Revista En Femenino

No dejes nada al alcance de los niños

Por Lagrula

NO DEJES NADA AL ALCANCE DE LOS NIÑOS

photo credit: jgoge Cápsula via photopin (license)

Hoy quiero contaros el último susto que he tenido con la pequeña. En serio a veces me pregunto, como siendo del mismo padre y de la misma madre, los hermanos pueden ser tan diferentes.
Grulito, pocos sustos me ha dado, bueno, no lo quiero decir muy alto por si acaso, pero a día de hoy... los típicos, pero nada fuera de lo normal. Es tranquilote y no tiene ninguna mala idea, pero... ¿ la pequeña? no la pierdas de vista, que con lo espabilada que es, alguna te monta.
Antes de ayer, me llevé un buen susto, de estos que te dejan temblando y pensando ¿ y si...? Os cuento.
Yo me bajé a última hora al super, pero antes la dejé en nuestra cama acostada con mi marido. Últimamente tiene la costumbre de dormirse a mi lado de la cama y luego la cambiamos a su cama. Mientras que se duerma me da igual, el dónde y el cómo. Dormir, duerme de categoría, pero nunca ve el momento y hasta que se duerme... y la verdad, a esas horas la paciencia merma y resulta muy agotadora.
Yo tengo al lado mi mesita de noche, y no suelo dejar nada peligroso, pero... justo me estoy poniendo un tratamiento preventivo para los hongos con probióticos. Es un botecito pequeño, con cápsulas. La tapa va a presión y la verdad que fácil para que la abra una niña de 3 años no es.
El caso es que no tardé mucho, cuando llegué, la niña estaba muy callada y eso... es muy muy raro. A parte de que es una cotorra, siempre se baja de la cama, a darte que si un besito, que si un abracito , que si agua, que si pipi...pero estaba todo muy silencioso, y no es una niña que se duerma en el acto, como hace el bendito de su hermano que se mete en la cama y cae.
Y es que cuando esta niña esta callada... algo hace. Pues bien , me acerqué a la habitación y con la luz del móvil, veo que el cajón de la mesita está abierto y el bote de las cápsulas medio abierto, cápsulas por el suelo. Encendí la luz me acerco a ella y  veo cápsulas en su mano y una masticada.
¡ Cariiiii! ,Grité,  busca el teléfono del servicio de toxicología y llama. Yo mientras le preguntaba que cuantas se había comido, si se las había comido... ella me negaba con la cabeza, pero sabía que una al menos había comido.
Cogí el teléfono,  enseguida me atendió un médico de guardia muy amablemente. Me preguntó la edad de la niña, la población desde dónde llamábamos, que es lo que había tomado y que cantidad. Le dije el nombre de las cápsulas y para que era, y las que pensaba que quedaban en el bote.
El médico enseguida lo miró y me dijo que los dos componentes que llevaba eran dos cepas probióticas de Lactobacillus (lactobacillus gasseri y lactobacillus rhamnosus) y que no habían estudios clínicos de efectos secundarios ni toxicológicos. Que estuviese tranquila pero que la observara porque, en principio, lo único que le podía provocar eran molestias a nivel gástrico es decir, vómitos o diarreas y  si iba a mucho, que se encontrara muy mal, que la llevase a urgencias.
Colgué y respiré...pero... me empezó a entrar LA CULPA y los.. ¿ Y si hubiera sido otro medicamento? ¿ Y si le hubiese pasado algo? ¿ Y si no me doy cuenta? lo típico vamos.
Pero voy a sacar la parte positiva de esto:
1º A mi niña no le pasó nada, ni tuvo molestias ni nada.
2º Me ha servido para estar muy atenta, y no dejar ABSOLUTAMENTE NADA, al alcance de ella,  todos los medicamentos  los tengo en alto, pero ahora tendré mucho más cuidado si cabe.
Insisto, No hay que dejar NADA peligroso al alcance de los niños y si por un despiste , porque a veces solo hace un microsegundo para que te la líen, en caso de cualquier duda llamar al servicio de información TOXICOLÓGICA que es el 91 562 04 20.
¿ Habéis tenido que recurrir a este servicio de información toxicológica? 
¡Feliz miércoles!

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :