Revista América Latina

Al cuarto pa las doce

Por Mexinol
Una costumbre que por mas años que pasen no termino de comprender de México es el dejar absolutamente todo para última hora, o como suele decir la gente, "al cuarto pa las doce". No importa lo que sea, el pago del recibo de la luz, la inscripción del niño en el colegio, la renovación del carné de conducir, llevar el coche a hacerle una revisión; en fin, lo que se te ocurra.
Las excusas dadas son muchas, sin embargo, lo mas habitual es decir "todavía tengo tiempo". Y cuando no queda tiempo, como tanto personas como empresas saben que es parte de la "indiosingracia" de la gente, todo cristo da prórrogas para poder hacer el trámite o pago, por lo tanto, la gente cuenta con esas prorrogas y siguen insistiendo en su "todavía tengo tiempo".
Pongamos que el recibo de la luz te llega el día 8, la fecha límite para pagarlo es el día 20, y en él claramente se indica que a partir del día 21 te cortan la luz si no pagas. Como el recibo se puede pagar en el supermercao, en mi caso particular cuando voy ha hacer la compra aprovecho y lo pago, no importa si es 13 apenas. Pues en México no, la gente dice que como "todavía tengo tiempo" lo dejo para la otra semana. Después llega el día 20 y no han pagado el recibo,. Pero lo acjonante es que a pesar de que, como os decía, se te indica que te cortarán la luz el día 21, no te la cortan. Por lo general tienes otros 8 a 10 días extras para poder pagar el recibo, la condicionante es que tienes que ir a una oficina de la compañía de la luz, con el inconveniente de que por lo general no te queda ni cerca ni de pasada, pero no importa, porque todavía tengo tiempo.
En ocasiones he sabido de gente que al final les han llegado a cortar el servicio (luz, gas o lo que sea) y es hasta entonces cuando van a pagarlo. Pero claro, en esos casos hay que pagar la reconexión, así que (a pesar de que no es mucho) el pago te sale mas alto. Incluso supe de una persona que se quedó un tiempo sin el servicio (en esa ocasión fue gas) al final fue a pagarlo. A la semana le llegó el recibo y, como según él, ya lo había pagado, no fue a pagar ese recibo, así que a los pocos días le volvieron a cortar el gas.
Lo mismo sucede en el caso de los impuestos que se deben pagar a primeros de año. Antes la fecha límite era el 31 de enero, pero conociendo el percal, en todos lados han cambiado la ley poniendo la fecha límite el 31 de marzo. Lo que hacen para animar a la gente a pagar es dar descuentos, si pagas en enero te hacen un tanto por ciento de descuento, además de descontarte un 100% de los recargos o multas por retrasarte en los pagos de años anteriores, en febrero te hacen un descuento inferior (en multas por faltas de pago sigue el descuento del 100%) y en marzo pagas lo normal (con descuento en recargos), pues aun así hay mucha gente que no paga, total, "todavía tengo tiempo" y puedo pagar el año que viene.
Si hay que llevar el coche a hacerle la puesta a punto, lo mismo, ya lo llevaré, todavía tengo tiempo, el día que empieza a echar humo hasta por el limpiaparabrisas, es cuando se deciden a llevarlo.
¡Que hay que entregar un reporte en el trabajo!, Todavía puedo entregarlo mañana, así que ahora nos vamos a ver el partido de fútbol.
Tan es así que los propios informativos suelen recomendar no dejar estos compromisos para última hora, y como ya saben como es el asunto, el último día suelen ir cámara en mano al lugar de pago para ver todas las filas de gente queriendo hacer el trámite. Entrevistan a varias personas y en todos la respuesta es casi la misma, "Es que así somos los mexicanos, todo lo dejamos al cuarto pa las doce".

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :