Revista Libros

Mini-Reseñas 9

Publicado el 28 mayo 2018 por Bookworm
Mini-Reseñas 9Sinopsis Editorial:
A sus cuarenta y un años, Jordi ha tenido que volver a casa de sus padres después de separarse. El día de su santo, su madre decide comprarle un libro que le anime y se acerca a la nueva librería del barrio. Cuando Ana, la librera, recibe la misión de encontrar una lectura para alguien «a quien no le gusta leer», se sorprende, pero acepta el reto.

Ana será, en este caso, el «caballero» que librará a Jordi de las zarpas de un monstruo temible: la aversión a la lectura. Lo conquistará libro a libro, sin atosigarlo ni mirarlo con condescendencia, y el se acabará enamorando no solo de los libros, si no también de su librera. Una gesta donde el amor y la pasión serán los verdaderos protagonistas. 
Ficha del libro: AQUÍ
Yo siempre digo que hay un libro para cada persona. Cuando oigo que a alguien no le gusta leer, tengo claro que es simplemente porque no ha encontrado el libro adecuado que haga "clic" en su cabeza y le abra la puerta al infinito mundo de las lecturas. Y me da igual de qué libro se trate. Cada uno debe leer lo que le apetezca, solo es cuestión de encontrar ese primer e importante libro. Ese que te haga desconectar del mundo y no darte cuenta de que las horas pasan hasta que notas que ya no ves bien porque el día está dando paso a la noche, ese que te lleve a pensar por qué te has estado perdiendo durante tanto tiempo este mundo literario. No pasa nada. Ni siquiera los que leemos al año decenas de lecturas tendremos tiempo a leer en una vida todo lo que nos gustaría, así que da igual cuando empieces a cogerle el gusto a esto de las lecturas, lo importante es que una vez descubierto este mundo no lo sueltes.
Algo así ocurre con el protagonista de esta breve pero deliciosa historia. Su madre sabe que no le gusta leer, pero aún así, no duda en ir a una librería y pedir que le recomienden un libro para su hijo Jordi. Ana, será la encargada de elegir esa primera historia (El Principito) y a partir de ahí, poco a poco, Jordi irá cogiendo el gusto a leer y a comentar sus lecturas con Ana, pero  no sólo irá creciendo su gusto por la lectura. Entre ellos poco a poco también irá creciendo algo importante.
La verdad es "El amor y la lectura" es una breve (que no pequeña) historia que sabe a poco, pero que todos los amantes de la lectura disfrutarán, aunque es cierto que uno desearía que durara un poquito más. Aún así, logra transmitir lo que su autora deseaba, amor por la lectura, por las librerías y libreros. De hecho, uno desearía encontrar una "Ana" en cada librería en la que entra y sinceramente empiezan a escasear. Esa persona que te recomiende libros con acierto o sin él, pero con buena intención, que luego provoque una charla sobre lo leído, me temo que va desapareciendo poco a poco, así que, aunque sea dentro de un libro, ha sido un placer encontrarla. No podéis dejar de leer un historia que lleva como subtítulo "Un camino a la felicidad a través de los libros"
Yo os confieso que es un librito que llevaba tiempo anotado en mis lista infinita de lecturas, así que fue toda una sorpresa que me llegara como regalito de Sant Jordi desde Barcelona. ¡Ay Cristina! ¡Cómo nos conoces! y digo "nos" porque no solo me llegó a mí el libro, así que una vez más muchas gracias.
Mini-Reseñas 9Sinopsis Editorial:
 ¿Quién no ha deseado alguna vez ser invisible? 

¿Quién no ha deseado alguna vez dejar de serlo?

El problema es que nunca he llegado a controlar bien ese poder:

A veces, cuando más ganas tenía de ser invisible, era cuando más gente me veía, y en cambio, cuando deseaba que todos me vieran, era cuando a mi cuerpo le daba por desaparecer.
Ficha del libro: AQUÍ
Hay tanta gente que ya ha leído "Invisible" que sospecho que por más que la sinopsis no diga exactamente de que trata a estas alturas todo el mundo o casi todo el mundo lo sabrá.
En todo caso, trataré de ser discreta...
Lo cierto es que cuando comienzas su lectura y hasta haber avanzado un buen tramo no acabas de centrarte mucho en la historia. Te das cuenta de que son varios los personajes, unos parecen niños o al menos bastante jóvenes, uno de ellos nos habla en primera persona desde la cama de un hospital, sin embargo del resto de los niños que aparecen en esta historia será una voz en tercera persona la que nos vamos dando detalles poco a poco. Por supuesto no solo hay niños, también adultos e incluso un dragón y todos ellos son como piezas de un puzzle al que el lector poco a poco va dando forma.
Una vez que todo empieza a tener algo de sentido no es difícil adivinar por donde van a ir los tiros de esta novela que me ha atrapado desde el inicio, a pesar (o quizás precisamente por ello) de ese extraño y confuso comienzo.
Como todas las novelas de Eloy, es una historia que es como una bofetada de realidad, porque sí, esto que aquí nos cuenta lo vemos día sí, día también con solo encender el televisor para ver el telediario de un día cualquiera. Pero es que además no es sólo un problema que afecte a niños o adolescentes, no. Todos en mayor o menor medida (aunque nuestros problemas no fueran tan serios como los que aquí se plantean) hemos deseado ser invisibles en algún momento, aunque no de forma definitiva, evidentemente. Otra cosa es sentirte invisible sin desearlo, o llegar a pensar que eso es lo único que puede estar ocurriendo porque es el único modo de explicar que nadie mueva un dedo ante lo que le está pasando, en este caso, al protagonista de esta historia.
Lo que más me ha hecho pensar este libro no es en la cantidad de gente "invisible" que hay a nuestro alrededor, sino en la cantidad de ciegos, porque sí, muchos nos hemos sentido invisibles en ocasiones, pero ¿cuántas veces hemos sido o seguimos siendo ciegos? La verdad es que es una lectura que te deja pensando y muy profundamente además.
Creo que el comentario más repetido que he leído con respecto a este libro es que debería ser obligatorio en los institutos (yo diría que a partir del primer curso de la ESO estaría muy bien) y estoy completamente de acuerdo. Puede dar lugar a un debate muy interesante y enriquecedor.
A mí me ha gustado mucho y aunque me encantaría ser como el dragón de esta historia, reconozco que no siempre lo soy.
Si quieres leer las primeras páginas, pincha: AQUÍ

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista