Revista Insólito

Más allá de los cinco sentidos

Publicado el 17 noviembre 2016 por Danila Hernandorena @universointerio

Distintas realidades coexisten con nosotros sin que siquiera las percibamos. Es que estamos tan embuidos en la realidad de nuestros cinco sentidos que no somos capaces de notarlo. En nuestra vida diaria conviven distintas realidades, interactúan y confluyen. El pasado, el presente y los posibles futuros comulgan con nosotros permanentemente. Poder captar esas distintas dimensiones nos abre a un mundo mágico, místico, a un mundo encantado.

Dejar por un momento la vida lineal hace bien al alma, ya que nuestras almas se comunican, fluyen y se reavivan en los mundos invisibles. El alma, al comunicarse con esferas elevadas se nutre, se conecta con el amor y puede volver a la vida diaria más enriquecida. El alma no entiende de cuentas por pagar, de tareas ordinarias, el alma entiende de conexiones celestiales. Como alimentamos el cuerpo, debemos alimentar el alma, sin alma no hay vida. Estamos metidos todo el tiempo en otras realidades, pero no lo notamos. Solo cuando surge un problema o ocurre algún suceso inexplicable nos damos cuenta de que algo fuera de lo común está pasando en nuestra realidad. Luego de ese suceso inexplicable caemos en el ensueño, creemos que eso mágico que sucedió fue producto de nuestra imaginación, cuando sabemos en lo mas profundo de nuestro ser que no fue así.

Más allá de los cinco sentidos

¿Quién no ha vivido un suceso inexplicable y luego al pasar los días se lo atribuye a la casualidad, a algún defecto de la vista o una falla en nuestra percepción?. ¿Cuántos han sentido la presencia de un ser querido fallecido tocándolos o percibir por momentos no estar completamente solos?, que hay como una presencia observándolos, hablando desde algun lugar. ¿Cuántos han visto alguna luz mágica y misteriosa en el cielo y luego por vergüenza decidieron no divulgar la experiencia?.

Quien cree que lo único que existe es lo que se puede percibir con los cinco sentidos, se pierde la capacidad de ampliar y llegar a esferas elevadas. ¡Los místicos y maestros no vinieron a decirnos mentiras!. Jesús dijo: " En la casa de mi padre existen infinitas moradas ". ¿Qué quiso decir?. ¿Que hay vida fuera de este planeta?, ¿que no somos los únicos en el universo?, ¿que nuestros seres queridos pasan a otros planos de existencia?. Si, pienso que si. Todas esas realidades pueden ser posibles, estar abiertos a la posibilidad de otras realidades es abrir canales de comunicación. Todo lo palpable, todo lo que vemos y tocamos, nació de una energía, de una fuerza invisible, poderosa e inteligente.

Más allá de los cinco sentidos

Existimos en un universo adecuado en sus dimensiones para que hayamos podido existir y subsistir, aunque eso no implica que no existan otros universos. Este razonamiento es del físico británico Brandon Carter, vivimos en un universo adecuado en sus dimensiones para hacer posible la vida. En 1.974, el físico Brandon Carter planteó un pensamiento: que el propósito de la existencia del universo es permitir la vida inteligente. La prueba de dicha idea es que estamos aquí para observarlo. Como escribió Eckhart Tolle: "e l universo toma conciencia de sí mismo a través de nosotros". A este concepto se lo conoce como principio antrópico, el universo está diseñado para producir vida inteligente. Evoluciona hasta que adquiere consciencia de sí mismo y como somos parte de ese universo inteligente, el propósito de nuestras vidas es expandirnos como el, acompañar y danzar su influjo.

El propósito de nuestras vidas es crear en nuestro esquema mental infinitas posibilidades de creación. En cada parte de este universo infinito habita un poder inteligente. Por otro lado, somos parte de su maduración, nacimos para expandirnos. El plan que nos presenta esta existencia es crecer, evolucionar, expandir, como lo hace el universo. El propósito de esta vida no es solo casarse, tener hijos y una buena cuenta bancaria. Sino despertar y alinear nuestra consciencia.

¿Cómo alineamos nuestra conciencia?. Escuchando nuestra alma. Sus dictados nos alinean con el universo. El universo está hecho de una energía llamada amor, que místicos como Jesús y científicos como Einstein trataron de comunicar y enseñar. El amor es la energía que lo abarca todo. Todos somos amor, cada punto que observamos en el firmamento, cada noche que nos quedamos observando embelesados un punto brillante en el cielo, no tengamos dudas que una energía inteligente nos observa. No somos los únicos en el universo, no estamos solos. Lo que observamos nos observa de una manera inexplicable, misteriosa, amadora.

Para terminar comparto una canción para dejar volar la imaginación y quien les dice, poder comunicarse con otra dimensión. ¡Ajusta tu cinturón y ahí vamos!.

¡Bendiciones infinitas!.

Si te gustó comparte y comenta 😉


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista