Revista Viajes

Munich: Siete cosas que no deberías perderte

Por Vagabond

Munich: Siete cosas que no deberías perderteCerveza y BMW, probablemente estas son las dos palabras que vienen inmediatamente a nuestra mente cuando imaginamos Munich pero lo cierto es que esta ciudad es mucho más que eso. Celosa de su pasado, esta urbe atesora algunos de los mejores museos de Alemania y de Europa pero también regala experiencias únicas que permiten conocer a fondo su cultura.
Si viajas a Munich y deseas llevarte vivencias únicas más allá de las rutas turísticas tradicionales existen algunas actividades en las cuales deberías enrolarte:
1. Visitar el distrito del club Kultfabrik: aquí los artistas urbanos han dejado su marca decorando buena parte del espacio blanco que había en las paredes. No es exactamente una galería de arte clásica y de seguro no encontrarás las finas pinceladas de Botticelli pero bien vale la pena por su originalidad y colorido.
Munich: Siete cosas que no deberías perderte
2. Ir de compras: Munich es un paraíso para los fashion victim e incluso para aquellos que se saben controlar mejor. Las calles Neuhauserstrasse y Kaufingerstrasse ofrecen una amplísima gama de los estilistas de moda mientras que en Maximilienstrasse podrás hallar una oferta de carácter más alternativo y también más económico.
3. Subir a la Torre Olímpica: desde su restaurante giratorio a casi 200 metros de altura tendrías una panorámica estupenda de la ciudad.
4. Beber un cóctel: ir a Munich y no beber un cóctel sería un verdadero pecado. Schumann's American Bar es un verdadero ícono en la ciudad ya que allí se reúne la flor y nata de la sociedad o quizás desees decantarte por Nektar, un ambiente minimalista y sofisticado.
5. Beber un café en el Glockenspiel: uno de los cafés más populares de Munich que te sorprenderá gratamente desde que contemples su impresionante fachada.
Munich: Siete cosas que no deberías perderte
6. Entrar al Kultfabrik: aquí se realizan algunas de las fiestas más grandes de toda Europa. Cuando entres tendrás a tu disposición 25 locales diferentes distribuidos en un área de 60.000 metros cuadrados. Desde clubs privados hasta restaurantes, cines, salones de concierto y claro, discotecas y bares.
7. Comer un bocadillo a medianoche: cuando los alemanes salen de divertirse suelen detenerse en algún pequeño puesto que venda kebabs o salchichas. Y sin lugar a dudas después de una noche de juerga la decisión es muy acertada.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossiers Paperblog

Revista