un machista que le echa más morro que Carmen de Mairena y espera a que sea ELLA la que limpie (no me refiero a Carmen de Mairena).
  • Porque es un machista, un guarro, y espera a que sea ELLA la que limpie.

Pues idem con otras tareas del día a día: cocinar, lavar, planchar, cuidar de los niños, etc... Años atrás, los tíos ponían la excusa de que ellos eran los que se encargaban de llevar el sustento a casa. Por lo tanto, la mujer era la que debía encargarse de las tareas del hogar. 50/50. ¡Y una mierda pinchada en un palo! Se les olvidaba un pequeño detalle. Su jornada laboral era finita. Con festivos y vacaciones. La jornada de las mujeres ¡NO! 24 sobre 7, 365 días al año. Esclavas con contrato matrimonial.

Ya no tienen esa excusa. Ahora las mujeres trabajamos fuera y dentro de casa. Pero muchos siguen anclados en el pasado y tienen los Santos Cojones de jactarse de "ayudar" en el hogar. Mira bonito, tú no ayudas. Tú limpias tu mierda. La parte que te toca. ¿Cappicci?

Aún nos queda mucho por avanzar. He visto a mujeres aguantar que su esposo les diga: "Fulanita, cambia el pañal a TU hijo, que va cagado" ¿Tu hijo? ¡Qué gracioso! Ahora resulta que las mujeres nos auto fecundamos, como los caracoles. ¡Vaya tela!

A mí mi pareja, y padre de mi hijo, me suelta algo así, y le doy una hostia que hasta el cielo le iba a estorbar para dar vueltas. Es una forma de hablar. Lo aclaro por si lo lee algún talibán de esos que andan por ahí sueltos; con las pocas luces que tienen, aun serían capaces de decir que eso es violencia de género. ¡Tú, listo! Si estás leyendo estas líneas, y pensando que somos unas feminazis, esto es lo que te digo:

Chicas, podría seguir, pero creo que ya me he quedado a gusto. Además, como autora de novelas románticas, me sentía con la obligación de escribir este post. No porque mis protagonistas masculinos sean machistas, sino justamente por lo contrario. No quiero crear falsas expectativas. Ese tipo de hombres (guapos, atentos, no machistas, listos y empotradores de primera) sólo existen en los cuentos. Aunque... quién sabe: a veces la realidad supera la ficción.

Y para terminar, te dejo unas reflexiones sobre feminismo vs machismo, completando el post. Que las disfrutes.

Ah, y no olvides dejar tus comentarios. Más abajo. O en Facebook. Los estoy esperando. ¡Gracias!

Nota: no le des a los emoticonos que hay a continuación. ¡Peligro de electrocución!
Sobre la autora
Machismo: ¡Lo que hay que aguantar!

Olga

Autora de novelas chick lit adicta al chocolate. Soñadora empedernida. Me dedico a escribir por placer historias de amor para mujeres con humor.

Ir a la ficha del libro

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :