Revista Coaching

No, no pases página todavia

Por Jcvalda @grandespymes

No, no pases página todavia

No pases página, al menos no la pases tan rápido, no lo hagas todavía, queda mucho, demasiado espacio en blanco... Sé que tienes ganas, ganas ya de olvidarlo, de olvidar todo este tiempo pasado, ganas de saborear plenamente esa ligereza que conlleva el haberse quitado de encima un peso pesado.

Sé que ahora te sientes liberado, liviano, enérgico, feliz! Ya no te acordabas de que era sentirse así. Sé que no quieres mirar para atrás ni siquiera a tu sombra, que todavía te quedan restos de sabor de derrota en tu boca, que todavía hueles en tu ropa la miseria y el dolor, que tu alma rota apenas empezó de nuevo a sentir por ti. Sé que te has sentido solo y despojado, sobretodo despojado. Sé que estás deseando descorchar ese cava, celebrar que ya todo ha pasado, hazlo! Pero no pases página, no lo dejes todo olvidado, porque entonces...para qué te ha servido todo eso que has pasado?

Ahora que ya has visto el final del desfiladero, que ya ves que el camino se ensancha, sigue andando hasta esa meseta clara, allí descansa y durante un tiempo piensa, para que te servirá todo esto mañana?

Ahora que puedes volver a confiar en ti porque pisas firme, ahora que te sientes casi invencible, que no estás a la desesperada, que puedes ponerle otra mirada...no pases todavía página y escribe, con esa letra bonita tuya, esas últimas páginas en blanco de esta parte de tu historia. Escribe un final feliz para ti que sirva de prólogo para la próxima.

Recuerda aquellos días, ponle ternura, sin juicio ni acritud y recuerda como te sentías y como varió ese sentimiento a lo largo del tiempo, qué cosas volverías a hacer y que cosas no, Para qué las hiciste? Para que no las harías? Qué es lo que te hacía seguir? Quien estaba allí? De qué tuviste miedo? Qué valores pusiste en juego? Qué valores se fueron? Cuales permanecieron? De qué te tuviste que desprender? Que has tenido que aprender? Quien eres hoy al final de este camino? Quien te ha traído hasta aquí?

Lo sé, sé que cuando nos quitamos de encima un peso, lo último que queremos hacer es recordarlo, pero no se trata de eso, no se trata de anclarse en el pasado, no se trata de revivir o releer el mismo capítulo. Se trata de descodificar, identificar, aislar y aprovechar los aprendizajes para estar seguros de que se quedan.

Los quiebros no pasan porque si, los quiebros de la vida sólo son visibles para las experiencias ausentes, carentes justo las que no tenemos. Los quiebros no vienen solos, vienen acompañados de oportunidades de aprender, de otra manera no serían quiebros, sólo serían un episodio más de la vida. Los quiebros duelen porque nos pillan sin saber, nos pillan en falso, desprevenidos, con alevosía y nocturnidad, nos ponen a prueba, a veces son pequeños empujoncitos, a veces nos llevan hasta límites ni imaginados. Sea como sea, son sabios porque saben hasta donde aguantamos, porque nos traen los aprendizajes que necesitamos, aunque a veces hasta yo misma me pregunto que para qué tanto aprender...

No los elegimos nosotros pero sería un mal negocio quedarnos sólo con su parte oscura, no te parece?

Entonces, no pases página hasta que sientas gratitud por lo vivido, hasta que puedas mirar atrás y decir con una sonrisa que pasaste por allí y explicar con alegría lo que te trajiste contigo para seguir con tu camino.

Fuente http://mayeutika.es/2015/04/14/no-no-pases-pagina-todavia/



Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog

Revistas