Revista Viajes

Marte. Berovo

Por Marikaheiki

La primera luz en aparecer siempre se llama Marte. Es la hora azul y los abetos y los pinos se convierten en siluetas que parten en dos el cielo y lo resquebrajan. A orillas del lago Berovo, justo en el lugar donde la tierra cambia de nombre y comienza Bulgaria, hay un lugar en la montaña donde no existe la luz creada, solo el cielo. Y entonces surge esto de la nada: un mundo ahí arriba, construido de luces prehistóricas que llevan viajando siglos.

El tiempo es siempre una ilusión, me digo a veces. Dieciséis días de viaje no son nada y han sido un siglo en este recorrer elástico de las horas. Algunas veces, cuando me llega una bocanada del aroma del plátano, o incluso solamente el roce sencillo de un soplo de aire pienso que puedo vivir dos o mil vidas al mismo tiempo: cada una de las que ya tuve y todas las que faltan por venir. Me gusta Einstein porque una vez me dijo que no existe una línea: todo ocurre en un momento eterno. Bajo las estrellas, en este lugar en medio de una nada que lleva existiendo siglos, imperturbable, comprendo todo: que no es tanto que haya un tiempo como que haya una velocidad de la conciencia. Recuerdo cuando hablábamos de sueños lúcidos, de viajes por la mente del universo, y me parece que esta es una pieza más de ese puzle interestelar. Las estrellas me lo cuentan, pero solo oigo sus canciones muy de noche, en lugares donde no hay hombres que habitan, sino hiedra y agua.

Entonces se escucha también el latir de la tierra. Se escucha el chasquido que los árboles hacen con sus hojas, y me asusto y quiero creer que es un coche pasando, porque a veces da miedo saber que se está tan solo en medio de cualquier lugar sin nombre, y la naturaleza se pone a charlar con el viento y los murmullos de las polillas y la bruma de estrellas. Me pongo el frontal y con la luz ilumino un metro alrededor y solo hay verdes oscuros. ¿Soy yo también color verde oscuro en la noche? No pienso en Dios: pienso en los insectos y las libélulas que son minúsculos, y en mi cuerpo que es solamente un átomo cuando las estrellas son las que me miran a mí. Son incandescencia. Me gusta esa palabra. Es como magia, creo. Como polvo de hadas que se petrificó entre corrientes de aire lunar. Son nebulosa.

Los cielos firmes me hacen pensar que tienen que existir razones que son obvias para que todo esté ocurriendo, pero que bajo el sol se diluyen y hace que las cosas y la vida parezcan fortuitas, cuando en realidad no hay un azar que guie ni mande. Que hay un ritmo interno que lo mueve todo, que me empuja a mí y a ti a cada paso, hasta que en un camino de tierra nos encontremos.

¿Sabes qué pasa? Que soy un lobo de noche, que tiene los ojos amarillos y siente lo que no puede verse. Pero solo ocurre en pequeñas dosis, cuando no hay lunas, cuando la oscuridad es tan fuerte que se opacan los deseos y las formas del mundo. Desaparece todo y entonces la nada se convierte en esa cosa enorme que tiene más significado que todo lo vivido. Es decir: que solo en esta oscuridad que es gigante y que recorre cientos de kilómetros me lleva el compás del universo. No existo. No soy yo, ni tú, ni nadie es, sino que formamos parte de una cadena de elementos imprevisibles que se engarzan con hilos de oro. Qué lindo cielo ahí arriba. Quiero morderlo, acariciarlo, dormir con él,  como con los rosas del lago.

Alrededor no hay nada creado, ni re-creado, sino lo original. Este bosque me lleva a mí como una huella en las cortezas, porque es invariable como el tiempo. Solo las estaciones lo maquillan de rojos y blancos, y entonces el lago Berovo se congela y mueren las carpas y las truchas y con el deshielo se limpia el olor a humo de leña. Se apagan los farolillos tras los cristales y llega el silencio de tumba y entonces nace la noche.

 

Hoy hay cigarras que cantan también. Entonces me convierto en el polvo de estrellas que es eterno.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • 2014 Comenta tiene posibilidades de colisionar con MARTE

    2014 Comenta tiene posibilidades colisionar MARTE

    El cometa C/2013 A1 (Siding Spring) podría abrir un cráter de 500 kilómetros de diámetro al chocar con Marte en octubre de 2014, según una nota publicada en la... Leer el resto

    Por  Anunnakis
    CIENCIA, CIENCIAS DEL UNIVERSO, INSÓLITO
  • ¿Colisión de un cometa en Marte?

    ¿Colisión cometa Marte?

    Según los cálculos del Jet Propulsion Laboratory de la NASA en octubre de 2014 el cometa 2013 A1 pasara a una distancia muy cercana del planeta Marte. Leer el resto

    Por  Carerac
    CIENCIA, CIENCIAS DEL UNIVERSO
  • Imágenes en 3D revelan antiguos canales inundados en Marte

    Imágenes revelan antiguos canales inundados Marte

    Investigadores del Instituto Smithsonian y la NASA han reconstruido en 3D la red de canales subterráneos cubiertos de lava en Marte Vallis, un valle marciano qu... Leer el resto

    Por  Jordiguzman
    POR CLASIFICAR
  • Marte fue habitable

    Marte habitable

    Dos tipos diferentes de ambientes habitables marcianosYa lo tenemos, la rueda de prensa de hoy ha soltado la noticia que todos esperábamos desde que se inició... Leer el resto

    Por  Juanjogom
    CIENCIA, CIENCIAS DEL UNIVERSO
  • Marte fue habitable

    Marte habitable

    Un análisis de una muestra de roca recogidos por el rover Curiosity de la NASA muestra que el antiguo Marte pudo haber albergado microbios vivos. Los... Leer el resto

    Por  Ame1314
    CIENCIA, CIENCIAS DEL UNIVERSO
  • La NASA confirma que pudo haber vida en Marte

    NASA confirma pudo haber vida Marte

    Un fragmento de roca analizado por el Curiosity habría demostrado que tiempo atrás las condiciones en Marte fueron "favorables para la vida" MUNDO. Leer el resto

    Por  Nmactualidad
    CIENCIA, CIENCIAS DEL UNIVERSO
  • En Marte pudo haber vida

    Marte pudo haber vida

    Tras un pequeño parón en el blog, vuelvo con una noticia que tenía muchas ganas de dar: Curiosity encuentra evidencias de una posible vida bacteriana antigua. Leer el resto

    Por  Aperezverde
    CIENCIA, CIENCIAS DEL UNIVERSO

Revista