Revista En Femenino

Mi parto

Por Disorderdream @DisorderDream

Aviso que el post va a ser largo, pero la verdad es que quiero contarlo todo detalladamente.
Bueno, pues empecemos por el principio!
El domingo 8 de Septiembre me desperté habiendo soñado que me ponía de parto y lo gracioso es que me desperté con "dolor de regla" bastante fuerte, no le di importancia pero en el tramo de mi habitación al baño me volvió a dar otro dolor y en el baño otro y así... así que por si acaso me puse a recoger la habitación y preparar las ultimas cosas para la llegada de A, los dolores me daban a cada dos min pero como otras veces ya me habían dado contracciones a cada dos min y al cabo del tiempo se me pasaban pues tampoco le hice caso... hasta eso de las 12 de la mañana, ya estaba con la mosca detrás de la oreja y nos fuimos al hospital. Cuando llegamos al hospital me dieron un tour hasta dilatación en silla de ruedas -la verdad, me sentía idiota en la silla jajajaja-, llegamos a la habitación de dilatación y Papá Pato y yo nos quedamos allí, a mi me pusieron el monitor y a esperar -aburrimientoooo-. Al medio día vienen y miran el aparato, me hacen un tacto -que cosa más desagradable!!- y me dicen que estoy de 1cm y cuello borrado, no estaba de parto pero me faltaba poco según decían, así que me quedaba ingresada, me rellenan el papeleo y me toca ponerme el precioso camisón del hospital donde cabían 7 como yo.  Ese día había 'overbooking' de parturientas en el hospital no había camas libres, así que nos pasamos tooodo el día en dilatación los dos solos, la verdad una alegría, super tranquilos a nuestro rollo, sin visitas y sin tener que aguantar a compañeros de habitación; después de comer vino una enfermera a ver como iba y me trajo una pelota -dios que me gustó!- me senté en la pelota largo rato, era super cómodo, cuando me daban contracciones me ponía a dar saltitos y no sentía el dolor, era un gustazo y cuando se me pasaban me ponía a balancearme y me quitaba totalmente el dolor de riñones.


A eso de las 8-9 me dan cama y me llevan a la habitación, al rato me llevan la cena que por cierto, no era para mi porque supuestamente yo había ingresado muy tarde -WTF?? pero si mi parte de ingreso lo hicieron al medio día!!-.


Al rato de traer la cena llegaron unas enfermeras a la habitación para ver a mi compañera que había parido esa misma mañana, yo me imaginaba que iban a examinarla o algo así pero no... fueron para "invitarla" a irse a su casa porque estaban faltas de camas -flipando me quedé-, total, que al final se fue y Papá Pato y yo tuvimos la habitación para nosotros solos esa noche -que tranquilidaaad-, la verdad es que nos aburrimos muchísimo pero no se estaba mal, yo seguía con las contracciones dolorosas y cada vez iban a más, me paseaba, me movía, me ponía en la cama apoyada al cabecero, me di una ducha caliente... pero nada, no había dios que aliviase algo y mientras tanto Papá Pato con un acojone del 15 dándome la tabarra con que me pusiese la epidural y yo cabezona que no la quería, aun podía soportar los dolores.


A cosa de las 11 ya no aguantaba más, quería la epidural a la de YA... Papá Pato va a llamar a las enfermeras, pasa un rato y ni puñetero caso, no viene nadie, vuelve a llamar y nada... hasta que por fin viene una enfermera y me dice que no encuentran celadores para llevarme a dilatación y que ya me lleva ella con cama y todo jajaja. Llegamos a dilatación, me ponen correas y Papá Pato con la cara desencajada -pobre mío...- me dice "nena tu no me haces pasar por esto más veces eh" jajaja anda que no!!


Al rato viene una enfermera, el ginecólogo y el matrón, cuando entraron se me queda mirando la enfermera y suelta "mírala como viene, con las uñas pintadas ni que fuese una fiesta" -uff me puso mala... ¡Pero a ella que co** le importa como vaya!-; me hicieron un tacto -ese no lo noté- y estaba de 3'5cm, así que me pusieron gotero de suero para hidratarme para la epidural. Me pinchan en un brazo, la vena es muy fina, al otro y me dejan moratón en el izquierdo, me ponen el gotero y me dejan un rato más con las correas hasta que se acabe el suero, el tiempo se me pasa rápido y por fin se acaba y me llevan a ponerme la epidural, me siento en la camilla y entra el anestesista junto con una enfermera que me dice "él es Javi, el anestesista pero en un rato le llamarás San Epidural", después de toparme con aquella desagradable la verdad es que me gustó verme con un anestesista y unas enfermeras tan majas pero estaba tan jodida de los dolores que ni podía ni tenía ganas de hablar...


Me pincha para ponerme la epidural pero hay una venita muy cerca y tiene que empezar más abajo otra vez -parezco un colador- yo me quería morir, al momento acaba de ponérmela y me vuelven a llevar a la habitación, el anestesista vino conmigo y me pregunta si no me va a escuchar la voz, como aun no me había empezado a hacer  efecto yo no tenía ganas de nada, total, que se quedó en la habitación conmigo y Papá Pato hasta que me escucho hablar jajaja -con gente así da gusto, la verdad- me volvieron a poner las correas y sobre una hora después me volvieron a hacer un tacto, pensé que estaría de unos 6cm como mucho pero nos llevamos la sorpresa de que ya estaba de 9cm! como
A estaba aun muy arriba me dejaron un rato más y si en 20 min no había bajado lo suficiente me romperían la bolsa para ayudarlo... pasó el tiempo y vinieron a ver que tal iba la cosa, ya había bajado bastante pero no lo suficiente, así que me rompieron la bolsa, les costó lo suyo, yo recuerdo oír tres "clack" antes de que la rompiesen, me dejaron otro rato más en monitores y mientras las contracciones me iban dando más fuertes, hasta con epidural me estaban doliendo la misma vida, vienen a verme -enfermera desagradable incluida- que no tuvo mejor cosa que decir que "no se como puede estar gritando si tiene la epidural" ¡Sabrá ella lo que me duele vamos! 

Al rato -no se cuanto tiempo pasó, la verdad- el pulso de A empezó a bajar, las enfermeras y el matrón empezaron a recogerlo todo rapidísimo  sin decirme nada de que pasaba, solo decían "a paritorio YA" así que como os imaginaréis yo estaba acojonada... una vez en paritorio pregunté y lo único que me dijeron es "te han dado contracciones muy fuertes y tu niño se ha molestado" una gran respuesta, si señor...... las contracciones me estaban dando muy fuertes y seguidas así que al final me tuvieron que poner un gotero de "nosequecosa" para bajarme mi oxitocina natural y tal como entró la ginecóloga a paritorio y vio la gráfica de mis contracciones dijo que me quitaran el gotero de oxitocina pensando que tenía oxitocina sintética  su cara fue un poema cuando le dijeron que era la mía natural, no se cuantas veces oí el "pedazo de contracciones le están dando... pobrecita lo que le tiene que doler" -para que luego llegue la enfermera a decir que soy una quejica... los cojo***-.


Empezaron a preparar las cosas, a acomodarme a mi en el potro y entró Papá Pato con el traje verde -que gracia me hizo verle así, me quedé con ganas de hacerle una foto jajaja- y ya empezamos con los pujos.


A las 4.35 del 9 de Septiembre estaba A en el mundo pesando 2,600Kg y midiendo 47cm.

Cuando nació no me lo pusieron encima enseguida por el tema de que le bajó mucho el pulso durante un momento mientras me daban las contracciones en dilatación, ni tampoco dejaron que Papá Pato cortase el cordón, fueron las cosas que peor llevé del parto, y, a día de hoy puedo decir que esas cosas me hicieron mucho daño emocionalmente y sobre todo los primeros días después del parto he estado con bajones de ánimo, por suerte ya dejé atrás esos días.


Cuando se llevaron a
A para comprobar que estaba bien Papá Pato corrió hasta la mesa donde le miraban y al momento viene corriendo hasta a mi con los ojos llorosos y la voz temblorosa "nena es precioso y rositaa" me dijo y otra vez corriendo hasta donde estaba él, así toodo el rato hasta que me lo pusieron encima jajaja, el tiempo que estuvieron mirando al peque fue poco pero a mi se me hizo una eternidad, quería tenerlo conmigo YA, cuando me lo pusieron encima para mi fue un momento increíble y matico  desde que le vi salir no podía dejar de pensar lo increíble que era todo, que esa cosita tan pequeña y frágil fuese mía... cuando nació lo primero que se me pasó por la cabeza fue un "que fuerte" jajajaja.

Cuando me lo pusieron encima mientras me estaban cogiendo puntos, quitándome el gotero y demás, cuando acabaron y me tenía que pasar a la cama le dijo la ginecóloga a Papá Pato que cogiese a A "es que no se" respondió Papá Pato, y aunque yo estaba reventada me estaba riendo como la que más jajajaja, al final alguien cogió al peque -no recuerdo quien fue- y se lo dio a Papá Pato para que yo me pasase a la cama, la forma en que Papá Pato le tenía era digna de ver... como si fuera una figurilla de cristal y él todo tieso jajajaja. Estando ya en la cama me volvieron a poner a A encima, los dos tapados hasta el cuello pero desnudos y nos llevaron a la habitación de dilatación, allí estuvimos dos horas los tres solos con una luz tenue y A enganchado al pecho desde que salimos de paritorio, que por cierto, tal como lo puse encima boca abajo se enganchó rapidísimo y con una facilidad increíble. Pasadas las dos horas vinieron a vernos y luego nos llevaron a la habitación en maternidad, Papá Pato y yo teníamos la intención de dormir porque estábamos muertos de cansancio, yo no quería soltar al peque y cuando al fin lo dejé en la cuna no podía dormir, quería seguir mirándolo y Papá Pato no se quería dormir si yo lo hacía para quedarse él vigilandolo ajjajaja, al final ninguno de los dos dormimos, aunque Papá Pato consiguió dar una cabezadilla en el sillón incomodo y justo cuando yo al fin me estaba quedando dormida entró una enfermera a mirarme a mi, luego otra al peque, luego el desayuno... total, que al final allí el único que dormía era A

Según me contó Papá Pato cuando todo el parto pasó con cada pujo que hacía se me ponían los labios morados, las venas de mi cara parecían que iban a reventar y del esfuerzo bombeaba mi sangre hacia el gotero.
A venía de cara así que me tocó episiotomia, no se ni cuantos puntos me dieron ni lo quiero saber... lo bueno es que no me enteré cuando me la hicieron, lo intuí en el momento que vi las manos de la ginecóloga LLENAS de sangre y ya lo supe con seguridad en el momento que me cogió los puntos, pero lo que es decirme, no me dijeron nada, así que si no llega a ser porque vi como me cosían no me llego a enterar hasta la revisión de la mañana siguiente.

Bueno, y hasta aquí el post de mi parto, en cuanto pueda -y A me deje- os contaré la estancia en el hospital, que para mi fue una tortura interminable...

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog