Revista Baloncesto

Marta Xargay, la cultura del esfuerzo

Publicado el 22 junio 2017 por Toni_delgado @ToniDelgadoG
España logra su quinta semifinal consecutiva tras superar a Letonia (67-47)

Marta Xargay, la cultura del esfuerzo

Marta Xargay durante el partido. Foto: FIBA Europe. 


"Desde joven siempre lo tuve fácil. Era la importante de las categorías inferiores, pero llegué a Salamanca y era el único mono, y nadie te hacía caso. Entonces te sientes sola y es duro...", le confesaba Marta Xargay (Girona, 1990) a Álvaro Patricio en ACB.com. Con 18 años largos aterrizó en Würzburg, sin haber debutado en Liga Femenina (por más que hubiese sido fundamental para el ascenso de Uni Girona) y aprendió a convivir en el otro extremo: a valerse por sí misma y tratar de ser un complemento de calidad. Se empapó
de las enseñanzas de Silvia Domínguez y conectó muy rápido con Isa Sánchez, exponente del esfuerzo y alérgica a las excusas. Xargay supo formarse en el club sin prisa ni obsesiones, sin desistir cuando no tenía demasiado protagonismo. Isa Sánchez forma ahora del cuerpo técnico de la selección y Xargay es una pieza imprescindible que suele ocuparse del trabajo silencioso y anónimo que no recogen las estadísticas. "Es la mejor defensora del grupo", destacó Marta Fernández en Teledeporte. Ante Letonia, en cuartos de final del Eurobasket de la República Checa, Marta Xargay (16 puntos) estuvo muy fina en ataque, sobre todo en el primer cuarto, con un 3/3 en triples. Alba Torrens (2/2) completó un 5/5 surrealista de una España muy superior (27-12). Las letonas no bajaron los brazos y se acercaron con cuatro triples en el tercer cuarto, justo antes de que Laia Palau zanjase la quinta clasificación consecutiva para semifinales de una España que venció por 67-47 y el sábado luchará por un puesto en la final ante Bélgica, vencedora ante Italia (79-66)."Nos llevamos muy bien con sus padres. Ella es cortadilla. Isa era todo lo contrario: se apuntaba a un bombardeo. Claro... Es sevillana", recuerda, entre risas, Jose Debo, de la Peña La Ranita, del Perfumerías Avenida. Aunque fuera de la pista Marta Xargay es risueña, incluso cuando responde a los periodistas, en la pista le cambia la cara: apenas pestañea porque lucha igual por el balón más trascendente que por el menos importante. En casa le enseñaron la cultura del esfuerzo y le regalaron una genética privilegiada. Es una atleta inconformista de piernas de acero con una notable visión de juego y que sabe sacar partido a sus centímetros (181). No se siente pequeña ante ninguna rival. Tampoco ante Steinberga, aunque ésta mida nueve centímetros más. Xargay le sacó de sus casillas de principio a fin. "Es una jugadora de equipo, trabajadora, que aglutina todos los ingredientes para llegar a las grandes éxitos", aseguraba Anna Caula, que la entrenó en Uni Girona (infantil, cadete y primer equipo), en la mini de Catalunya y en la española U20, en una entrevista de Jordi Roura en Diari de Girona. "Todo equipo querría tener a alguien como ella. Tiene una gran versatilidad y calidad", la describe Yol. "¡Es una todoterreno! Es esencial e impecable, tanto en ataque y en defensa", interviene María. "Multiusos, imprescindible", precisa Mauri. "¡Es una maravilla, una crack! Dudo que haya algún equipo que no la quisiera en su plantilla. ¡Ojalá la pudiéramos disfrutar en Girona, su ciudad!, desea en voz alta Maria MP. A Marta Xargay le sentó de maravilla descansar en el partido anterior, sin nada en juego, ante la República Checa. Ante Letonia la base-escolta se presentó como un ciclón y sin nervios. Jugaba en su ciudad desde hace dos años, desde que fichó por el USK Praha, con el que ha ganado su segunda Euroliga. Echa de menos a su familia y la comida, y ha tenido algunas confusiones con las señales por no entender el checo. Por eso se está esmerando en aprenderlo bien. Alba Torrens parecía tener tentáculos, un imán para hacerse con las pelotas más delicadas y la velocidad de siempre. Las dos Lauras, Nicholls y Gil, estaban inmensas en defensa y Vitola era casi la única que era capaz de toser algo en Letonia. Steinberger seguía superada por las circunstancias y Xargay. Vitola, exjugadora, entre otros, de Stadium Casablanca y Perfumerías Avenida, metió uno de los cuatro triples consecutivos que redujeron la distancia (44-34 a los 25m 50s). Un pequeño incendio que se encargó de apagar Laia Palau con siete puntos consecutivos. Tres canastas. Sólo hizo un lanzamiento más en todo el partido. La capitana tiene puntualidad suiza y es capaz de congelar el tiempo como Xargay. "Marta es una jugadora total: defensa, ataque, tiro, dirección y visión de juego. Maneja como nadie el tempo de los partidos", cierra Luis Crespo. 

Volver a la Portada de Logo Paperblog