Revista Poesía

Marisa de la peña

Por Acalvogalan
MARISA DE LA PEÑA


Mencionada por:
Eduardo Andradas
Menciona a:
Eduardo Andradas,
Jesús Aparicio,
Miguel Angel Yusta,
Fernando Sarría,
Marta Navarro,
M. Ángeles Fernangómez,
Laura Gómez Recas,
Ramiro Rosón,
Alejandro Lérida,
Carmen Jiménez,
Jose Alberto Socorro
y Emilio Gómez.
Bio-bibliografía
Marisa de la Peña nace en Madrid en 1969. Licenciada en Filología Hispánica por la especialidad de literatura en la Universidad Complutense de Madrid, ejerce como profesora de lengua española en el IES María Zambrano y es miembro del grupo poético “Verbo azul “ y de diferentes asociaciones que luchan por la recuperación de la dignidad y la memoria histórica de los perseguidos y silenciados durante la dictadura. Colabora en la revista digital Tiempos modernos y es la autora de dos blogs Enredando palabras y Los papeles de Claudia
Entre sus títulos publicados se encuentran:
Poemario a dos voces, ed. La factoría de ediciones.
Ropa tendida al viento, BUBOK
La memoria herida, BUBOK
Donde nacen las nubes y otros relatos, BUBOK
Poética
Los enfoques poéticos son múltiples y todos tienen su lugar. Las élites y las masas no son más que entelequias sectistas y sectarias. Uno escribe como considera honesto, y punto. ¿Por qué renunciar? Yo disfruto por igual con muchos poetas radicalmente diferentes. Con poemas que se gritan y con versos que se susurran. No renuncio, no resto, no acoto. Valoro a los prolíficos, y admiro la tenacidad de los puristas que cincelan una y otra vez con lentitud de orfebre.Creo en las tres heridas:”la del amor, la de la muerte, la de la vida…” y me gusta la poesía que nace de alguna de ellas o de las tres. Pero no por ello desprecio un buen poema de estética dadaísta o de hermetismo simbolista.Somos lo que leemos, lo que escribimos, la música que nos conmueve y el agua que nos calma la sed. Descubro cada día nuevos enfoques y nuevas voces poéticas, pero sigo bebiendo del sereno manantial de los maestros que me despertaron hace ya muchos años. Me busco a cada instante, crezco y me regenero de mi propias cenizas y mi dolor profundo. La poesía forma parte de lo que soy y cada uno sabrá lo que busca en ella, o lo que encuentra, aun sin esperarlo…
Poemas
"Dulzura de los años
irreparables(...)"

Jorge Guillén

Desde el tardío verano en el que habito,
recuerdo la dulzura
de aquella primavera,
de aquellos años irrecuperables,
del no querer saber,
de aquella espera- acaso interminable-
de los cielos nublados
y las tardes eternas.
Jugar, soñar, vivir, beber la vida,
en cada sorbo un poco de tristeza
y un apetito atroz de besos locos,
de vértigo fugaz,
de deseo contenido,
de caricias, de lluvia en los portales.
Lo recuerdo, ¡y parece tan cercano,
tan real, tan posible, tan corpóreo!
Pero aquella dulzura embriagadora
se marchó para siempre, irreparable...
***
"Pero se van tiñendo con tu amor mis palabras"
Pablo Neruda´

Y se fueron tiñendo
con tu amor las palabras,
crecieron las promesas
en mi huerto fecundo,
y conjugamos juntos
los verbos de la vida:
¿te amo,
te amé,
te amaba...?
Mas todo se confunde.
Luego quedó vacía nuestra calle,
desierta de silencios y de besos,
hambrienta de tu amor en las esquinas.
Las plumas de tus alas
apenas me rozaron
cuando emprendiste el vuelo.
Y no escucho tus pasos,
ni me duelen tus manos,
ni me abrazo a tu sombra,
ni me quema tu rastro.
Después viajé hasta el fondo de mí misma...
y allí no me aguardaban tus abrazos.
***
"Porque también
la vida nos sujeta, porque precisamente,
no es como la esperábamos"

J.Gil de Biedma (Compañeros de viaje)

La vida nos sorprende,
nos pilla de improviso
con la cama deshecha
y la comida puesta,
a punto de vivir,
sencillamente...
Nos acorrala en cada nueva esquina,
en cada tren perdido,
en cada paso dado,
en cada beso.
La vida nos sujeta, nos arrulla,
nos aborda sin más, nos interroga,
nos deja sin aliento, nos ahoga,
nos arrastra,
nos eleva,
nos desploma...
Y al final, sin avisar,
nos abandona.
***
El cielo de la tarde
nos regala su luz de despedida...
Van pasando las horas
con esa lentitud de lo que no sucede,
de reloj detenido,
de espera,
de quietud,
de calma irresistible
de noche que se anuncia.
El cielo de la tarde,
cuando ya no esperamos
que nada nos ocurra,
nos regala su última renuncia.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Dossier Paperblog

Revistas