Revista Empresa

Nueve claves para permanecer como gerente

Publicado el 08 febrero 2011 por Jcvalda @grandespymes
Nueve claves para permanecer como gerenteMuchos profesionales y gerentes están perdiendo sus empleos, ya sea por la crisis económica que vive el mundo, como por efectos propios de los cambios que viven las organizaciones.   Para poder ser razonablemente refractario a esta situación, conservar el empleo y proyectarse, van aquí algunos consejos.   1.- Resultados Tenga claro que ahora las empresas no compran su tiempo sino el resultado de su tiempo. Por lo tanto, si deja de agregar valor, lo cambian. La idea, entonces, es mejorar la versión de uno mismo, de uno como producto, ver qué voy a ofrece a mi empresa, cuál es el valor agregado que voy a dar para que mi organización me siga considerando rentable. 2.- Experiencia Cuidado con la experiencia, es lo que sobra en el mercado. Su experiencia tiene que reflejarse permanentemente en resultados. No es lo mismo veinte años de experiencia que un año de experiencia repetido veinte veces. Haga la diferencia cada día con pequeñas contribuciones que hagan crecer a su empresa. 3.- Creatividad e innovación Sea creativo e innovador ofreciendo siempre ideas que mejoren la competitividad de su empresa. Creatividad es pensar en cosas nuevas, mientras que innovación es hacerlas realidad. Muy pocos transforman sus ideas en procesos o acciones que aporten a la organización. Recuerda que una idea cambia mientras busca autorización entre los niveles jerárquicos. Si la idea es buena, lo primero que cambia es el autor. 4.- Ser un escuchador Escuche a sus pares y a sus subalternos usando la técnica del coaching, para saber qué problemas tienen y cómo puede ayudarlos. Por algo tenemos dos orejas y una boca. También escuche a los clientes y proveedores. Acepte reunirse con ellos, salga de su burbuja. No use a su secretaria o asistente para que le digan a quien lo llame “está muy ocupado, ¿para qué seria?”. Si otorgas un beneficio, nunca lo recuerdes; si recibes alguno, nunca lo olvides. 5.- Las reuniones Evite participar u organizar demasiadas reuniones, son un camino de apoyo para quien no escucha. Son necesarias para el trabajo en equipo, cuando los hay; y cuando no, sólo son grupos de trabajo. Ojo a las situaciones inesperadas que se planteen. En ellas se encierran las grandes oportunidades. Muchas veces la mejor forma de tomar decisiones es en reuniones de cinco personas, cuatro de las cuales estén ausentes. 6.- Integridad Sea integro y confiable. Un gerente es íntegro cuando no hay ningún desfase entre las intenciones y el comportamiento, cuando esa persona es un todo, sin fisuras, lo mismo dentro que fuera. La congruencia y no el obligado cumplimiento, es el factor que, en última instancia, genera credibilidad y confianza. En síntesis, la integridad no necesita de reglas. La secretaria de Gandhi, Mahadev Desai, comentó una vez un discurso que hizo el Mahatma ante la Cámara de los Comunes en Inglaterra, donde, sin consultar ninguna nota, habló durante dos horas cautivando al público. “Lo que Gandhi piensa, lo que siente, lo que dice y lo que hace, es todo lo mismo. El no necesita notas… Ustedes y yo pensamos una cosa, sentimos otra, decimos otra y hacemos otra más, por lo que necesitamos notas y archivos para no perdernos”. 7.- Humildad Muestre humildad. A un gerente humilde le preocupa más qué es correcto que tener razón, obrar aplicando buenas ideas que tener las ideas, adoptar una nueva verdad que defender posiciones anticuadas, construir el equipo que ensalzarse a sí mismo, reconocer los aportes de otros que lograr reconocimiento por ello. Di que no haces las cosas para que te las agradezcan, pero trata de hacerlas para gente agradecida. 8.- Compromisos. Establezca compromisos comprometiendo su integridad. No genere muchos compromisos, si lo hace terminará fracasando. Diferencie lo que son metas, una orientación o un tema central, de los compromisos. Considere los compromisos establecidos consigo mismo con el mismo respeto que concedería a los que establece con otras personas. Finalmente, rechace los compromisos compulsivos, del tipo “a partir de mañana todo esto será diferente”. Olvídese del creíque y el penseque. 9.- Por último, evite que lo afecte el síndrome del empleado   Fuente: www.sht.com.ar

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista