Revista Cine

Mi Tierra. Entre dos tierras

Publicado el 19 diciembre 2013 por Banacafalata
MI TIERRA Mi Tierra. Entre dos tierras
Mi Tierra. Entre dos tierras
Título original: Né quelque part Director: Mohamed Hamidi Guión: Alain-Michel Blanc, Mohamed Hamidi Música: Gigi Akoka Fotografía: Alex Lamarque Interpretes: Tewfik Jallab, Jamel Debbouze, Fatsah Bouyahmed, Abdelkader Secteur, Malik Bentalha, Fehd Benchemsi, Mourad Zaoui Distribuidora: Vértigo Fecha de estreno: 20/12/2013 Mi tierra nos trae la historia de Fardi Hadji, un joven francés de origen argelino que siempre ha vivido en Francia y nunca ha visitado su lugar de origen. Un día debe hacerlo para ayudar a su padre, que se encuentra enfermo y no puede regresar hasta su país para luchar por su casa, que está a punto de ser expropiada por el ayuntamiento. Así, el chico emprende un viaje que se complicará más de lo que pensaba cuando conozca a su primo, con el que comparte rasgos y nombre.  Esta premisa solo es una excusa para el verdadero leitmotiv de la película, que hace una interesante reflexión y acercamiento a los orígenes familiares, la identidad propia y la del colectivo al que se pertenece, así como el hecho de haber nacido en un determinado lugar puede marcar tanto. El filme intenta que, a través de su protagonista, el espectador entienda ese conflicto de identidad, sumado al contexto socio-económico de la Argelia actual. Es también la búsqueda de una oportunidad mejor en esa región en contraposición a los problemas de inmigración ilegal de Francia.
En la primera parte de la historia reside su humor, muestra el modo de vida de esa región de Argelia así como la de sus habitantes pueblerinos, con sus rasgos y excentricidades. También hay espacio para criticar la burocracia, presente durante toda la película y especialmente en el primer tramo con la inminente expropiación de la casa. La segunda mitad en cambio adquiere un tono más dramático en el que se aprovecha para explorar la inmigración y sus consecuencias. Mi Tierra. Entre dos tierras
En el reparto destacan las actuaciones del primo, interpretado por Jamel Debbouze al que muchos conocerán por ser el entrañable ayudante del verdulero en Amelie. Y es que su carisma orquesta la película durante toda esa primera parte, brillando sin problemas por encima del protagonista. También destaca Tatsah Bouyahmed como uno de los amigos del primo, siendo ambos los dos personajes más cómicos de la historia y que funcionan muy bien trasladando al espectador ese entorno afectuoso y sencillo del lugar. La historia de Mi tierra tiene una parte importante basada en hechos reales vividos por el director, quién nació en Argelia y estuvo viviendo allí hasta los once años. No fue hasta mucho tiempo después, cuando su padre enfermó, que decidió volver allí con su familia. El paralelismo con el protagonista de la película es claro, y ese punto de partida le sirve a Mohamed Hamidi para hablar sobre la patria y los ambiguos y extraños sentimientos que uno tiene cuando parte prematuramente de un lugar para volver muchos años después. La película no siempre resulta efectiva en el mensaje que quiere transmitir, y en ocasiones se siente que podría profundizar y explorar mejor los conflictos que plantea; tanto a nivel personal y entorno del protagonista como a los de tipo social y económico relacionados con la vida en Argelia. Sin embargo son sus escasas pretensiones las que hacen de ella un producto con encanto, amable y que consigue plasmar el mensaje, aunque sea de forma algo tímida, de la importancia que tiene pertenecer a un determinado lugar, y cómo esto puede cambiar el provenir y la fortuna de una persona. Escrito por Isart Armengol

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas