Revista Cine

Nueva vida en Nueva York. El destino de Xavier

Publicado el 14 mayo 2014 por Criticasen8mm @Criticasen8mm


Nueva vida en Nueva York. El destino de Xavier.Título original:
Casse-tête chinois
Año:
2013
Fecha de estreno:
15 de mayo de 2014
Duración:
117 min
País:
Francia
Director:
Cédric Klapisch
Reparto:
Romain Duris, Audrey Tautou, Cécile De France, Kelly Reilly, Sandrine Holt
Distribuidora:
A Contracorriente
Vuelven por tercera vez a la gran pantalla Xavier, Martine, Isabelle y Wendy con su Nueva vida en Nueva York. Los conocimos hace algo más de una década en su aventura "erasmus" por Barcelona en Una casa de locos. Unos años después, en San Petersburgo, vimos cómo esa experiencia les había hecho crecer en Las muñecas rusas. Ahora ya cuarentones, en plena madurez, Cédric Klapisch recupera a los personajes para poner el broche de oro a sus historias. Un tríptico viajero a lo largo de los años, sustentado con los mismos actores, al igual que hiciera Richard Linklater en su fascinante trilogía Antes de... .
Nueva vida en Nueva York vuelve a tomar a Xavier (Romain Duris) como detonante de la historia. Vive con Wendy (Kelly Reilly) con quien ha tenido dos hijos. Pero Wendy no es feliz con él y le deja por un americano. Ella y los niños se mudan a Nueva York. Xavier no quiere que sus hijos crezcan lejos de él y por eso se va vivir cerca de ellos. Precisamente en Nueva York vive ahora su amiga Isabelle (Cécile De France), junto a su novia Ju con quien planea tener un bebé. En América se reencontrarán (también con Martine, encarnada por la dulce Audrey Tautou) mientras Xavier tiene que, a su vez, sacar adelante su nueva novela basada en sus vivencias.
Nueva vida en Nueva York. El destino de Xavier.

La película mantiene un ritmo muy dinámico gracias a su tono despreocupado y ameno, ayuada por un montaje resolutivo. La voz en off de Xavier vehicula la historia en un ejercicio metalingüístico enriquecedor mediante el cual, gracias al paralelismo con la profesión de novelista de nuestro protagonista, el director aprovecha para dar fluidez a la trama e, incluso, incorporar escenas delirantemente deliciosas como las conversaciones imaginadas con Hegel o Schopenhauer. Nueva vida en Nueva York mantiene el aire jovial durante todo el metraje, sin devaluar el tema central de la madurez de sus protagonistas.Cédric Klapisch aprovecha el paso del tiempo para echar la vista atrás a cómo han evolucionado las vidas de sus personajes debido a las trayectorias escogidas por cada uno de ellos. 


Xavier, canalizador argumental siempre de las tres películas, ha pasado por un viaje iniciático caótico (Una casa de locos) a un punto inestable vital, aún metido de lleno en la incesante búsqueda de un foco. Romain Duris intepreta con acierto a este hombre ingenuo y agradablemente desordenado. Klapisch ha sabido sacar lo mejor de él y ha forjado unos sólidos lazos de unión entre sus persinajes. La química de Duris con las tres actrices principales que le han acompañado a lo largo de esta trilogía -y en especial la conexión con Audrey Tautou- dota a esta película de un aura entrañable, de amistad cien por cien creíble y duradera a pesar de los estragos del tiempo.
Nueva vida en Nueva York. El destino de Xavier.

Si Xavier, quien ya no es ese jovencito despreocupado de antaño, logra o no encajar las piezas chinas de su puzzle vital y reconducir su desastrosa existencia hasta el punto B de destino, es algo que deberéis averiguar a través del visionado de Nueva vida en Nueva York, una comedia placentera que os regalará dos horas de risas, de momentos agridulces y de buen rollo. Podéis abordarla incluso sin haber visto las dos entregas antriores pues, aunque refiere a ellas, es igualmente disfrutable y entendible como ente individual. ¡Ah! Y muy curiosos los créditos iniciales con imágenes de las tres películas con el cambio físico experimentado por los actores tras tanto tiempo.


7/10


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas