Revista Cine

Mar de agosto - cap. 2

Por Teresac

(Cap. 1.- Marta regresa a su pueblo natal después de muchos años. En el camino escucha la noticia de una niña desaparecida de su casa, que fue encontrada en la playa dormida y a punto de ahogarse.)
MAR DE AGOSTO - CAP. 2- II - Aparqué el coche en el centro del pueblo, cerca del Ayuntamiento, tenía ganas de pasear un poco y ver si encontraba cambios o si aún reconocía a los que fueran mis vecinos. Al ver a un Policía Municipal que caminaba directo hacia mí me volví para comprobar que el coche estaba bien estacionado.-Buenos días –me dijo llevándose la mano a la visera que hacía sombra sobre sus ojos.-¿Algún problema? –pregunté sin poder evitar cierto nerviosismo en mi voz, siempre me han causado mucho respeto los hombres uniformados.-Creo que sí, y debe ser gordo, si no recuerdo mal, la última vez que pisaste el pueblo fue para un entierro...-¿Tomás? ¿Desde cuando...? –me llevé una mano a la boca para contener la risa, no podía creer que mi antiguo compañero de colegio e iniciador en las juergas nocturnas adolescentes, fuese el mismo que se ocultaba bajo aquel traje azul y blanco.-¿... Soy policía? –añadió él, terminando mi pregunta-. Venga, Marta, ¿de verdad hace tanto tiempo que no vienes por aquí? ¿Es que ni siquiera estás en contacto con la gente?-No mucho la verdad –dije, no sin cierto remordimiento.-Pero has venido para estar con Ana, ¿no?, eso sí lo sabes.-No me asustes...-O sea que tampoco. El marido de tu mejor amiga se fue de casa hace un mes y no te has enterado –negué con la cabeza, Tomás me cogió de un brazo y me indicó el camino de la casa de Ana, debió de pensar por un momento que también lo había olvidado-. Ve a verla, anda, no pierdas el tiempo conmigo, a ella le vendrá bien tener una buena amiga cerca.-Gracias, Tomás... oye... ¿Qué ha pasado con lo de la niña secuestrada? ¿Se encuentra bien? ¿Es hija de alguien que yo conozca?-La niña está perfectamente. Ya ha despertado y no recuerda nada. Parece ser que ese cabrón entró por la ventana durante la noche y se aseguró de que no se despertara utilizando cloroformo, luego le inyectó un somnífero como para dormir un caballo y se la llevó. El hijo puta es muy silencioso y sabe lo que hace –Tomás se quitó la gorra y se pasó la mano izquierda por el pelo oscuro y ondulado, una manía que ya tenía cuando nos sentaban juntos en el parvulario-. Es la hija de Marina.-¿La hija de Marina? Vaya, tampoco sabía que tenía una hija –siempre recordaba a Marina como la niña más deportista de la clase, la mejor en educación física, la mejor saltando a la comba y a la goma-. Tengo que ir a verla. Bueno, si me dices dónde vive.-Ana te lo dirá, anda, ve a su casa y ... dile que se anime.Por un momento vi en los ojos oscuros de Tomás un recuerdo del niño que había sido, el que siempre perseguía a Ana con la mirada. Su eterno enamorado.-Ya voy. Estaré por aquí todo el mes de agosto, así que espero acostumbrarme a verte con ese uniforme –me despedí con una sonrisa y caminé directa a la casa de Ana.

Volver a la Portada de Logo Paperblog