Revista Opinión

Nicolas maduro moros, es este?

Publicado el 13 abril 2013 por Clarena Roux @clarenaroux
QUIÉN ES NICOLÁS?
NICOLAS MADURO MOROS, ES ESTE?
El verdadero Nicolas
Nicolás Maduro no cuenta nada sobre su pasado y lo poco que cuenta es mentira. Vivía en la urbanización San Pedro en Los Chaguaramos, frente a la UCV: nunca fue pobre, pero por algo lo oculta. A los seguidores de Chávez les oculta su crianza, su padre adeco y su madre colombiana, además de una niñez de clase media y unas hermanas profesionales. Nada de eso tiene que ser un motivo de vergüenza. ¿Entonces por qué lo oculta? ¿Por qué miente sobre su pasado y sobre su familia?
Lo que sí es cierto es que fue un mal estudiante. Incluso no se sabe si llegó a graduarse en el liceo Luis Urbaneja Achepohl, pero sí que fue formado en los años ochenta en la escuela de Formación Política Ñico López, en La Habana. Desde esa época fumaba y bebía mucho y desde esa época tiene relación con los cubanos y con los hermanos Castro.
Ojo: esto fue mucho antes de conocer a Chávez. Eso explica por qué su lealtad primaria es con Cuba y no con los venezolanos.
Se sospecha que participó en actividades delictivas a finales de los ochenta para su financiamiento político. Posteriormente, como cuadro político de la Liga Socialista, consiguió uno de esos cargos que se sorteaban entre los partidos políticos, porque no tenía fuerza para medirse con participación, no lograba votos, asi que le asignaron lo que mejor funcionaba y que no pudiera destruir: el Metro de Caracas.
Como sindicalista demostró ser un vago, pero era hábil en el trabajo de agitación y sabotaje político. Nunca logró mayor cosa en la reivindicación de las condiciones laborales de los trabajadores que representaba porque no fue un obrero, sino un vivo.
Jamás ha demostrado compromiso real con las causas que dice representar. Jamás logró alguna reinvidación para sus compañeros del Metro de Caracas.
Es un agente formado en Cuba con más de treinta años de servicio. Conoció a Chávez en 1994, por eso es que dicen que siempre ha estado allí. Sin embargo, en la insurrrección de 1992 denunció a los militares como unos gorilas. La prueba está en la prensa de esos días. Pero lo de él siempre ha sido conectarse a como dé lugar, siempre sin pasar por el filtro del voto popular. Y ahí está. ¿Hay más prueba que el hecho de que nunca fue candidato a alcalde o a gobernador? Siempre ha estado en cargos y evitando las elecciones individuales. Hasta en 1999 fue constituyentista por voto lista y no por nominal.
Otra cosa que debemos preguntarnos: ¿dónde estaba Nicolás en abril de 2012? Si se revisan los videos de esos días, que hay bastantes, él no aparece por ninguna parte. ¡Estaba huyendo a Colombia! Después, metiendo el paro que ha metido toda la vida, logró convencer a Chávez de que lo mantuviera en la Asamblea Nacional.
Y así, de puesto en puesto, llegó a la Cancillería. Su paso por ese cargo dejó un montón de deudas en los organismos multilaterales, retrasos en la recepción de credenciales de los embajadores en Venezuela, despidos de funcionarios de carrera y una perla más: en seis años de gestión nunca firmó la contratación colectiva. Eso sí, dejó claras evidencias de su principal marca personal: la poca inclinación al trabajo gerencial y su incapacidad para resolver problemas concretos por flojera.
Sus allegados dicen que duerme hasta tarde, pero eso sí que no es sólo por vago: se debe a una medicación que recibe para tratar su personalidad depresiva. Sometido a presión llega a pasar hasta 15 días sin dormir, lo que acelera su inconsistencia y su conducta errática.
Nicolás Maduro aspira a la Presidencia de la República sólo por su carácter altamente narcisista. En el partido nadie soporta su nueva pose de "el elegido", cuando todos saben que en su juventud le decían “El perro” por su desprecio a las mujeres y su marcada misoginia. Luego de que le descubrieran una infidelidad, en los tiempos en los que trabajaba en el Metro, sólo accedió a divorciarse de Adriana Guerra, la madre de su hijo Nicolás, con la condición de quedarse con el apartamento y con el niño. Es conocido por ser un gran manipulador y un oportunista. Es, en resumen, un hombre sin escrúpulos que no ha vivido riesgos significativos y ha obtenido todos sus ascensos sin comprometerse.
No es leal y está dispuesto a usar a los otros para alcanzar sus fines. Chavez nunca pensó en que él fuera su sucesor. Por eso nunca lo formó ni lo puso en cargos que no fueran de oficina. Lo utilizaba como su emisario en otros países, donde se encargaba de firmar los regalos de nuestros recursos a otros países. Nicolás Maduro ha evidenciado durante esta campaña que no conoce el país y que no tiene la formación necesaria para conducirlo. Además, nadie le para: tiene la más baja autoridad que se ha visto en las estructuras de poder. Sin el video de Chávez, Nicolás jamás tendría carne para ser el candidato a cualquier cosa. Si no fuera por Cilia Flores, que le contaba todo incluso cuando se separaron (esto de ahora es un paro por la campaña), no tendría acceso a las discusiones más importantes del partido. Por eso “volvió” con ella después de años de separación. Y por eso es que ella dice que se casaría con él solamente si gana la Presidencia.
Todo el mundo sabe que las dudas entre la dirigencia chavista se escuchan por todas partes. Los comentarios se han disparado luego del incidente del "pajarito", que muchos consideran irrespeta la memoria de Hugo Chavez y muestra la incapacidad de Maduro para ser el líder que necesitan. No tienen nada. Nicolás Maduro miente. Y si tienes dudas sobre Maduro, pregunta sobre su vida.
No es lo mismo querer que exista el madurismo que ser un verdadero chavista.
Rodillaentierra.com


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :