Revista Cultura y Ocio

No quisiera estar en sus zapatos

Publicado el 17 mayo 2013 por Robertobarreiro
20130517183925-shoes.jpg

Título original: I wouldn`t be in your shoes (1943)

Autor: “William Irish” (seudónimo de Cornell Woolrich)

Publicado dentro de Obras escogidas, Aguilar, Madrid, 1961

 

Siempre vale la pena volver a William Irish, sobre todo cuando hay relatos cortos suyos, donde su manejo brutal del suspense brilla implacablemente, conciso al pie. Este libro tiene cinco relatos, uno mejor que el otro.

El relato que da nombre al libro parece un boceto de La Mujer Fantasma. Un tipo pierde un zapato, que se convierte en la coartada que lo puede salvar de ser acusado de asesinato. Solo que no logra hallarlo…

En “Fue anoche”, una pareja se desarma mientras planea y ejecuta un asesinato para sostenerse negocio. Creo que es más importante ver cómo su vida se desarma y desmorona en torno a este hecho, antes que el crimen en sí. Casi como un cuento psicológico de Dostoievski, enmarcado en una narrativa criminal.

“A las tres” – en mi opinión el cuento más atrapante de los cinco – un relojero ha preparado una bomba de tiempo para que su mujer muera. Pero cuando la pone en su casa, justo unos ladrones entran, lo amordazan y lo dejan ahí, sin saber que hay una bomba activa listo para estallar. Y lo único que puede hacer le relojero es mirar avanzar las manecillas…

“Pesadilla” tiene a un hombre soñando con un asesinato… que se ha cometido en otro lugar exactamente como recuerda. La explicación es... No, no cuento nada, pero tiene que ver con hipnosis

Finalmente “Papa Benjamin” es la historia de un músico de jazz al que un hechicero vudú le echa una maldición y quiere hacer lo imposible para sacársela de encima porque le están pasando cosas terribles.

Todos, pero todos te tienen al borde del asiento, pasando las hojas esperando saber “¿Qué demonios va a pasar?”, con una atmósfera opresiva que no da respiro.

O sea, si lo consigan, léanlo. No se van a defraudar 

 


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista