Revista Opinión

Más libros prohibidos por simple ignorancia

Publicado el 29 junio 2016 por Elblogderamon @ramoncerda

En varias ocasiones he hablado sobre libros prohibidos en este blog porque, dentro del universo de las prohibiciones, puede que sea la que más me molesta, que todavía hoy en día haya quien se permita el lujo de prejuzgar y prohibir libros argumentando que tiene más cultura que los demás, como si estuviéramos en plena Edad Media con la Inquisición haciendo de las suyas. Sí, más libros prohibidos... Una pena.

No deberían haber más libros prohibidos

Me da igual de qué sea el libro; todo libro merece la oportunidad de ser leído, y si su contenido, según alguna mente cerrada puede dañar al lector, puedo consentir que se advierta de ello en algún foro, para que quien no quiera caer en las garras de un libro maligno, pueda consultar ese consejo. Entiendo que al igual que un libro puede tener recomendaciones y buenas reseñas, puede ser legítimo que alguien aconseje no leerlo; pero de ahí a prohibirlo, va un trecho que no tendríamos que consentir. E insisto una vez más en que no importa cuán aberrante le puedan parecer a alguien según qué contenidos.

Esta vez me he animado de nuevo a hablar del tema por un par de recientes prohibiciones:

De frente, en corto y por derecho, que es un libro de coaching basado en el toreo, que ha sido vetado porque (dicen) el toreo no es cultura.

Xatet meu... prohibido por estar escrito en valenciano, pero no según las reglas de la AVL.

Estos dos títulos han tenido vetado el acceso a una biblioteca pública, concretamente la del Ayuntamiento de Alcalalí. A título meramente informativo diré que dicho ayuntamiento está gobernado por Compromís, PSPV y EUPV.

Ambos títulos fueron enviados por la Diputación de Alicante y devueltos por la biblioteca en un acto de prepotencia que me parece sencillamente ridículo e inapropiado. Por lo visto solo ellos pueden decidir qué es cultura y qué no lo es, o qué está bien escrito y qué no.

Parte del texto de la carta de devolución de los libros:

"sembla vergonyós que es destinen diners públics en la promoció i difusió d'este tipus de llibres (...) i agraïriem que no ens féreu arribar més material sobre aquesta temàtica".

La traduciré para que todos lo entiendan:

"Es vergonzoso que se destine dinero público en la promoción y difusión de este tipo de libros [...], agradeceríamos que no nos hicieran llegar más material sobre esta temática".

Personalmente lo tendría claro. A partir de ahora no les enviaría ningún libro más. Que se compren los que quieran... con su dinero, y que adviertan a los usuarios de la biblioteca sobre el tipo de censura que realizan. O directamente que cierren la biblioteca.

Señores de ese ayuntamiento, permítanme que les ponga un cero en cultura y otro en educación.

Ramón Cerdá

Más libros prohibidos por simple ignorancia

Ontinyent, 1964


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas