Revista Cultura y Ocio

No queda otra

Por Aceituno

Luces y sombras una vez más. El estado de ánimo cambia constantemente y pasa de blanco a negro con una facilidad pasmosa. Cuando mi mente está pensando en otra cosa y no se acuerda de que estoy enfermo, entonces vivo bien, tranquilo, con mucho tiempo libre e incluso disfrutando de cada minuto. Pero cuando recuerdo que tengo cáncer todo eso se desmorona como un castillo de naipes y solo queda la ilusión de que esos naipes amontonados sin sentido son capaces de formar un castillo.

Luces y sombras, blanco y negro, arriba y abajo… mi vida resbala por un tobogán cuyo final es realmente el final, es el tobogán definitivo, el que conduce a la nada, el que hubiese querido evitar.

Y mientas tanto intento gozar de las luces y esconderme de las sombras, tarea casi imposible porque las sombras son poderosas y espesas, saben imponerse y, sobre todo, saben golpear donde más duele, saben hacer daño porque parecen destinadas a ello y son capaces de oscurecer a las luces más brillantes. En este sentido, la luz es casi invisible. Debo hacer verdaderos esfuerzos para verla entre tanta tiniebla, se me escapa, se confunde, es débil y no parece que vaya a brillar con más fuerza porque no tiene de donde sacarla. La fuerza también está esperando a la luz, así que al final nos topamos con un círculo vicioso del que resulta imposible salir.

Luces y sombras, sombras y luces, ahí es donde nos movemos. Ahí es donde debemos ser capaces de resistir.

Resistir, no queda otra.


No queda otra


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Sobre el autor


Aceituno 1211 veces
compartido
ver su perfil
ver su blog

El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta