Revista Insólito

#Odebrecht: la red de corrupción más grande de América Latina

Publicado el 08 enero 2019 por Emilia Emilia Gonzales @GuiaChicasForex

El escándalo de Odebrecht está envolviendo a líderes latinoamericanos y otros políticos en un tsunami de acusaciones que parece no llegar al final.

A pesar de sus diferentes afiliaciones políticas e ideologías, el presidente colombiano Juan Manuel Santos, el ex presidente brasileño Lula da Silva y el ex presidente peruano Alejandro Toledo tienen una conexión bastante condenatoria: su futuro está ligado a la empresa constructora responsable del mayor escándalo de corrupción en la historia.caso odebrecht, odebrecht caso de corrupcion, caso odebrecht resumen, marcelo odebrecht, analisis del caso odebrecht, todo sobre odebrecht, empresa odebrecht

Apenas unos meses después de convertirse en el galardonado con el Premio Nobel de la Paz más reciente del mundo, Santos recibió la semana pasada el cuestionario del Consejo Nacional Electoral (CNE) para responder a las acusaciones de que recibió fondos de campaña ilegales de la brasileña Odebrecht. Lula, quien también estuvo en la corte la semana pasada por acusaciones relacionadas con sobornos en relación con una empresa constructora diferente, también estuvo recientemente implicado en más de un esquema del escándalo Odebrecht, que podría frenar su candidatura presidencial para 2018. Toledo, por su parte, recibió la orden de prisión preventiva por supuestamente recibir $ 20 millones en sobornos del gigante de la construcción, aunque supuestamente ha estado prófugo desde entonces. Interpol emitió un aviso de alerta roja a 190 países miembros en un intento de capturarlo, pero Toledo, que probablemente esté en California, no puede ser detenido a menos que un juez estadounidense apruebe su captura. Toledo tiene, sin embargo,comunicado a través de las redes sociales afirmando su inocencia y declarando que sus “enemigos políticos que no creen en la democracia, que creen que deben quitarle los derechos a los pobres, el derecho a aprender a pescar”, lo persiguen por sus ideologías contra la pobreza. ”

Los empleados y representantes de Odebrecht admitieron haber sobornado a funcionarios del gobierno y partidos políticos en tres continentes, particularmente en América Latina, en esquemas que comenzaron en 2001 para obtener contratos en el sector público. Marcelo Odebrecht, CEO de la empresa constructora, cumple una condena de 19 años de prisión tras la condena del año pasado por pagar más de 30 millones de dólares en sobornos a ejecutivos de la petrolera estatal brasileña, Petrobras. Sin embargo, lo que comenzó como una investigación en todo el país, denominada Operation Car Wash (Operación Lava Jato) en Brasil, se ha convertido en un tsunami que envuelve a América Latina sin señales de retroceder a la vista. El mayor golpe se produjo en diciembre cuando Odebrecht, junto con Braskem, una empresa petroquímica brasileña, se declaró culpablea los cargos de soborno en los Estados Unidos, allanando el camino para el acuerdo anticorrupción más grande de la historia: las dos compañías acordaron pagar una multa total combinada de al menos $ 3.5 billones a las autoridades en Brasil, los Estados Unidos y Suiza. Como resultado del acuerdo de declaración de culpabilidad, los ejecutivos de Odebrecht comenzaron a confesar sobornos surgidos de los contratos de la compañía en otros países latinoamericanos y la evidencia de la corrupción se extendió por todo el continente.

Odebrecht se declaró culpable de cargos de soborno en Estados Unidos, allanando el camino para el acuerdo más grande contra la corrupción en la historia.

Raíces brasileñas

El escándalo en Brasil entró en su cuarto año de luces desde que las investigaciones pusieron fin a la racha de corrupción no detectada de la compañía. Desde entonces, Operation Car Wash ha desenterrado evidencias de $ 349 millones en sobornos en el país y ha contribuido en parte a la acusaciónde la ex presidenta Dilma Rousseff obteniendo apoyo público contra su gobierno. Las acusaciones también se extienden al vicepresidente y actual presidente de Dilma, Michel Temer, quien podría perder su mandato si la pareja es condenada por aceptar dinero de sobornos de Odebrecht y otras constructoras para financiar su campaña de 2014. Dilma y Temer, enemigos políticos desde la destitución, ya que su partido fue responsable de abrir el proceso, enfrentarán un juicio conjunto programado para comenzar el 6 de junio, un proceso que podría durar un año antes de que se llegue a un veredicto. Para aumentar la inseguridad política en Brasil, los tres siguientes hombres en línea con la sucesión también han sido implicados en acusaciones de soborno por parte de un ejecutivo de Odebrecht.

Las elecciones del próximo año pueden parecer una oportunidad para un nuevo comienzo, pero el creciente número de acusaciones contra políticos de alto perfil, especialmente contra Lula, que sigue siendo una figura popular en Brasil y afirma que es blanco ilegítimo por razones políticas, ofrece poco consuelo . Entre otras razones, sacar a Lula de la contienda podría potenciar aún más al extremista de derecha Jair Bolsonaro, un evangélico conocido por sus discursos de odio contra las mujeres, los negros, los indígenas, los miembros de la comunidad LGBTQ y otras minorías.

El control de Odebrecht en América Latina

Odebrecht confesó haber pagado $ 98 millones en sobornos a los gobiernos de Hugo Chávez de Venezuela y de su sucesor Nicolás Maduro en la última década. Si las acusaciones son ciertas, Venezuela ha recibido la mayor cantidad de sobornos del grupo de construcción fuera de Brasil. El siguiente en la lista es Panamá con $ 59 millones por los cuales 17 ejecutivos y ex funcionarios han sido acusados ​​mientras el presidente Juan Carlos Varela ha sido acusado. Varela, quien había abogado por que se presentaran los cargos propuestos, se vio implicado en febrero por uno de los socios de Mossack Fonseca, el bufete de abogados que protagonizó el escándalo de Panamá Papers del año pasado, quien dijo que Varela le admitió que aceptaba sobornos de Odebrecht. , acusaciones que Varela ha negado. Las autoridades peruanas, al igual que Varela, había estado tomando medidas agresivas para luchar contra la corrupción relacionada con Odebrecht que implicaba $ 30.4 millones en sobornos hasta que sus propios nombres se vieran implicados. Toledo, así como el ex presidente Alan García, están siendo investigados por Operation Car Wash, mientras que un tercer ex presidente, Ollanta Humala, ha sido implicado por el propio Marcelo Odebrecht, pero él tieneno ha sido nombrado en las investigaciones.

En Guatemala, donde se calculan $ 18 millones en sobornos, los investigadores han citado al ex presidente Otto Pérez Molina, a la ex vicepresidenta Roxana Baldetti, ambos actualmente encarcelados por cargos no relacionados, y al ex ministro Alejandro Sinibaldi, que ha estado en el cargo. correr desde el año pasado en relación con otra investigación. De manera similar a la situación en Brasil, las acusaciones contra Juan Manuel Santos de Colombia podrían empañar las elecciones del próximo año, dado que el oponente político de Santos, Oscar Iván Zuluaga, así como empresarios, congresistas, ministros y otros políticos de alto perfil se han visto implicados en las investigaciones relacionadas con presuntos $ 11 millones en sobornos en Colombia, dejando pequeños nombres no contaminados sobre la mesa para la candidatura.

El próximo paso inmediato es presionar al Congreso brasileño para que apruebe las medidas anticorrupción que los fiscales presentaron al Congreso en 2015, políticas que los legisladores siguen estancando.

Además de los países cuyos principales líderes enfrentan acusaciones directas de Odebrecht, las investigaciones también han llegado a otros países latinoamericanos que desenmascaran acusaciones contra ejecutivos de negocios y funcionarios de bajo nivel. Detrás de la fuerte suma de Venezuela está la República Dominicana con $ 92 millones en sobornos admitidos por Odebrecht, en los que se han citado representantes de compañías locales. La cantidad de sobornos en Argentina se estima en $ 35.5 e incrimina a un ex ministro, Julio de Vido, y al director de la Agencia Federal de Inteligencia y un miembro del círculo íntimo del presidente Mauricio Macri, Gustavo Arribas. Ambos negaron todas las acusaciones. En México, el monto citado suma un total de $ 10.5 millones e incrimina a la petrolera estatal mexicana, Pemex, aunque los investigadores aún no han citado nombres. Finalmente, aunque las estimaciones de sobornos para Ecuador alcanzan los $ 33.5, las investigaciones han avanzado lentamente y nadie ha sido acusado. La eficiencia de la investigación podría mejorar como resultado de los recién formados cooperativa entre Ecuador y Colombia para investigar crímenes relacionados con Odebrecht en ambos países.

Lo que hay que hacer

Cuando $ 787 millones en sobornos que abarcan 11 países pasan desapercibidos durante más de una década, apuntan a una secuencia de deficiencias sistemáticas que permite que dicha corrupción prospere. En respuesta al escándalo de Odebrecht, la secretaría de Transparencia Internacional emitió cinco recomendaciones específicaspara ayudar a combatirlo, la mayoría de los cuales se centra en aumentar la transparencia y la coordinación entre los diferentes grupos de trabajo. Pero una recomendación crítica presentada por el grupo de vigilancia establece que los agentes y compañías acusados ​​de facilitar o financiar esquemas de corrupción, como la firma de abogados panameña Mossack Fonseca y el Banco Nacional de Desarrollo de Brasil (BNDES), deben ser sancionados y los recursos generados por multas y los asentamientos deben utilizarse para financiar programas de prevención de la corrupción, responsabilidad social y alcance educativo, similar a la Iniciativa de Integridad de Siemens establecida por la empresa alemana después de su escándalo de corrupción y soborno, una iniciativa que ha dado resultados .

En el lado positivo, los fiscales de 10 países latinoamericanos afectados por el escándalo Odebrecht firmaron a principios de este año en Brasilia un acuerdo de cooperación conjunta para investigar los esquemas de soborno en toda la región, una iniciativa que Transparencia Internacional ha elogiado. El próximo paso inmediato es presionar al Congreso brasileño para que apruebe medidas anticorrupción presentadas por los fiscales al Congreso en 2015, políticas que los legisladores continúan bloqueando y que Transparency International considera “indispensables para evitar la impunidad y garantizar un resultado positivo de estas investigaciones”. las autoridades escucharán estas recomendaciones de política no está claro, pero las investigaciones continúan desentrañándose a pesar de las barreras descendentes , que al menos apuntan al progreso.

#Odebrecht: la red de corrupción más grande de América Latina


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista