Revista En Femenino

Mi tercera transferencia embrionaria

Por Clara Ingeniera @mamaingeniera

Como muchos sabéis, hoy ha tenido lugar mi tercera transferencia embrionaria. Podéis leer como fue mi primera transferencia embrionaria y también la segunda. A raíz de estas experiencias, tenía muchas expectativas puestas en la transfer de hoy.

Ayer recibí la llamada del laboratorio informándome de que Bolita había descongelado bien. Bolita era un embrión de 3 días con 7 células, que fue congelado después de mi punción con una calidad B.

Hoy, a las 9 de la mañana, me tomé religiosamente un Valium de 5mg. Mientras hacía efecto, me he encargado de llenar mi vejiga lo máximo posible, ya que una vejiga llena, alinea el útero y hace que la introducción del catéter sea más fácil.

Maridín y yo teníamos muy buen rollo. Me ha recordado mucho a nuestra primera transferencia. Otra vez ilusionados, otra vez positivos. Aunque me meaba viva, hemos disfrutado mucho en la sala de espera haciéndonos fotos con una aplicación que deforma la cara. Sí, muy adulto todo, ¡je je!

Por fin han dicho mi nombre, y después de vestirnos con las batas verdes, patucos y gorros de rigor, hemos entrado a la sala de transferencias.

La bióloga ha venido para darnos el parte de Bolita, y no han sido la mejores noticias:

“Bolita descongeló muy bien manteniendo sus 7 células, pero a día de hoy no ha evolucionado mucho. Solo cuenta con 8 células y aunque es bonito, debido a esta evolución lenta, lo hemos calificado con calidad D. No hay muy buen pronóstico con este embrión, pero han existido embarazos con estos embriones, así que vamos a intentarlo.”

0_o

Aquí ha sido cuando he pensado que quizás sería mejor no dar tanta información. ¿Cómo pretenden que me mantenga positiva con un embrión con “pocas probabilidades de seguir adelante”?

La bióloga ha desaparecido y maridín y yo nos hemos mirado. Una mirada que ha significado lo mismo para los dos “es lo que hay, vamos a intentarlo, y si esta no sale bien, seguiremos intentándolo“.

He luchado con mi interior por seguir positiva, y entonces, ha aparecido mi diosa, o lo que es lo mismo, la mano derecha del director del centro, que fue la que me hizo la primera visita en esta clínica, y la que me dio la noticia de que en la punción habían extraído 5 óvulos. Es una mujer seria, imponente, pero eficaz y muy profesional. Me ha dedicado hasta una sonrisa y una caricia en mi pierna peluda a lo Macario (sí, yo soy de las que pasan de depilarse para ir al ginecólogo, y gracias a que en la zona X tengo la fotodepilación hecha, que sino, más de lo mismo).

Repito, me meaba mucho, y toda la molestia que he sufrido en esta transferencia ha sido porque me costaba aguantar el pipí. No ha habido nada de sangre, no ha habido dolor. Estoy muy contenta en ese sentido.

La auxiliar que aguantaba el ecógrafo en mi vientre quería ser proactiva, y la ginecóloga le ha reñido varias veces:

“¡No lo muevas! ¡No le aprietes! ¿No ves que se hace pipí, que va a reventar? ¡Eso duele mucho! Y total, yo ya veo bien así, no te muevas.”

Yo me cagaba en la auxiliar, porque en cuanto la ginecóloga se centraba en mis bajos, esta volvía a apretar y a mover el ecógrafo a su antojo, y no me he cortado:

“Por favor, ¡no me aprietes tanto!”

Y he conseguido que la vuelva a reñir, ¡ja ja! Eso por desobediente, ¡hombre ya!

Han puesto en pantalla a Bolita, y me ha parecido hermoso. Un embrión de calidad D totalmente perfecto, ¡qué cosas! Solo que mi chiquitín es un rezagado y por eso le han puesto esa D maldita.

Si os fijáis bien, no se aprecia demasiada fragmentación (restos de división celular) y las células son de tamaño muy similar. Es un embrión de 4 días con el aspecto de un embrión de 3 días. Ese es su defecto.

Instagram Photo

 

Una vez tenía a Bolita dentro de mí, me han dado las pautas a seguir, que por desgracia, ya me conozco al pie de la letra. Nada de deporte, nada de baños, y evitar el sexo. Reposo absoluto hoy, relativo el fin de semana y vida tranquila después.

Tengo la beta programada para el martes 7 de abril.

Me enfrento a mi tercera betaespera, y pretendo que sea totalmente diferente a la anterior. Este fin de semana, intentaré contaros cuál va a ser mi plan. Porque tengo un plan.

¿Os quedáis para verlo?


Mi tercera transferencia embrionaria
Mi tercera transferencia embrionaria
Mi tercera transferencia embrionaria

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog