Revista En Femenino

Manual de instrucciones…

Por Almapau @princesas_os

Manual de instrucciones…

Estoy perdida, me dijo.
Necesito consejos. Un manual de instrucciones para cuando llegue.
Tengo tres hijos, pero qué decirte,si sigo siendo aprendiz.

Si has decidido tener un bebe, escúchame, puedo darte un consejo y cuando termine, hazte un favor, deja de escucharme, a mi y al mundo, y pon oídos sólo hacia tu corazón.

Te dirán como si fuese un castigo: duerme ahora que luego no podrás, y será cierto, pero también que serán los mejores desvelos.
Los únicos que te harán mantenerte embelesada mirándole de madrugada.
Los únicos que te mantendrás ojerosa pero sonriente.
Cansancio feliz.
Así que yo te digo duerme ahora, porque en breve vas a conocer al único ser que te robará el sueño y sabrás que mereció la pena la pérdida.

Cógele en brazos y abrázale fuerte, permanentemente, siempre, ocurra lo que ocurra, desde que nazca hasta que pese tanto que no puedas con el, entonces abrázale sentados, o de pie, o en la cama, pero no dejes de hacerlo durante el resto de su vida.
Piensa en los abrazos que te hubiese gustado recibir a ti.
Disfruta de llevarlo contigo a todas partes, será poco tiempo, pero lo recordarás con añoranza el resto de tu vida.

Te dirán que se acostumbrara a los brazos, y sí, es cierto, se acostumbrará a los brazos y no querrá otra cosa, porque eso es lo que se debe hacer, acostumbrarle a sentirse querido, protegido y abrazado.
Que aprenda desde muy pequeño que siempre te tendrá a su lado, que se sienta seguro, sabiendo que ocurra lo que ocurra podrá caminar de tu mano.
Y escucharas que le harás sufrir el día que debáis separaros, y llevaran razón, pero prefieres la tristeza del fin de algo, o no haber conocido la felicidad?

Llegará un día en el que te agobie un poco no poder ir ni al baño sola, pero piensa que unos años después tal vez eches en falta que no confíe en ti.
Asienta las bases de la confianza, del amor, del respeto, desde el principio.
Trátalo como a un igual, no le engañes, no pongas sobre sus hombros tus pesos.

Aliméntale, no importa si de tu pecho o de un biberón, pero cuando lo hagas abrázale en tu regazo, de forma que escuche tu corazón y sienta tu calor. Tu mirada, tu latido y tu calor alimentan más que la leche.
Alimentas mucho más que su estomago.
Aliméntale con tus caricias y tus miradas.
Esa será la proteína que le convertirá en hombre.

No permitas que llore, nunca, acompáñale, consuélale, abrázale.
Te necesita y esa es la única forma que tiene de expresarse.
No desoigas su llanto, acállalo con besos y caricias, no le restes importancia.
No permitas que crezca creyendo que su llanto no te importa.
Quiérele fuerte, para que nunca se sienta solo.
Y díselo todos los días para que no lo olvide.

Olvídate de cumplir con las normas de sociedad que esperan los demás.
Crea las tuyas propias, las que os hagan felices, las que os den seguridad, las que os hagan crecer como familia.

Aprovecha y lee antes de que nazca. Después no leas.
Después sólo siente, piensa, abraza, besa, acaricia, ama...
Cría. Cómo sólo tu sabes hacerlo.
Como te indique tu naturaleza y ríete de todo lo leído, de todo lo aprendido.
Como te oriente el corazón.
Ese es el único libro que seguirás a rajatabla, el que nunca te fallará, y el que cuando te equivoques, porque lo harás, sabrá perdonarte.

Cuando nazca, te sobrará el mundo, porque el es tu mundo ahora.
Y te dolerán sus toses como un cáncer.
Y serán sus tristezas guerras en tu vida.
Y jamás el miedo te habrá asustado tanto como cuando sea por el.
Y sus lágrimas se te clavaran y las heridas serán profundas.
Y pese a todo no habrá un solo día en el que no le ames sobre todas las cosas y serás dichosa de tenerle, y de soñarle, y de enfadarte y de preocuparte.
Y querrás hacer mágica su vida, porque el ya lo hizo con la tuya

Y habrá días al principio en los que el cansancio, el sueño y tus hormonas te harán sentir un lastre, una piedra que arrastrar colina arriba, una condena.
Pasarán.
Y te sentirás culpable de haber sentido.
Y habrá días cuando crezcan en los que sentirás que necesitas espacio, y te odiarás por ello...
Todo es necesario, por todo se pasa.
No te juzgues duramente, créeme, Yo también pasé por ello.

Manual de instrucciones…


Manual de instrucciones…


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :